Cinco usos de la homeopatía contra el síndrome postvacacional

El conjunto de síntomas que pueden aparecer en la vuelta a la actividad laboral es lo que ha venido a llamarse como síndrome postvacacional, término que, aunque discutido ya que no existe un consenso de especialistas, ha acabado por imponerse.

Diferentes estudios señalan que entre un 25 y un 30% de los trabajadores van a padecer este síndrome postvacacional (1, 2, 3). Más frecuente en mujeres que en hombres, es especialmente frecuente en aquellos trabajadores que no están contentos con su trabajo, por lo que no se sienten realizados y les supone una obligación acudir a él.

Los cambios de horarios, aumento de las obligaciones, disminución de los periodos de descanso y cambios en el estilo de vida, pueden producir en estas personas cansancio generalizado, dolor muscular, alteraciones del sueño y del apetito, falta de motivación, tristeza e irritabilidad en otros síntomas. En algunos casos este proceso de adaptación resulta más complicado y se puede caer en situaciones de ansiedad generalizada o depresión, afectando tanto a nivel físico como anímico.

Llegado el mes de septiembre, los medios de comunicación son prolijos a la hora de hacer todo tipo de recomendaciones y consejos. Incluso he llegado a leer sobre la conveniencia de realizarse un chequeo médico previo a la incorporación al trabajo.  Como ocurre con frecuencia con temas de actualidad, se magnifican dando lugar a cierto grado de “preocupación” por parte de la población que, hasta no hace mucho, no reparaba en que lo que sentía era un “síndrome postvacacional”. Ah, ya se cómo se llama lo que me pasa.

Este proceso de adaptación puede durar unos pocos días o prolongarse hasta más de 3 semanas, en cuyo caso convendría consultar con un profesional de la salud por si fuera necesario recurrir a fármacos.

En general, los síntomas que se presentan no suelen precisar tratamiento farmacológico, y tratándose de fármacos convencionales, parece lógico sopesar la relación beneficio/efectos secundarios a la hora de instaurar un tratamiento. Por qué no recurrir entonces de primera intención a una terapia como la homeopatía con medicamentos suaves, seguros y eficaces a cualquier edad, para hacer esta transición más cómoda para nosotros o nuestros hijos.

Me he permitido seleccionar algunas de las recomendaciones, a mi juicio, más interesantes y factibles, junto con algunos medicamentos homeopáticos que pueden ser  útiles para gestionar de manera fácil y segura una adaptación que, si se presenta, debe ser lo más progresiva posible.

Los SÍNTOMAS más comunes (si aparecen) suelen ser:

1.- ANSIEDAD. En general, con síntomas de poca intensidad y muy variables: intranquilidad, irritabilidad, cambios de humor, melancolía, sensación de tener que llenar con frecuencia los pulmones de aire, taquicardia, temblor, sudoración, mareo o aturdimiento…

Es muy amplio el repertorio de medicamentos de que dispone la homeopatía para abordar estas situaciones.  Nux vómica, Ignatia amara, Aconitum napelus, Calcarea carbónica, Lycopodium clavatum, Phosphorus, etcétera, son solamente unos ejemplos. (4)

 2.- DEPRESIÓN. Por suerte, no frecuente, en general, leve y dependiendo de las circunstancias laborales, familiares y personales de cada persona. Apatía, desgana, llanto, tristeza, introversión, serían algunas de las formas de manifestarse.   

Ambra grisea, Acidum phosphoricum, Sepia, Natrum muriaticum, Pulsatilla, Arsenicum álbum, son medicamentos que podrían sernos muy útiles para tratar estos síntomas. (5)

3.- CONCENTRACIÓN. La vuelta a la actividad tras un período de descanso mental conlleva con frecuencia una readaptación, que se traduce en falta de concentración y descenso del rendimiento intelectual (en ocasiones también físico). (6)

Kalium phosphoricum, Acidum phosphoricum o Natrum muriaticum.  

4.- ALTERACIONES DEL SUEÑO. Debido al cambio en el estilo de vida y la vuelta a        horarios distintos a los que llevábamos durante las vacaciones, no es infrecuente que se produzca cierta intranquilidad nocturna que altera el buen descanso o, directamente,  insomnio con dificultad para conciliar el sueño por un aflujo de pensamientos (no siempre negativos) difícil de controlar.

Medicamentos como Pasiflora, Cofea, Gelsemium, Ignatia o Argentum nitricum pueden sernos muy útiles para reconducir esa alteración del patrón de descanso.  

5.- CANSANCIO y DISMINUCIÓN DEL APETITO. De los síntomas más frecuentes en la vuelta a nuestra actividad anterior. No nos resignamos a volver a los horarios prevacacionales y seguimos trasnochando aun teniendo que adecuarnos al horario laboral. El clima favorable de nuestro país contribuye a retrasar la vuelta a antiguos hábitos.

China rubra, Kalium phosphoricum, Chelidonium o Avena sativatraerán de vuelta nuestra energía y apetito en un período corto de tiempo. (3)

Veamos algunos CONSEJOS de estilo de vida que nos pueden ser útiles

  •  Regresar unos días antes al lugar de residencia habitual. Retrasar hasta el último día de vacaciones el regreso al domicilio puede hacer más pesado y difícil el regreso a la actividad laboral.
  • Normalizar el horario de manera progresiva. Cuando estamos de vacaciones uno de los mayores placeres es poder llevar el horario que nos apetezca. Volver al trabajo implica cumplir horarios. Por tanto, es aconsejable regularlo unos días antes de volver al trabajo.
  • Cuanto antes volvamos (siempre de manera paulatina) a los hábitos de alimentación y, eventualmente, ejercicio físico previos a las vacaciones, antes estaremos incorporando de nuevo éstas importantes facetas de nuestra rutina anterior..
  • Seamos realistas a la hora de planificar nuestros objetivos tanto para el día a día como para el otoño que tenemos por delante. Al igual que después de navidad, los propósitos sobrepasan nuestra capacidad de asumirlos progresivamente y solo nos generan frustración. Planifiquemos con los pies en el suelo.
  • Aprovechar y disfrutar cualquier momento libre que tengamos por pequeño que sea. Los pequeños placeres pueden ser de gran ayuda para hacer más amena la obligación del mundo laboral. Aprovechar algún fin de semana para hacer una escapada hará que la semana pase más rápido y nos reintroducirá sin darnos cuenta en nuestra “vida anterior”.
  • Pasemos más tiempo con la familia (como hemos hecho durante las vacaciones) y planifiquemos actividades con ella. Todos los miembros saldrán beneficiados. Si, también nuestros hijos, estad seguros de ello si ponemos en común como ha sido nuestra vuelta a la actividad.
  • Utilicemos el tiempo de descanso de la comida, cena o sueño o tras la jornada laboral para lo que es, descansar y romper con las actividades profesionales, dejemos el trabajo en la oficina y no lo llevemos a casa (esto vale para todo el año).
  • Aceptemos que el período de adaptación tras la vuelta al trabajo existe y nos afectará en mayor o menor medida en función de la sensibilidad particular de cada uno. Cuanto más lo magnifiquemos, más nos costará volver a las rutinas previas a las vacaciones. Algo de angustia y cierta tristeza, rabia o melancolía son estados con los que podemos convivir a priori unos días, y lo habitual es que desaparezcan antes que nos demos cuenta.

Seamos positivos y realistas. Tenemos la fortuna de tener trabajo y vacaciones. Es normal cierto grado de incomodidad por tener que volver a trabajar, “con lo bien que estábamos de vacaciones”. Esa incomodidad pasará pronto y siempre podremos llevarla mejor con una pequeña ayuda homeopática y haciendo lo que no solemos hacer, una adaptación.

Feliz vuelta de vacaciones.

“Cada uno de nosotros construye su realidad que luego padece”. A. Salvini.

  1. Síndrome postvacacional, un mal compañero de trabajo. Universidad Complutense de Madrid OFICINA DE TRANSFERENCIA DE RESULTADOS DE INVESTIGACIÓN Unidad de Información Científica y Divulgación de la Investigación – https://www.ucm.es/data/cont/docs/315-2016-09-22-3-2016-09-14-2016_09_not06.pdf
  2. La vuelta al trabajo tras las vacaciones: 1 de cada 3 trabajadores sufre o sufrirá el síndrome postvacacional al volver al trabajo – https://adecco.es/wp-content/uploads/2017/08/NdP-1-de-cada-3-trabajadores-sufre-o-sufrir%C3%A1-el-s%C3%ADndrome-postvacacional-al-volver-al-trabajo.pdf
  3. El síndrome postvacacional. Recomendaciones de los médicos de familia para facilitar la adaptación en los primeros días de trabajo. Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria – https://www.semfyc.es/wp-content/uploads/2016/07/RecsemFYCVacaciones.pdf
  4. https://www.hablandodehomeopatia.com/como-tratar-la-ansiedad-con-homeopatia/
  5. https://www.hablandodehomeopatia.com/homeopatia-en-el-tratamiento-de-los-problemas-de-salud-mental-ansiedad-depresion/
  6. https://www.hablandodehomeopatia.com/5-usos-la-homeopatia-la-vuelta-al-cole/

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2019 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar