¿Qué puede esperar de la homeopatía un paciente con fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad crónica idiopática que ocasiona un dolor generalizado tanto en los músculos como en el esqueleto. También viene acompañada de hiperalgesia (o experimentar más dolor de lo normal) y alodinia (dolor ante estímulos no dolorosos).

En España el número de personas que padecen esta enfermedad es algo mayor que la media mundial. Un 2,40% de la población frente al 2,10% mundial. A estas cifras habrá que sumar los costes económicos que supone la patología, ya que según últimos estudios[1] alcanzan más de 12.993 millones de euros anuales en España. En nuestro país casi la mitad de los pacientes con fibromialgia han perdido su capacidad de trabajo, el 23% han obtenido una pensión de incapacidad laboral reconocida y solamente el 30% tienen adaptaciones en el trabajo.[2]

Pero a estos números hay que sumar la pérdida de calidad de vida de la persona. Además del dolor, que es característico en los denominados “puntos gatillo” (parte posterior del cuello, hombros, tórax, región lumbar, caderas, espinillas, codos y rodillas), se asocian a menudo otros problemas como el colon irritable, migrañas, hormigueo en manos y pies, problemas de memoria y concentración entumecimiento y la  disminución de la capacidad física.

No se ha encontrado una cura para esta enfermedad pero si se ha avanzado en los tratamientos que se pueden dar a los síntomas. El tratamiento general debe incluir ejercicio y medidas de alivio del estrés, masajes o fisioterapia.

La ayuda de un psicólogo puede resultar muy útil antes de pasar a los tratamientos farmacológicos como los antidepresivos y antilépticos (por su efecto sobre el sistema nervioso). Otra ayuda que han ido incorporando diferentes especialistas, en particular en las unidades de dolor, ha sido la de la Medicina Complementaria. Ésta puede aportar alivio y calidad de vida a las personas que sufren dolor crónico.[3]

Si hablamos de homeopatía, de cuyas evidencias en fibromialgia he escrito ya en este blog, el tratamiento puede realizarse de varias maneras, incluso con el mismo paciente.

Como primera opción, por ejemplo si la persona está siendo tratada por otro problema y se busca proporcionar un cierto alivio a nivel sintomático, podríamos usar Ignatia Amara. Sólo ese tratamiento puede ser suficiente para aliviar los síntomas ansiosos-depresivos y las consecuencias sobre los síntomas físicos que experimenta el paciente.

Sin embargo, normalmente es más interesante abordar el problema con mayor profundidad. En este sentido es habitual buscar los desencadenantes de la fibromialgia: traumas físicos, emocionales, alteraciones en las áreas del cerebro que controlan el dolor, alteraciones del sueño o infecciones.

En la consulta de homeopatía, tenemos en cuenta cualquier situación que el paciente pueda identificar, aunque no siempre nos conduce a una posibilidad real de prescripción. Un ejemplo clásico de desencadenante que sí podemos tener en cuenta es el de situaciones en las que el paciente necesita reprimir sus emociones de estar siendo tratado injustamente o maltratado, dando paso a cierta rabia contenida de la que a veces ni siquiera es consciente, y que termina por manifestarse como un problema “psicosomático” que puede acabar consolidándose. Podemos ayudar al organismo a “cambiar el chip” o reajustarse (elaborar mejor la situación, es decir, “digerirla” y tomar perspectiva) gracias a medicamentos como Staphysagria.

A un nivel más exhaustivo, casi todos los pacientes pueden identificarse con un perfil: una combinación de problemas de salud (por ejemplo digestivos y vasculares) y una constitución que, a menudo, responde a un medicamento homeopático concreto propiciando una mejor regulación a nivel global. Con este tipo de abordaje, el paciente puede notar en primer lugar que disfruta de mayor estabilidad en el estado de ánimo y de mayor energía (ganas y fuerzas para hacer las cosas). Estos perfiles con toda probabilidad coinciden con variaciones génicas específicas, como ya se ha empezado a definir para los biotipos de la medicina ayurvédica.[4]

El conjunto de estas estrategias, que requieren diferente nivel de especialización en homeopatía, puede conseguir mejoras notables en el estado de salud de los pacientes que además, al provenir de una mejor capacidad interna de regulación que podemos poner en marcha gracias a estos medicamentos. Una ventaja adicional: al estimular el organismo, poco a poco el paciente puede ir necesitando dosis cada vez menos frecuentes, es decir que no solo puede reducir los fármacos convencionales que necesita[5], sino también depende menos de la medicina homeopática.

Un problema como la fibromialgia en el que se mezclan aspectos físicos y psicológicos, que ocasiona problemas funcionales a los pacientes, es el tipo de diagnóstico que suponiendo un problema para la medicina convencional, resulta muy abordable por la medicina homeopática.

 

[1] Cabo- Cabo-Meseguer A. Fibromyalgia: Prevalence, epidemiologic profiles and economic costs. Med Clin (Barc). 2017 Nov 22; 149(10):441-448. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28734619

[2] Collado A. Work, family and social environment in patients with Fibromyalgia in Spain: an epidemiological study: EPIFFAC study. BMC Health Serv Res. 2014 Nov 11;14:513. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25385047

[3] Vas J. Acupuncture for fibromyalgia in primary care: a randomised controlled trial. Acupunct Med. 2016 Aug; 34(4):257-66. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26879181

[4] Prasher B. Whole genome expression and biochemical correlates of extreme constitutional types defined in Ayurveda. J Transl Med. 2008 Sep 9;6:48.  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/18782426

[5] Sharples FM. NHS patients’ perspective on complementary medicine: a survey. Complement Ther Med. 2003 Dec;11(4):243-8. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15022657

 

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Médico y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, más tarde me titulé como Especialista Universitario en homeopatía clínica y tanto me atrajo su ejercicio (y sus resultados) que ahora soy profesor de homeopatía y formador-de-formadores en la academia internacional CEDH.

¿Qué me atrajo tanto? Descubrí que conociendo bien a los pacientes y sus problemas, y abriendo el abanico de posibilidades terapéuticas, podemos hacer más por cada uno de ellos. La homeopatía permite sacar el máximo partido a esta forma de trabajar, actualmente desde un centro médico de especialidades en Madrid.

Mi experiencia en investigación se remonta a la Unidad de Investigación de Álava, y pasé a dedicarme a ella profesionalmente en la empresa de servicios médicos Softmed, en el Laboratorio Servier y luego en el Departamento Medico de Laboratorios BOIRON. Ahora impulso los esfuerzos de investigación y divulgación de varias sociedades científicas alrededor de la Homeopatía y la Medicina Integrativa. Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía, tanto de sus bases elementales como de su aplicación en la consulta.

En este blog, espero aportar las notas de actualidad sobre investigación de una forma accesible y, cuando pueda, divertida o sorprendente.

2 Comentarios

Comentar
  • Hola, soy Pilar paciente con fibromialgia, espondilitis anquiosante, depresion y ansiedad, asma,…. estaba buscando por internet algo de homeopatia para mi caso y ncontre tu pagina, q ueria saber si me sugerias algo para mejorar… Tengo insomnio, migrañas k duran todo el dia y al despertar al dia sgte continuan asi.. Por 4,5 dias, cansancio perdida d memoria, estreñimiento, cambios de humor de llorar puedo pasar a discutir por tonterias… Y la lista se hace mas larga

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2018 Hablando de Homeopatía