Bañarse después de comer NO produce corte de digestión

Última modificación: 09-08-2018 10:40:17

Estamos en verano. Y al menos para mí, las grandes cosas siempre ocurren en verano.

Empezaban los 29 de junio que cambiaban el curso de la vida y llegaban la lectura sin prisa de Tintín, Astérix, de Verne y Salgari,  tumbado al sol como lagarto, el mar con su policromía absoluta, sus olas que recuerdan el perpetuum mobile y esa luz infinita que ilumina el alma, las vacaciones en familia, los viajes cortos o largos con sus paisajes y museos, los partidos de fútbol, las carreras de chapas, el comienzo de las colecciones de cromos de la liga, los amigos, los guateques, el amor.

Sin embargo, siempre ha habido una mácula en cada verano infantil, el corte de digestión.

Todos tenemos nuestras filias y fobias. Para mí hay un trío que siempre me viene a la memoria:

  1. La leche es un alimento de bebés. Posiblemente por ello, evitaba desayunar antes de ir al colegio. La leche caliente con lo que fuera me sentaba fatal. Por eso, no tengo más remedio que desaconsejar la leche a todo el mundo. Hoy en día, sigo sin soportar al olor a café con leche.
  2. El chocolate es imprescindible para la vida. No podía ser de otro modo, cuando mi felicidad vespertina al volver de clase estaba directamente relacionada con las dos tabletas que me merendaba. Eso sí, tenía que ser buen chocolate.
  3. El corte de digestión es un invento de los padres para obligarte a no jugar y bañarte después de comer. En general, he procurado saltarme la regla, y desde luego nunca he impedido a mis hijos bañarse con prudencia en el mar o la piscina después de haber comido.

Y es que cómo dice en su artículo del ABC de Sevilla el doctor Toledo Pimentel 1 bañarse después de comer no produce corte de digestión y por ello, no es necesario esperar después de comer para meternos en el mar o la piscina.

Siempre me ha parecido una prohibición, un castigo. Y la verdad, es que en estos tiempos que vivimos en los que el prohibir es la nueva ola española, el corte de digestión debería volver por sus fueros.

Hay tantas cosas a diario que nos “cortan la digestión”. Tanta oscuridad y fealdad, tanta falta de solidaridad, de armonía y de belleza que lo único que puedo pedir a gritos es que me dejen bañarme cuando me dé la gana.

Si leemos a Mary Beard, experta en los clásicos2, nos damos cuenta de que muchos de los estereotipos que tenemos de personajes históricos como Alejandro Magno o Cleopatra por ejemplo, están basados en opiniones e informaciones no contrastadas. Y no hace falta irse tan lejos en el tiempo porque los estereotipos están presentes en nuestra cultura actual y en la calle.

A mí particularmente me han interesado desde hace mucho tiempo sobre todo dos cosas: la verdad y la belleza. Que en el fondo son la misma cosa.

Y si soy médico, es porque creo que es una profesión en la que es imprescindible que verdad y belleza están presentes en la cotidianidad.

Un ejemplo de lo que considero belleza está en el comienzo de la novela Kioto 3 del gran Yasunari Kawabata:Chieko descubrió las violetas en el tronco del viejo arce”.

Y es que los japoneses tienen en su modo de vida, en su literatura y en el Haiku especialmente una manifestación paradigmática del poema concentrado en cada palabra.

Y no hay nada más terapéutico que la palabra.

Ni más dañino: “¡Niño, no te tires a la piscina, que te va a dar un corte de digestión!”.

Podemos concluir que el corte de digestión no existe porque es una prohibición, un castigo, un estereotipo, una mentira, y una fealdad.

Quizás no hace falta ser tan categórico. No sea que muchos de vosotros no estéis de acuerdo. Creo que en parte, algunas de las reflexiones de mi amigo Gualberto –post que veréis próximamente- son acertadas y prudentes tanto en la posible explicación de lo que sucede como sobre todo en sus recomendaciones. Y quizás en ese sentido sería más apropiado hablar del término hidrocución.

El pediatra Carlos González opina4 que el corte de digestión es un mito casi exclusivamente hispano mientras que el doctor Juan Jesús Hernández piensa que cada año se dan problemas en las playas que pueden deberse a una hidrocución: malestar o desmayo que se produce por el contacto súbito en agua muy fría pero no se produce por la digestión. Quizás la exposición prolongada al sol, el ejercicio físico intenso previo, el consumo de estimulantes y una comida copiosa pueden ser factores desencadenantes.

Por lo tanto, seamos prudentes pero también desobedientes.

¡Báñate cuando quieras!, pero con precaución.

Y sobre todo, ¡no te cortes! porque:

El verano es la mejor época de la vida.

La poesía es la manifestación perfecta de la belleza porque representa la verdad.

La homeopatía es la poesía de la medicina.

La poesía y el verano se juntan en los versos de Machado.

estos días azules y este sol de la infancia

 

NO HAY NADA MÁS TERAPÉUTICO QUE LA PALABRA

 

Si quieres conocer una opinión diferente sobre los cortes de digestión de la mano de Gualberto Díaz, consulta su post paralelo en este enlace: https://www.hablandodehomeopatia.com/banarse-despues-de-comer-si-produce-corte-de-digestion/
  1. https://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-banarse-despues-comer-no-produce-corte-digestion-201807241341_noticia.html
  2. Beard M. La herencia viva de los clásicos. Tiempo de historia. Planeta. 2013
  3. Kawabata Y. Kioto. Austral. 2017.
  4. sabervivirtv.com.cortededigestión

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

6 Comentarios

Comentar
  • Jose Ignacio, la belleza y la verdad de tus palabras dan luz y color a tu aparente rebeldía.
    Muchisimas gracias por tocar los sentimientos en esta tarde de agosto.
    Qué grande: “la homeopatía es la poesía de la medicina”. No se puede decir mas bonito.

    Un fuerte abrazo

    • Gracias amiga.
      La belleza la ponéis vosotros en cada consulta con vuestros pacientes, en las clases y congresos y en cada encuentro.
      Todos somos almas gemelas.

      Besos

  • Simplemente precioso.
    A mí lo del corte de digestión siempre me pareció uno de esos misterios que acompañaban al verano, hasta casi le daban cierto encanto. jajaja

    Un abrazo y, por favor, sigue haciéndonos pasar estos momentos preciosos con tus post.

  • Cómo de un post aparentemente “práctico” y en un sentido (entiéndaseme bien) un tanto anodino se extraen cantidades industriales de poesía y de belleza.
    Y salen unos párrafos preciosos
    gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actualizado el 13-12-2018 13:13:51 - © 2014-2018 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar