¿Cómo es que sólo 12 medicamentos homeopáticos tienen efecto terapéutico?

Última modificación: 10-12-2018 13:03:04

Una de las preguntas más frecuentes que me han hecho últimamente es la de: ¿Cómo es que sólo 12 medicamentos homeopáticos tienen efecto terapéutico?

Para quien esta observación le pille despistado, me permito unas líneas para recordar un poco los antecedentes: El 28 de Abril de este año 2018 se publicó en el BOE la orden ministerial SSI/425/2018 por la que se estableció la manera en la que los laboratorios farmacéuticos debían solicitar el registro de los medicamentos homeopáticos que, hasta ahora, contaban con una autorización de comercialización transitoria (una transitoriedad de más de 20 años, pero eso es otra historia).

Según la Ley, no sólo española sino europea, el registro puede solicitarse en cualquiera de los dos grandes epígrafes: con indicación terapéutica aprobada o bien sin ella, esta última posibilidad mediante un procedimiento simplificado.

Teniendo en cuenta que las autoridades españolas habían anticipado exigencias mayores que las de otros países para dar oficialidad a las indicaciones terapéuticas de los medicamentos homeopáticos, los laboratorios farmacéuticos han decidido optar mayoritariamente por la opción simplificada. En concreto, de las 2.008 solicitudes sólo han optado por pedir el reconocimiento de la indicación oficial en 12 de ellos. Ello implica no poder contar a la población cuál es la indicación de los otros 1.996 medicamentos (publicidad), pero en España la mayor parte de los usuarios recurren a la homeopatía por medio de profesionales que conocen estas indicaciones así que probablemente no pierden tanto. Por otro lado, las 2.008 solicitudes (que se traducen en más de 10.000 medicamentos diferentes) cubren la mayor parte de las necesidades de profesionales y pacientes (más del 90% del mercado).

El lector ya habrá entendido que en otros países son muchísimos los medicamentos con indicación terapéutica reconocida. Son países que han respetado la instrucción de la legislación europea sobre tener en cuenta la naturaleza homeopática de los medicamentos registrados. Esta “naturaleza homeopática” se refiere a su gran margen de seguridad y a la constatación de su utilidad a lo largo de más de cien años de uso (ya quisieran muchos fármacos convencionales haber podido mantenerse en el mercado más de 20 años). Ahora bien, si en un país, para un principio activo, el laboratorio fabricante ha optado por pedir el reconocimiento de una indicación terapéutica y se le ha concedido… Tratándose de la misma sustancia, el mismo tipo de pacientes y los mismos síntomas en ambos países… ¿creéis que pierde esa sustancia su efecto terapéutico al atravesar la frontera hacia un país donde el mismo laboratorio ha optado por el registro simplificado?

Por otro lado, todos los homeopáticos, los que se registran con indicación y los que se registran sin ella, son medicamentos. No son suplementos, ni complementos, ni productos sanitarios u otras categorías similares: son medicamentos.

¿Los placebos o sustancias sin efectos terapéuticos se registran como medicamentos? NO.

¿Los principios activos homeopáticos se registran en sanidad como medicamentos? SÍ.

Entonces, ¿es justificable decir que los medicamentos homeopáticos son placebo? NO.

¿Se puede concluir que las autoridades sanitarias en Europa consideran que los medicamentos homeopáticos tienen efectos terapéuticos? SÍ.

Las autoridades sanitarias en Europa y muchos otros países de otros continentes reconocen el interés terapéutico de los principios activos homeopáticos independientemente de que se registren en uno  u otro epígrafe.

Pero, ¿por qué permitir que los medicamentos homeopáticos accedan a una forma particular de registro con requisitos diferentes? Ya he comentado que la experiencia de uso avala a estos medicamentos. No tiene sentido pedir el mismo tipo de estudios a nuevas moléculas cuyos efectos en las personas son desconocidos, y que con frecuencia presentan problemas de seguridad a corto y (aún más) a largo plazo. Los ensayos clínicos (a doble ciego, comparando con placebo) son como “laboratorios de pacientes”: discriminan muy bien que existe un efecto específico para ese medicamento, aunque a veces no es del todo extrapolable a la realidad del día a día. Por eso algunos medicamentos con resultados estupendos en los ensayos clínicos, deben ser retirados o su uso limitado cuando los estudios observacionales o de cohortes (realizados sobre la práctica real con pacientes no “filtrados”) desmienten los resultados anteriores. Si la homeopatía dispone de buenos resultados en la vida real, ¿qué sentido tiene pedirles pruebas “de laboratorio”?

No todos los medicamentos pasan por los mismos trámites y de la misma manera. La ley que regula todos los medicamentos tiene un apartado de “medicamentos especiales”. En este apartado tenemos a las vacunas o a la terapia génica, y también las plantas medicinales por ejemplo. Este apartado existe porque las autoridades entienden que no se puede tratar a todos los medicamentos de la misma manera, cuando sus condiciones de uso son diferentes.

La interpretación que algunas personas han hecho de esta situación, y de la que se han hecho eco algunos medios dando lugar a la pregunta que anotaba al comienzo de este post (¿Cómo es que sólo 12 medicamentos homeopáticos tienen efecto terapéutico?), es una tergiversación interesada de la realidad tal como señala mi compañero el Dr. Gonzalo Fernández en este post.

¿Ayudaría en algo sacar a los medicamentos homeopáticos de esta categoría de medicamentos? Como las condiciones de fabricación y comercialización de los medicamentos son más duras que las de otros productos, imagino que la reducción de exigencias beneficiaría a algunos laboratorios farmacéuticos, en concreto a los que hoy día no comercializan principios activos homeopáticos y cuyo mercado está en los herbolarios y parafarmacias (e incluso en supermercados), porque lo tendrían más fácil para introducir esta nueva gama de productos en su portfolio sin las duras exigencias impuestas actualmente.

En cambio, como médico me gusta poder ofrecer a mis pacientes las garantías de los medicamentos, tanto en su fabricación como en la dispensación que sólo es posible en las farmacias (si lo has comprado fuera de la farmacia, no es homeopatía). Y a mis pacientes les gusta disfrutar de estas garantías; a veces se sienten perdidos ante algunos, cuando se encuentran con una amplia oferta de productos aparentemente iguales pero con precios muy diferentes (por ejemplo de colágeno, sin saber que lo hay de diferentes tipos y fabricados de diferente manera)… y resultados que en consecuencia son muy diferentes. No veo cómo podría proteger al paciente reducir las exigencias en lugar de mantenerlas en los máximos requeridos actualmente. Así lo han entendido las autoridades europeas, que en hasta cuatro ocasiones últimamente han respondido a diferentes políticos españoles que NO existe la menor intención de modificar la legislación: seguirán siendo medicamentos, y España está obligada a cumplir esta condición.

Para concluir:

  • Son medicamentos y eso supone una garantía para el paciente.
  • Tienen actividad terapéutica, como todos los medicamentos.
  • Algunos de los que se comercializan en España, y muchos que lo hacen en otros países, pueden publicitar en ellos su indicación terapéutica.


Ayudadnos a corregir la desinformación que está persiguiendo la campaña contra la homeopatía:

  • Difundid la información correcta y objetiva.

Solicitad a los políticos, los que os representan, que protejan vuestros intereses, homeopatía incluida.

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Médico y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, más tarde me titulé como Especialista Universitario en homeopatía clínica y tanto me atrajo su ejercicio (y sus resultados) que ahora soy profesor de homeopatía y formador-de-formadores en la academia internacional CEDH.

¿Qué me atrajo tanto? Descubrí que conociendo bien a los pacientes y sus problemas, y abriendo el abanico de posibilidades terapéuticas, podemos hacer más por cada uno de ellos. La homeopatía permite sacar el máximo partido a esta forma de trabajar, actualmente desde un centro médico de especialidades en Madrid.

Mi experiencia en investigación se remonta a la Unidad de Investigación de Álava, y pasé a dedicarme a ella profesionalmente en la empresa de servicios médicos Softmed, en el Laboratorio Servier y luego en el Departamento Medico de Laboratorios BOIRON. Ahora impulso los esfuerzos de investigación y divulgación de varias sociedades científicas alrededor de la Homeopatía y la Medicina Integrativa. Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía, tanto de sus bases elementales como de su aplicación en la consulta.

En este blog, espero aportar las notas de actualidad sobre investigación de una forma accesible y, cuando pueda, divertida o sorprendente.

4 Comentarios

Comentar
  • Hola, ante la avalancha de negacionistas sobre la inutilidad de la actividad terapéutica de la homeopatía, me pregunto porqué no se sacuden esta negatividad presentando pruebas de los mecanismos de funcionamiento de la homeopatía. Esta aportación callaría para siempre las voces contra la homeopatía y la desinformación de los pacientes. Esta es la gran deuda de los laboratorios de homeopatía.
    Un saludo
    J. Ignacio

  • Más claro, el agua. Gracias Gualberto, era imprescindible aclarar este asunto y creo que no podría haberse hecho mejor.

    Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 17-01-2019 18:16:25 - © 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar