Accidentes más frecuentes en vacaciones de verano

Ya está aquí el tan esperado y deseado periodo vacacional, sí, ese que parece que pasan los días y no llega. A veces, incluso ves cómo otros compañeros se van de vacaciones y las tuyas están lejos, muy lejos… Pues si con el verano llegan tus merecidas vacaciones, voy a hacerte una propuesta sobre qué podemos hacer para mejorar nuestra salud en este momento del año.

Lo primero es planificar tu tiempo y para ello hay que saber qué vas a buscar en las vacaciones, con quién y dónde vas a compartirlo. Realmente, no hace falta irse a ningún lugar especial del mundo -y los hay muy bonitos-, incluso no hace falta llevar grandes maletas, a veces lo justo es suficiente y la maleta no sólo debe llevar ropa, también ilusión, alegría, generosidad…

Personalmente me gusta ir a Fuenterrebollo (Segovia), origen de mis antepasados por parte de padre. Recuerdo que de pequeño me daba vergüenza decir que me iba de vacaciones al pueblo, cuando mis amigos se iban a Cádiz, a Canarias… tonterías de la niñez y de la adolescencia. A los 13 años fui al pueblo con mis abuelos, ya algo mayores, para ayudar a mi abuela, pues mi abuelo no se valía por sí mismo.

Decían que tenía arteriosclerosis y no lo dudo, pero con lo que sé ahora, algo más había. Fueron 3 veranos completos maravillosos y que recuerdo bien. Después, en agosto, venían también mis padres y mis hermanos.

Lo que hacía cada día era ayudar a mi abuela con mi abuelo a primera hora de la mañana (lavarle, vestirle, preparar el desayuno e incluso dárselo), si no tenía que ir a la compra me iba a montar en bici por la zona (40-50 km), comíamos los tres juntos, descansábamos y la tarde tranquila en el patio, mientras me iba a jugar con mis amigos del pueblo hasta la hora de la cena. En fin, una maravilla y un orgullo poder cuidar de mi abuelo.

Y es que insisto, no hacen falta grandes viajes a lugares exóticos para disfrutar de un verano y ser feliz. Os propongo que penséis primero con quién queréis que sean vuestras vacaciones y entre todos, decidir dónde ir y qué hacer.

Una vez aquí os comento algunas situaciones que se pueden dar de forma general:

Toxinfecciones alimentarias

En verano es una situación habitual y se debe por distintos factores, como la manipulación de los alimentos, la pérdida de la cadena del frío… Podemos encontrarnos 3 situaciones clínicas:

  • Diarrea, con deposiciones líquidas o aumento del número de deposiciones en un día;
  • Vómitos, que no es más que la expulsión del contenido gástrico parcialmente digerido;
  • Gastroenteritis, que combina las dos situaciones previas. Estos cuadros suelen ser autolimitados (2-3 días como mucho) y puede aparecer, además, fiebre inicialmente y/o dolor abdominal.

Lo primero en estos casos sería realizar una modificación dietética, en el que en muchas situaciones como cuando hay vómitos, quizás lo más interesante sería mantener el estómago en reposo, sin comer. Cada uno precisa de una pauta dietética, pero en muchas ocasiones el paciente no tiene la información suficiente o ha sido mal informado. Os dejo unos enlaces para realizar dieta blanda (en vómitos y gastroenteritis) y la dieta astringente (diarrea), y os recomiendo el post de mi compañero Guillermo Basauri donde habla de algunos medicamentos a nivel digestivo y del que en estos casos de gastroenteritis destacaría Arsesicum álbum, Ipeca en vómitos o Nux Vomica.

Picaduras

He puesto el término general de picaduras, pero quizás me voy a centrar en la picadura de garrapatas y lo voy a hacer ya que he tenido últimamente experiencia en tratar algunos pacientes. Pero antes de entrar a hablar de las garrapatas, os dejo el enlace de mi compañero Jorge Manresa hablando de las picaduras de los mosquitos.

La picadura es potencialmente importante ya que es el vector de un parásito que puede causar distintas enfermedades, como es el caso de la enfermedad de Lyme. Como tratamiento para prevenir la enfermedad de Lyme hay que tomar un antibiótico como profilaxis (Doxiciclina durante 14-21). A la vez hay que quitar la garrapata, que se suele enganchar a la piel y hay que hacerlo con mucho cuidado para que no se quede la cabeza enterrada en la piel.

Contusiones/Esguinces

Es frecuente ver en urgencias “golpes tontos” o esguinces que se dan de forma fortuita o bien porque se inicia una actividad deportiva en el verano. El cambio de calzado, más suelto, es decir que no nos sujeta el tobillo, abierto… es un factor a tener en cuenta en el mecanismo de producción. Fortalecer el tobillo andando en casa de puntillas, de talón puede hacer que sea menos probable tener un esguince. Medicamentos como Arnica o Ruta toman especial protagonismo. Os dejo un post donde os explico un poco más al respecto.

Quemaduras

Lo más frecuente es la quemadura solar y, además de frecuente, molesta. Debemos tomar el sol con moderación y hacer baños solares de forma progresiva y fuera de los horarios de mayor incidencia de los rayos solares. Es importante la prevención y así, evitar las quemaduras solares por su relación con el cáncer de piel. Podemos hacer una suplementación antes de comenzar a tomar el sol con complementos que contengan antioxidantes (zinc, selenio, vitaminas C y E) y carotenoides de origen vegetal (licopenos). Os invito a leer el post sobre quemaduras de mi amigo Gonzalo Fernández-Quiroga, que seguro no os dejará indiferentes.

Infecciones de orina/candidiasis vaginal:

En verano es frecuente que aparezcan este tipo de infecciones, principalmente en la mujer. Hay varios medicamentos homeopáticos que pueden ser de gran utilidad en la prevención de las infecciones de orina o cistitis (Sepia, Silicea, Staphysagria…) o en tratamiento agudo (cantharis, mercurius corrosivus…). El post de Guillermo Basauri sobre las cistitis o infección de orina es de lo más completo, pincha aquí para leerlo.

La candidiasis vaginal es la infección vaginal por Cándida Albicans, un hongo que con la humedad del bañador puede ser un factor desencadenante importante en el verano. Desde hace unos años además del uso de la homeopatía, recomiendo compaginarla con una dieta específica exenta de hidratos de carbono así como con el uso de probióticos. Como medicamentos homeopáticos de referencia en este caso, tenemos a Helonias dioica (en candidiasis vaginal blanca, con picor) o Hydrastis canedensis (cuando hay flujo amarillento). Mi compañero Jose Ignacio Torres, lo explica con todo lujo de detalles en su post.

Probablemente haya más temas que tratar, pues el verano es largo, aunque siempre las vacaciones nos parecen cortas. Os he contado problemas como las infecciones de orina, candidiasis vaginales, quemaduras solares, esguinces, picaduras y las gastroenteritis… todas ellas típicas del verano.

Para disfrutar del verano, sólo tienes que cuidarte un poco.

Sobre el Autor

Dr. Alberto Sacristán
Dr. Alberto Sacristán

Alberto Sacristán Rubio. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con máster en Nutrición y Experto Universitario en Actividad Física. Desde 2015, ocupo el cargo de Presidente de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas (SEMH).

Desde que tenía más o menos 10 años, acudía al “ambulatorio” donde mi padre trabajaba de ATS y estaba con él durante las últimas horas de su guardia de los sábados y algún día entre semana. Él me enseñaba como entonces se hervían las jeringuillas de cristal y las agujas metálicas para desinfectarlas. Era todo un proceso artesanal. Incluso iba con él a hacer los domicilios, pero claro, yo me quedaba en el salón esperando. Aquí surgió la semilla de mi vocación y desde entonces este fue mi objetivo, ser médico y además médico de familia.

Un tiempo después estaba haciendo la especialidad y a punto de terminar descubrí la homeopatía como paciente. Acudí a un compañero por un esguince y mi sorpresa fue que no me prescribió un antiinflamatorio, me prescribió un medicamento homeopático y con unos resultados para mi, novedosos. Estudié homeopatía y a la vez ejercicio y nutrición para realizar una medicina más integral, y tratar a mis pacientes lo mejor posible.

Además de ser feliz con la familia que tengo y aprovechar con ellos el mayor tiempo posible, disfruto haciendo deporte como el triatlón o ciclismo.

4 Comentarios

Comentar
  • Qué buen plan para el verano, querido Alberto, qué interesante y entrañable tu historia personal con tus abuelos y la sabiduría cotidiana y natural en Fuenterebollo. Segovia tiene una energía muy especial, desde Valsaín a la Pinilla, desde La Granja a la Fuencisla. Me casé en el monasterio que fundó Juan de la Cruz allí mismo, a orillas del Eresma, a los pies del Alcázar. Elegimos el lugar tras haber estudiado en la Facultad la poesía y la vida del hermano poeta, perseguido por su propia iglesia, justo por vivir y escribir lo que predicaba…como un médico de familia espiritual y existencial. Como vosotros.
    Gracias, porque leeros y ,en este caso, leerte es un regalo con orientación clínica y anímica. Completamente homeopático.
    Felices vacaciones y un abrazo

    • Que bonitos parajes los que cuentas Sol. Segovia es una ciudad que me marcó en la infancia y donde empecé a descubrir en mi adolescencia el uso tradicional de plantas medicinales como por ejemplo el Té de Roca. Curiosamente, mi madre no me dejaba tomar dicha infusión ya que decían que al ser Té tenía cafeína (teína). Años después descubrí que eso no era así y que los niños tb podían tomarlos. El uso tradicional de esta planta medicinal era a nivel digestivo, después de las comidas.
      Felices vacaciones a todos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar