Cáncer de mama y homeopatía

Última modificación: 22-10-2018 10:49:07

Hay una cierta inclinación de la luz
en las tardes de invierno,
que nos oprime, como el peso
de las melodías de una catedral.

Emily Dickinson, “Invierno”, Poemas

 

¡Cuánto confusionismo (interesado, la mayor parte de veces) en estos días con el tema del cáncer y las terapias complementarias! ¡Cuánta demagogia y amarillismo en medios supuestamente serios!

La demagogia

Coges unos cuantos casos anecdóticos, desgraciados y lamentables, ante los que, por cierto, todos nos solidarizamos tanto con los pacientes como con sus familias. Señalas a un culpable un tanto indefinido sin mayores explicaciones y sueltas la palabra homeopatía tenga o no que ver. Añades una foto en primer plano de la paciente que nos haga ver toda su humanidad con su sonrisa y su expresión plenas de vida y que nos llene de compasión y tristeza. Pones un titular un tanto cursi y lacrimógeno… ¡et voilà!, ya tenemos todos los ingredientes del amarillismo periodístico y tuitero.

¿Qué tal, amigo, si hacemos lo mismo con los miles de muertos anuales debido a los efectos iatrogénicos de los, míos también, fármacos convencionales? Podríamos sacarlos también a todos en portada sonrientes con sus hijos, sus padres, hasta con sus mascotas.

¿Qué hacemos, además, cuando sucede un desgraciado caso en un procedimiento médico convencional? ¿Invalidamos acaso toda la medicina? Quiero decir que si en un intervención médica o quirúrgica sucede uno de estos casos desgraciados, independientemente de otras consideraciones, ¿decimos que la cirugía o la medicina ya no vale? ¿o la cardiología, o la neurología o lo que sea? No, seguimos confiando en todas ellas y ahí está los códigos deontológicos y las leyes, en su caso, para que diriman si hubo falta deontológica o algún tipo de negligencia o mala praxis.

Pues en homeopatía lo mismo. Lo primero, que la mayor parte de los casos que están saliendo estos días en la prensa no tienen nada que ver con homeopatía (se juega a confundir) y, lo segundo, que los médicos que utilizan este recurso incluso ellos también pueden cometer alguna falta o error. Pero eso, como en los casos anteriores, no nos debe llevar a cuestionar el método en sí.

Es más, señores de los colegios de médicos, en los cientos de casos anuales de expedientes y de sanciones a colegiados ¿cuántos hay por utilización dolosa de medicamentos homeopáticos? ¿Cero? ¿Próximo a cero? Pues entonces, si esto es así… ¿de qué estamos hablando?

La posición de la ANH

Y no será que desde la ANH (Asamblea nacional de Homeopatía) no hayamos explicado desde hace años una y otra vez nuestra posición oficial: que la homeopatía no se ofrece como sustitutiva en el cáncer, que ningún médico que practique homeopatía recomienda abandonar un tratamiento prescrito por un especialista y, aun más, en enfermedades graves como el cáncer. Y lo hemos repetido pero ahí están los titulares amarillos día tras día en esta campaña de acoso sistemático y coordinado.

EN LOS CIENTOS DE CASOS QUE HE VISTO DE CÁNCER DE MAMA LA MAYOR PARTE DE MUJERES SABEN PERFECTAMENTE PARA QUE LES PUEDE SER ÚTIL Y EN QUÉ LES PUEDE AYUDAR LOS MEDICAMENTOS HOMEOPÁTICOS

La ciencia y el cribado

Y si hablamos de ciencia y homeopatía, ahora que se conmemora el día del cáncer del mama, quizás no muchas mujeres, y colegas médicos, sepan la importante controversia que existe en los foros científicos acerca del cribado, o sea, todas las pruebas de detección precoz que se hacen en este tipo de tumores, los más frecuentes en la población femenina.

¿Saben ustedes que las mamografías periódicas, incluso la autoexploración mamaria, están muy cuestionadas por la ciencia? Tanto que, en opiniones muy acreditadas basadas en los estudios más rigurosos, aparecen como procedimientos inútiles y contraproducentes.

Quiero decir que controversias de calado como estas existen en muchísimos aspectos de la medicina y si pusiéramos el listón de las evidencias al nivel de lo que se quiere poner en homeopatía nos quedaríamos con muy poca medicina. Porque a la homeopatía se le exigen evidencias que la mayor parte de procedimientos e intervenciones médicas no tienen.

Lean de nuevo el excelente último post de Gualberto sobre esto desmontando las medias verdades, y mentiras completas, de algunos titulares

Así que dejemos a un lado las controversias y vayamos a nuestra experiencia en esta afección que por desgracia afecta a tantas y tantas mujeres.

Mi experiencia

En los cientos de casos que he visto de cáncer de mama la mayor parte de mujeres saben perfectamente para que les puede ser útil y en qué les puede ayudar los medicamentos homeopáticos.  Y vienen buscando, sobre todo, no sustituir algo, no quitar una cosa para poner otra, sino añadir, sumar. Porque la homeopatía suma.

Y en los poquísimo casos que no es así, en que se rechaza conscientemente los tratamientos convencionales confirmo el estudio de la Toscana explicado por Gualberto: un tanto por ciento significativo vuelven a aceptar esos tratamientos cuando se les tranquiliza respecto a efectos secundarios con las terapias complementarias y se sienten acompañadas.

Ya escribí otras entradas donde hice referencia a la utilidad de los medicamentos homeopáticos en las diferentes etapas de este proceso: el momento del diagnóstico por el trauma y el shock que supone, que es vivido de diferente manera según las circunstancias vitales y personalidad de cada mujer, en los efectos secundarios de la quimioterapia como náuseas, vómitos, dermatitis, neuropatías, insomnio, etc. en la radioterapia o intervención quirúrgica y, sobre todo, en el estado anímico de la afectada. En su calidad de vida, en suma. Y eso incluye muchos problemas o dificultades que podríamos considerar menores pero que para que según qué mujer pueden ser muy limitantes.

Pero todo ello valdría de muy poco si no dejáramos a un lado ahora la ciencia y nos mirásemos un poco todos a los ojos. Y ya sabemos que los médicos muchas veces no miramos mucho a los ojos porque nosotros también somos humanos y tenemos nuestros miedos. Nadie nos prepara para ello a menos que lo hagamos nosotros mismos. Y no somos muy buenos ante la enfermedad y la muerte por ejemplo. Sí, somos malos enfermos por una falsa idea de control, nos asusta enfrentarnos a la muerte de un paciente y, además, como se dice en el enlace, “ironías de la vida, cuando el fin de la vida se acerca, los médicos son uno de los colectivos de personas que más quieren alejarse voluntariamente de la medicina”.

Así que seamos humildes, dejemos la soberbia (sobre todo la “científica”) para que no nos pase como a Asclepio, el padre de los medicina, que fue convertido en constelación por Zeus precisamente por eso.

La escucha

Mirémonos pues a los ojos, escuchemos y veamos las necesidades que tiene cada mujer concreta. También distintas y diferentes unas de otras como decía más arriba. Por ejemplo, una que me sorprendió mucho al principio es no hacerme la idea de lo que supone de cortapisa para la feminidad este tipo de cáncer, ya sea en sí mismo o por el tratamiento quimioterápico o quirúrgico. Más de una y de dos mujeres me han confesado que el cáncer era malo pero lo que llevaban peor era la caída del cabello. Que la quimio la aguantaban bien pero ese efecto secundario no. Incluso que se había convertido en lo peor que les estaba pasando. Puede resultar sorprendente, pero si ellas le dan ese valor ¿por qué no íbamos a hacerlo los demás?

Es frecuente también que te digan que después de la intervención quirúrgica no se pueden ver la herida, incluso ni tocarla. Por supuesto tampoco que su pareja lo haga. Es curioso este asunto y el de las relaciones íntimas, porque mucha veces la mujer teme cómo va a reacciona su pareja y la pareja, por su parte, no sabe bien qué hacer, si aproximarse o no. Y así permanecen en esa distancia esperando el uno por el otro, el otro por el uno…

La comunicación

Por todo ello la comunicación es un aspecto trascendental en todas las etapas del cáncer (y para la cual tampoco nos preparan a los médicos). La comunicación de la paciente consigo misma para conocer sus carencias  y necesidades, su fragilidad. La comunicación del médico consigo mismo para conocer sus carencias y necesidades, su fragilidad. La comunicación entre los dos. La comunicación sincera de la mujer con la pareja (y la familia) para expresar sus miedos e incertidumbre, sus deseos, su vergüenza, su calidez y su ternura.

Y eso sí que es ciencia, creo yo. De la mejor. Una ciencia que no está protocolizada en ningún manual y que es la más difícil pero también la más apasionante, la más verdadera.

Yo la sigo aprendiendo cada día y doy gracias por ello.

Es mi sol de navidad.

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Ahora ejerzo de médico (y docente) en Barcelona; actualmente soy director académico del Máster de Medicina Homeopática de la AMHB (Academia Médico Homeopática de Barcelona), pero sobre todo sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con mi arte y con mi ciencia. En la consulta con un paciente, y todos lo somos, busco comprender su historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, el cine y la comunicación. La belleza de todas las cosas. El humor. Todo es como debe ser jaja. La vida.

Como médico (y científico) aún creo en la antigua magia de las palabras. Ordet.

7 Comentarios

Comentar
  • Buenos días,
    Me gustaría saber si usted me puede recomendar un buen médico homeópata en Madrid ya que vivo aquí.
    Muchas gracias de antemano por su ayuda.
    Un saludo.
    Carmen Fernandez

    • Hola Carmen,
      en el directorio de esta misma página (a la derecha, “Encuentra a un médico homeópata cerca de ti”) puedes encontrarlo… Y tres de los compañeros que escribimos en este blog están en Madrid como podrás comprobar.
      Seguro que la homeopatía te puede ayudar
      un cordial saludo

  • Impresionante Gonzalo, tu post me ha llegado hasta lo mas profundo del alma. Y me ha alegrado, me ha conmovido, me ha emocionado. y además también he leído el SOL DE NAVIDAD.
    Muchas gracias, nada mas. Yo también me he quedado sin palabras.
    Un abrazo grande

    Nieves

    • ¡Pues la emoción es mutua Nieves por tus palabras!… Me alegro mucho que te haya gustado… Hay posts que te quedan en el recuerdo como muy especiales. El del sol de navidad siempre será uno de ellos
      un fuerte abrazo

  • Precioso post e imprescindibles reflexiones en estos tiempos tan oscuros para la medicina. Negacionismo pensamiento único, infoxicacion y manipulación. Pero la luz siempre se abre paso.
    Gracias Gonzalo. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 16-11-2018 14:47:06 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar