¿Cómo puede ayudarte la homeopatía a adaptarte al cambio de estación?

Pintaron de gris el cielo
y el suelo
se fue abrigando con hojas,
se fue vistiendo de otoño.
La tarde que se adormece
parece
un niño que el viento mece
con su balada en otoño.
J.M. Serrat

 

Adaptarse es una necesidad del ser humano desde su nacimiento. Nos adaptamos a lugares, familia, colegio, trabajo, amigos, parejas. Nos adaptamos a las vacaciones, a los cambios de país, de huso horario, de continente.

La vida es un continuo cambio. Los cambios nos influyen, y a menudo nos estresan, pero hay que adaptarse ellos. El comienzo del colegio, los nuevos profesores, el nuevo jefe, la vida en pareja, la nueva ciudad y un largo etcétera.

Por eso, en el momento de realizar la historia clínica del paciente, el médico considera como acontecimientos vitales estresantes todos estos cambios importantes en la vida como el matrimonio, la paternidad, la marcha de los hijos, los cambios de trabajo, la separación, o la viudedad.

Todos los días atendemos personas en la consulta a los que diagnosticamos trastorno adaptativo con síntomas de ansiedad, depresión o ambos, porque no han podido adaptarse a la pérdida del trabajo, una ruptura de pareja, una situación familiar o laboral difíciles.

Uno de los cambios a los que estamos sometidos de modo cíclico es el de las estaciones del año. Conocemos desde Hipócrates (460-370 a. C.) que las estaciones, la luz y las condiciones climáticas ejercen una gran influencia en nuestra salud y estado anímico. Y es evidente que en nuestro mundo tecnificado del siglo XXI las condiciones de iluminación en el trabajo, en la casa, y en el juego pueden afectar nuestra conducta.

El estrés estacional o astenia otoñal (aunque es más común durante los meses de calor la llamada astenia primaveral) es provocado por uno de esos procesos de cambio al que estamos sometidos, cuyas características principales son la reducción de las horas de sol y la propia respuesta del organismo al cambio temporal. Sus síntomas afectan al estado emocional de aquellos que lo sufren siendo los más comunes el cansancio, la apatía, el mal humor, la falta de sueño, la anhedonia (incapacidad para sentir placer al realizar cualquier actividad), la falta de concentración y la ausencia de deseo sexual.

En general es un síndrome temporal que suele durar una o dos semanas, y que suele afectar más a las mujeres. Si a partir de este tiempo persiste, se debe consultar al médico.

En algunos casos, cuando estos síntomas son muy marcados y duraderos podemos diagnosticar al paciente de un trastorno afectivo estacional (TAE) que es un tipo de depresión que acontece de manera recurrente al llegar el otoño-invierno. Este trastorno responde favorablemente a la fototerapia y puede precisar el uso de antidepresivos. En estos casos es necesaria una valoración médica por parte del especialista en Psiquiatría.

¿Cuál es la causa del estrés estacional?

La mayoría de los investigadores coinciden en que los síntomas pueden estar desencadenados por la respuesta del cerebro a la disminución de la luz y lo relacionan con algunas hormonas claves en la regulación de los ciclos de sueño-vigilia, energía y estado de ánimo, como son la melatonina y la serotonina.

¿Qué medidas podemos tomar para mejorar o evitar la aparición de los síntomas del estrés estacional?

La prevención es fundamental siendo útil especialmente:

  • Una dieta equilibrada que incluya fruta (cítricos, frutas del bosque, piña) verdura y hortalizas (espinaca, brócoli, coliflor, pepino, lechuga y tomate), cereales y legumbres (fuente de proteínas y de L-triptófano) y frutos secos (por su contenido en magnesio)
  • Realizar cinco comidas diarias
  • Una hidratación adecuada
  • Una correcta higiene de sueño: al menos ocho horas al día
  • Hábitos de vida saludable: exposición solar, ejercicio físico regular para favorecer la liberación de endorfinas, disminución de bebidas alcohólicas, gaseosas y excitantes.
  • Dedicarse tiempo a uno mismo, buscando media hora o una hora para hacer lo que a uno le gusta. Es algo que puede convertirse en la inyección de energía
  • Incluir en la dieta alimentos felices ricos en triptófano, como el chocolate, el plátano, la piña y el pimiento.

Los complementos alimenticios naturales, sobre todo los que incluyen L-Triptófano y magnesio pueden ser de gran ayuda para superar las situaciones de cansancio continuado, debilidad, los momentos de mucho estrés, decaimiento o en los cambios estacionales.

¿Qué papel tienen los medicamentos homeopáticos en el estrés estacional?

Los medicamentos homeopáticos nos ayudan mediante el análisis individualizado del modo de adaptarse al estrés de cualquier tipo, incluido el estacional. Tiene en consideración factores como la historia familiar, el entorno y las experiencias individuales, y aportan un valor añadido en la prevención y tratamiento de los síntomas del estrés emocional.

Sabemos que hay determinadas circunstancias biológicas y emocionales que hacen que ciertas personas estén más predispuestas que otras a desarrollar este síndrome. Esta información individual será muy importante a la hora de seleccionar los medicamentos.

Además, en cualquier entrevista el médico homeópata valora entre otras cosas, y de forma destacada, las influencias climatológicas y estacionales en la salud, que permiten a menudo prescribir el medicamento más apropiado en cada caso.

Así por ejemplo, conocemos medicamentos especialmente útiles cuando se producen problemas de salud que empeoran o reaparecen en Otoño como Calcárea Carbónica, Graphites, Lycopodium, Lachesis, o Rhus toxicodendron entre otros. También existen medicamentos para los síntomas que empeoran cuando el tiempo es lluvioso como Calcárea Phosphorica, Dulcamara, Gelsemium, Ignatia, Natrum sulphuricum, Phosphorus, Pulsatilla, Rhododendron o Sepia. Medicamentos para problemas de salud que reaparecen una vez al año cuando las temperaturas son especialmente frías como Psorinum, o medicamentos en para la astenia física y psíquica como Kalium Phosphoricum y Acidum Phosphoricum, por ejemplo.

Aunque todos estos datos son de gran ayuda para el médico, lo más importante es conocer al paciente y su modo particular de enfermar, pudiendo tener la oportunidad de emplear medicamentos más específicos para cada paciente en particular.

La seguridad de estos medicamentos los hace idóneos cuando es preciso aportar soluciones adicionales a las medidas de prevención o si por algún motivo el paciente no puede seguir los consejos nutricionales y de hábitos de vida propuestos.

Por su seguridad, efectividad y personalización de la terapia, los medicamentos homeopáticos son idóneos para este problema de salud, ya que favorecen su prevención y facilitan una más pronta recuperación con una mejoría rápida de los síntomas en las personas afectadas.

Imagen Designed by Javi_indy / Freepik

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

2 Comentarios

Comentar
  • Buenas noches. Tengo entendido que hay diferentes tipos de personas meteosensibles.

    Yo soy …..Vagotónico que con los cambios de tiempo, notan un bajón en mi energía y mi claridad mental. Llevo años recopilando información. Ya que los médicos NO saben mucho sobre esto. Tuvo que pasar mucho tiempo hasta que me di cuenta que me pasaba. Día nublado …día triste.
    Cambio brusco de temperatura mal estar .
    Dia soleado …día feliz.Esta mal que una persona se AUTODIAGNOSTIQUE pero no hay dudas que tengo SAD (en ingles) o el sindrome afectivo estacional en español.
    He probado un poco de todo. Luminoterapia,antidepresivos . Algunos los tuve que cambiar por otros ya que no los podía aguantar por los efectos secundarios. No veo la salida
    Parece que tengo que vivir con esto toda la vida.¿ Algún consejo aparte de la alimentación ,seguir con la luminoterapia ?En el articulo de mas arriba me veo reflejado a la perfecion …pkr todo lo escrito por usted. Ya voy por tercer comentario en esta pagina ,pero veo que no hay nadye que me conteste.
    Un saludo

    • Buenas tardes Marcos.
      He leído tu comentario que recibo hoy mismo.
      Efectivamente. Es muy posible que puedas beneficiarte de un tratamiento con medicamentos homeopáticos.
      Y que esos cambios cíclicos desaparezcan o sean mucho más leves.
      Mi consejo es que en el caso de que estuvieras interesado consultes con un médico homeópata que analizando tu caso en particular pueda aconsejarte el tratamiento más adecuado.

      Muchas gracias por tus comentarios.
      Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar