3 medicamentos homeopáticos eficaces en afecciones de verano

Hace ya tiempo que llegó el buen tiempo. La subida de temperaturas en el Mediterráneo supone para algunos, entre los que me incluyo, una inyección de endorfinas, la luz, el sol, el clima, las flores. ¡Ay las flores! Las flores con su polen esparciéndose por doquier. Una preocupación y un padecimiento para eso otro grupo de personas que borraría de un plumazo la primavera de las estaciones del año, los alérgicos. Pero este tema lo aborda el Dr. José Ignacio Torres en «3 razones por las que tratar la Alergia Primaveral con Homeopatía«.

También los insectos se suman a la eclosión primaveral para disgusto de muchos niños y adultos que reaccionan de manera virulenta a sus picaduras.

Los días más largos y las buenas temperaturas propician una mayor actividad al aire libre, ya sea deportiva o de ocio.  Es decir una mayor probabilidad de picaduras, traumatismos, quemaduras solares, etcétera.

A partir del mes de marzo suelo dar a todos los pacientes que acuden a mi consulta una recomendación extra. Es lo que yo llamo el KIT DE VERANO. No pretendo entregarles un botiquín homeopático pormenorizado, al contrario, se trata simplemente de 3 medicamentos que todo homeópata conoce y que pueden resolver multitud de situaciones para cualquier miembro de la familia a cualquier edad o estado previo de salud, desde el niño más pequeño a su madre embarazada o el abuelo polimedicado.  Se trata de ARNICA MONTANA, APIS MELLIFICA Y LEDUM PALUSTRE.

Siempre he pensado que algunas de las situaciones clínicas mas demostrativas de cómo puede funcionar un medicamento homeopático, se dan con la toma de Árnica montana o de Apis mellifica. Su rapidez de acción y eficacia hablan por si solos.

Tras extender la receta comento a los pacientes la utilidad de Árnica montana en el tratamiento de todo tipo de traumatismo, contusiones, hematomas, agujetas, sobreesfuerzo físico, etcétera, indicándoles que el concepto de traumatismo en el sentido amplio del término ha de tenerse siempre en cuenta a la hora de utilizarla. La indicación de Árnica nos permite su uso incluso en presencia de heridas, sin tener localizado el lugar del traumatismo o si la localización es múltiple

inconvenientes estos que afectan a los preparados tópicos. Su acción interna y no externa como estos, permite una solución más rápida y eficaz.

Cuando les hablo de Apis mellifica les comento su utilidad en las lesiones cutáneas tipo habón o roncha, especialmente frecuentes en la época estival: picaduras, urticaria, medusas…..

La indicación curativa de estos medicamentos supone una posología frecuente dada la agudeza de los procesos, pudiendo administrarse incluso cada 15 minutos si se precisa, y espaciando las tomas conforme se produzca a mejoría esperada.

En el caso de Ledum palustre su indicación tiene fundamentalmente un carácter preventivo (ver post) aunque la alternancia de Apis mellifica y Ledum palustre como curativo en el caso de las picaduras da unos resultados excelentes.

Tener siempre a mano estos 3 medicamentos nos permite sin tener que cargar con un abultado botiquín, resolver múltiples situaciones en cualquier miembro de la familia, podemos utilizarlos con total seguridad y su rápida eficacia nos dejará sorprendidos, aunque pienso que los escépticos de los medicamentos homeopáticos seguirían afirmando que se trata de un efecto placebo.

Qué le vamos a hacer. No hay peor sordo que el que no quiere oír.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

4 Comentarios

Comentar
  • Samuel Hahnemann era una persona mental y científica, porque con la totalidad con la que trataba con sus remedios, conocía no solo la enfermedad sino también al enfermo, cosa que un alópata no conoce al enfermo y si su enfermedad. Debería todo estudiante de medicina estudiar alopatía y homeopatía en la facultad de Medicina. Estoy contigo Dr. Manresa; No hay peor sordo que el que no quiere oír.

    • Gracias por tu comentario Santiago pero creo que estamos en un error. La medicina convencional actual en exclusiva, es cada vez mas integrativa, pero en sentido contrario al que sería razonable. Integra al enfermo en la medicación hasta que le cuadra y no la medicación en las peculiaridades del enfermo como debería ser.

      Un saludo y no dejes de seguirnos. Jorge

  • Lo confirmo completamente. Y es algo que cualquiera, «escépticos» incluidos, pueden comprobar. Tras un golpe sólo hay que administrar Apis mellifica 15 CH junto con Arnica montana 9 CH, 3 gránulos de cada uno cada 10 minutos 5 veces y luego 3 gránulos tres veces al día durante 2 días. No hay inflamación y el hematoma apenas se nota. Lo hago cada vez que mi hijo se da un golpe un poco fuerte, de esos que le hacen llorar. Y se nota la diferencia con los traumatismos en los que no le doy este tratamiento: los hematomas siguen su curso habitual, pasando de morado a verdoso y luego a amarillo.

    Algún efecto biológico tiene que haber para que disminuya el hematoma y se acelere su reabsorción. El efecto placebo aquí no existe: o hay hematoma o no lo hay. Y que no me vengan con el sesgo del observador (que soy yo, que veo mal) porque entonces las bolitas que le doy a mi hijo tienen el poder de «embrujar» a toda la familia, hermano «escéptico» incluido.

    Gracias por el blog y un saludo.

    • Gracias Soledad por asomarte a nuestro blog

      Como tu bien dices, acciones como las que observamos en Apis mellifica o Arnica son tan espectaculares que están por encima de cualquier «sesgo visual» que se quiera argumentar. El problemas es cuando me pongo la mano delante de los ojos para no ver lo que me muestran. Así el diálogo, la puesta en común, el intercambio de ideas, etcétera, es imposible.

      Mucha gracias de nuevo porque personas como tu son el testimonio fehaciente de una realidad que por mucho que se empeñen no puede ser ocultada.

      Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2020 Hablando de Homeopatía

La información proporcionada en este sitio web no pretende sustituir la atención médica o profesional. HdH® no se responsabiliza de que sea totalmente completa, ni del uso que de ella pueda hacerse. Para obtener un consejo profesional más riguroso y acertado, y resolver dudas, le recomendamos que consulte a un médico homeópata. Aceptar