¿China rubra, qué es y para que sirve?

Dentro de la serie de artículos que estamos dedicando a describir los medicamentos homeopáticos, hoy es el turno de CHINA RUBRA, la quina roja. Un medicamento que me ha dado grandes satisfacciones terapéuticas y con la que el médico sajón Samuel Hahnemann (1755-1843), inicio los primeros estudios de lo que posteriormente desarrollaría como el Método Terapéutico Homeopático.

Vamos ya con la descripción del medicamento CHINA RUBRA

Que es la china rubra o quina roja

La quina roja, china rubra o cinchona pubescens es un árbol de la familia de las rubiáceas originario del sudeste sudamericano que puede alcanzar los 10 metros de altura y del que se extrae de su corteza la quinina.

La quina es utilizada sola o junto con otros medicamentos para el tratamiento de la malaria debida a su riqueza en alcaloides del tipo de la quinina, quinidina y quinicina

Permítanme unas breves pincelas históricas:

Insatisfecho con el estado de la medicina en su tiempo, el Dr. Hahnemann se planteó que la medicina que le habían enseñado a practicar, a veces le hacía al paciente más daño que beneficio, motivo por el que tras unos años abandonó la práctica médica y al ser un gran poliglota se dedicó a la traducción de libros extranjeros.

Mientras traducía una obra del escocés William Cullen, Hahnemann observó que se afirmaba que la corteza del árbol de la quina, tratamiento en boga para el paludismo en su época, debía su acción al efecto de reforzar el estómago.

A Hahnemann aquello le llamó poderosamente la atención pues recordaba, que cuando fue tratado con grandes dosis de quinina para curar una malaria, lejos de fortalecer su estómago se lo había debilitado provocándole una gastritis.

Hahnemann comenzó entonces a investigar el efecto de la cinchona (quina) en el cuerpo humano por automedicación, tomando cada vez dosis mayores y observando que el fármaco le inducía síntomas similares a los de la malaria para la que servía como tratamiento. Concluyó entonces que debería ocurrir lo mismo también en cualquier otro individuo sano.

Los resultados obtenidos en la experimentación posterior en dosis progresivamente menores, le llevó a postular un principio curativo: «lo que puede producir un conjunto de síntomas en un individuo sano, puede tratar a un individuo enfermo que manifiesta un conjunto similar de síntomas».

Este principio se convirtió en la base de un enfoque de la medicina a la que llamó homeopatía, publicando en 1810 su primer libro, el Organon del Arte de Curar.  

En que enfermedades está indicada China rubra

  • Pérdidas de fluidos corporales: Su utilidad primordial  los trastornos que aparecen como consecuencia, o desde, pérdidas importantes o prolongadas de fluidos de nuestro cuerpo, especialmente hemorragias pero también, diarreas, sudores excesivos, sangrado nasal, anemias después de las hemorragias.  
  • China rubra tiene una especial afinidad por nuestro sistema cardiovascular y nuestra sangre, por lo que resulta útil sola o junto con otros medicamentos como Phosphorus o Crotalus en el tratamiento de las hemorragias y algunos trastornos del ritmo cardiaco.
  • Se prescribe también en cuadros febriles intermitentes con un gran decaimiento, apatía, escalofríos  y sudoración. A veces con convulsiones. Alterna fases de frio con otras de calor que le obligan a destaparse. Es frecuente tengan una que estos cuadros de fiebre aparezcan de manera periódica  en días alternos o cada 7-15 días.
  • China Rubra es muy útil en los estados de debilidad o falta de fuerza que aparecen en la convalecencia de hemorragias, gastroenteritis, enfermedades, víricas como la gripe, etc. En mi experiencia es muy útil para recuperarse tras una gastroenteritis. Es de acción rápida y no afecta al tubo digestivo.
  • Se prescribe también con frecuencia en trastornos digestivos que cursan con hinchazón generalizada del vientre que está muy sensible al tacto y a la presión suave. Suelen tener amargor de boca. También es utilizado en cuadros de diarreas que agotan al enfermo.
  • Para la recuperación de actuaciones quirúrgicas que acarreen pérdida de líquidos. Los homeópatas conocemos bien que aconsejado después del postparto o tras la cesárea trae una pronta recuperación.
  • En caso de insomnio con sobrexcitación cerebral, sueños ansiosos y sudores abundantes. 
  • China rubra también está indicado aunque con menos frecuencia para tratar algunos trastornos de la visión (fotofobia, visión doble, etc.) así como en determinados vértigos o tinnitus (zumbidos en los oídos).
  • Es también de utilidad en el tratamiento de la neuralgia del trigémino. Presentan dolores de cabeza con fuertes latidos en la cabeza y el cuello.

Modalidades de China rubra

Hay una serie de  detalles que los médicos homeópatas tenemos muy en cuenta a la hora de escoger el medicamento más apropiado para nuestro paciente y es lo que llamamos las MODALIDADES que presentan los  síntomas, es decir, circunstancias ambientales, climáticas, de posición, horarias, etcétera,  que los empeoran o mejoran y que nos indican la manera particular de manifestarse la enfermedad en ese enfermo. Y nadie mejor que el paciente para facilitarnos esa información.

En el caso de China rubra las modalidades que nos sugieren que es el medicamento adecuado cuando el paciente son:

Empeora

  • Por el más leve contacto o presión superficial.
  • Es muy sensible al tacto, a que lo toquen.
  • Suelen tener dolores e hinchazón del vientre  por comer fruta y no toleran la leche.

Mejora:

  • Las molestias mejoran o desaparecen cuanto más intensa es la presión, o cuando se dobla en dos.
  •   También con el calor.

Características mentales generales de China rubra

En homeopatía tenemos en cuenta las características mentales de base del paciente y por supuesto las que concurren cuando el paciente esta con un proceso agudo, ya que pueden completar la orientación hacia que medicamento prescribir, sobre todo en enfermedades crónicas o de repetición.   

El paciente China suele ser apático, más aún durante la fiebre, indolente (peor después de comer, con sueño), con tendencia a estar siempre sentado; tranquilo; taciturno; triste, especialmente con los escalofríos o la fiebre o los sudores y después de comer. Alterna tristeza con alegría. Tiene aversión a la compañía. Descontento. Le falta confianza en sí mismo; se siente cobarde. Es tímido y se ruboriza.

Es una persona con múltiples miedos: a los animales, a la noche; a morir, a caerse, a los fantasmas, a los ruidos, a la gente de que lo toquen. Tiene ansiedad por la mañana al despertar y de noche. Es frecuente el sentimiento de culpa. Es rencoroso, despreciativo y orgulloso.

Al despertarse suele estar atontado, especialmente cuando pierde fluidos. Sin embargo al final de la tarde y por la noche se encuentra alegre y con gran claridad mental.

Les recomiendo que piensen en China rubra a la hora de recuperarse de un proceso infeccioso, una gastroenteritis o una hemorragia. Comprobaran la gran eficacia y rapidez de acción de un medicamento que se conoce desde el siglo XVIII y que ha prestado y presta grandes servicios a la medicina.

Felices fiestas para todos y eviten los excesos que luego nos pasan factura.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2022 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar