Problemas comunes de los recién nacidos que pueden ser resueltos con Homeopatía

En un post anterior daba una visión de la variedad de situaciones del niño y de la madre que podemos resolver con medicamentos homeopáticos. El niño crece y en ocasiones aparecen los primeros trastornos, por lo general leves, de tipo digestivo, respiratorio, de la piel, las molestias de la dentición, alteraciones del sueño y otras situaciones que podemos solucionar satisfactoriamente con algunos medicamentos homeopáticos.

Veamos algunas de las más frecuentes:

APETITO

Las consultas relacionadas con las variaciones del apetito son de las más habituales en el quehacer diario del pediatra. Preocupan y estresan a los padres y requieren una valoración de conjunto del lactante a fin de distinguir la normalidad de una situación de enfermedad.

Medicamentos como LYCOPODIUM para la saciedad precoz, CHELIDONIUM útil en aquellos niños con un hígado funcionalmente lento constitucional o CHINA en aquellos niños fatigados y que se cansan, puede devolverles el apetito a aquellos niños que lo precisen.

GASTROENTERITIS/ DIARREA/ VÓMITOS

Las gastroenteritis son uno de los motivos frecuente de consulta en la pediatría de Atención Primaria. En los niños, el tratamiento se limita a la aportación de probióticos y a las recomendaciones dietéticas. No se utilizan antidiarreicos. Los medicamentos homeopáticos por su suavidad de acción nos van a permitir corregir tanto los vómitos como la diarrea e incluso en ocasiones ambos con el mismo medicamento.

En su mayoría de causa vírica, medicamentos homeopáticos como ALOE, PODOPHYLLUM, ARSENICUM ALBUM, IPECA o CHINA como algunos ejemplos, pueden acortar sensiblemente el tiempo de duración de la diarrea o los vómitos e incluso como en el caso de China, favorecer una recuperación más rápida del lactante, ya que tiene su indicación tanto para tratar la diarrea como para propiciar la vuelta a la normalidad en los casos de pérdida de líquidos corporales como ocurre en la gastroenteritis.

DERMATITIS SEBORREICA / DEL PAÑAL / ATÓPICA

Muchos padres conocen de la utilidad de los medicamentos homeopáticos para tratar las enfermedades  de la piel tanto en los niños como en los adultos.

La especificidad del tratamiento respecto del tipo de lesiones, su bondad en comparación con los tratamientos habituales como es el caso de los corticoides  y la posibilidad de actuar sobre la recaída de los problemas de piel, los sitúan de primera elección en patologías tan variadas como la dermatitis seborreica y atópica, psoriasis, urticarias, dermatitis del pañal, lesiones por hongos, verrugas de todo tipo y un largo etcétera, evitando incluso en ocasiones tener que recurrir a tratamientos engorrosos en los niños como es el caso de la cirugía en el caso de las verrugas.

ARSENICUM ALBUM, CANTHARIS, ARSENIUM IODATUM, ANAGALLIS, CALCAREA CARBÓNICA, APIS MELLIFICA, BELLADONA, ANTIMONIUM CRUDUM, THUYA O DULCAMARA son solo una expresión de entre muchos medicamentos útiles.

CATARROS / TOS

Ya he comentado en alguna ocasión la dificultad, y a veces imposibilidad, de encontrar medicamentos realmente adaptados a los niños, no solo en su presentación y sabor, sino en cuanto a efectos secundarios, seguridad, tolerabilidad, particularización y también por supuesto eficacia real, de lo que suelen adolecer no pocos de los fármacos convencionales para pediatría.

En homeopatía no tenemos mesolíticos, tenemos medicamentos como EUPHRASIA, ALLIUM CEPA, KALIUM SULFURICUM  O BICHROMICUM, HYDRASTIS, etcétera,  que escogemos de manera personalizada según las características de las secreciones. No nos engañemos, los lavados nasales con frecuencia no son suficientes y a los padres no les es agradable hacer pasar al bebé ese mal trago.

Lo mismo ocurre con la tos, la homeopatía contempla diversas sustancias muy eficaces para tratar la tos  como DROSERA, IPECA, CORALLIUM RUBRUM  RUMEX CRISPUS o COCCUS CACTI entre otros muchos, que escogeremos  en función de las características de la tos con lo que obtendremos un óptimo y personalizado resultado.

BRONQUIOLITIS

En los 2 últimos y 2 primeros meses del año se produce la mayor incidencia de casos de bronquiolitis por las condiciones climáticas ambientales de frío y humedad y el predominio de los virus, estos últimos responsables de la mayoría de casos.

La edad más frecuente de presentación es en menores de 2 años (aunque pueden presentarse hasta los 5 años) y no hay ningún estudio clínico que demuestre utilidad alguna de los medicamentos habitualmente utilizados: broncodilatadores y corticoides inhalados, mucolíticos y corticoides vía oral.

¿Qué podemos hacer entonces para tratar a esos pequeños lactantes si como dicen los estudios nada de lo que se utiliza es eficaz?

Como he comentado en post anteriores, los medicamentos homeopáticos nos permiten tratar la bronquiolitis tanto desde la vertiente curativa como preventiva.

Medicamentos como ANTIMONIUM TARTARICUM, IPECACUANA, ARSENICUM ALBUM y otros muchos pueden  ser muy eficaces para tratar una crisis aguda de bronquiolitis, sin que ello sea óbice para utilizar simultáneamente  otros medicamentos convencionales cuando la clínica o la evolución así lo sugiera.  Como en todo acto médico, la clínica y la evolución imponen el tratamiento a prescribir dentro de las distintas posibilidades terapéuticas y como es lógico siempre en función del conocimiento que tenga el médico de las mismas. Así por ejemplo, mientras en países como Francia la kinesiterapia ocupa un lugar destacado en el tratamiento de la bronquiolitis en el lactante, en nuestro país se está introduciendo progresivamente con excelentes resultados, por ahora en adultos hospitalizados, en servicios de neumología.

Si por experiencia clínica considero muy útil el tratamiento homeopático del episodio agudo de bronquiolitis, no es menos interesante y eficaz el resultado que se obtiene con una adecuada prevención con medicamentos homeopáticos tanto en casos leves como en aquellos más rebeldes.

Como pediatra que soy desde hace muchos años, atiendo niños con episodios de bronquiolitis bastante espaciados – a veces de seis a doce meses – y otras veces niños que visitan las urgencias hospitalarias con frecuencia requiriendo adrenalina.

En todos los casos el tratamiento es adaptado a cada curso evolutivo, bien con medicamentos homeopáticos en exclusiva, otras veces junto con broncodilatadores e incluso corticoides y en muy pocas ocasiones solo con fármacos convencionales. He podido comprobar que cuando debo  simultanear medicamentos homeopáticos con medicamentos convencionales me permite ajustar el uso y la dosis de estos últimos, disminuyendo la posibilidad de efectos secundarios.

Como he comentado otras veces AVIAIRE, BLATTA, PROSTAGLANDINA F2, ARSENICUM ALBUM y un amplio número de medicamentos, son bastante eficaces en la prevención de las en general, frecuentes recaídas de la bronquiolitis, bronquitis y neumonías.

OTITIS

No es infrecuente que en curso de un catarro, el lactante presente dolor en el oído por una otitis catarral del conducto auditivo externo. La inmadurez inmunológica y las características anatómicas del oído del bebé facilitan su aparición. BELLADONA o FERRUM PHOSPORICUM pueden ser una buena solución de este problema pudiendo utilizarlo desde los primeros días de vida.

Evidentemente hay mas situaciones que podemos tratar con homeopatía: dentición, enuresis, trastornos del sueño, celos…, pero por esta entrega ya esta bien.

Llevo tantos años trabajando como pediatra y utilizando medicamentos homeopáticos, entre otros, que nadie me puede hacer dudar de su eficacia y seguridad. La aceptación y creciente demanda por los padres es una baza más a favor de su uso, ellos tienen la última palabra.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

7 Comentarios

Comentar
  • Muchas gracias Jorge por tu claridad y facilidad de lectura de tus textos.
    En estos pequeños pacientes es tan eficaz y segura la homeopatía.
    Abrazos

  • Gracias Dr. Manresa. Una edad en la que pocos medicamentos podemos usar para tratar esas patologias, y gracias a la homeopatia nos da una posibilidad.

    • Gracias a ti José Miguel por entrar a nuestro blog.

      Lo que se afirma hay que constatarlo en el día a día de la consulta, y nosotros lo hacemos, incluso en aquellas enfermedades que “no se curan solas”, al contrario de lo que afirman los homeófobos.

      Un cordial saludo.

  • Dr. Manresa de qué manera mas clara ha hecho un repaso por todas aquellas patologías invernales por las que, con mas frecuencia, consultan los papás para sus hijos.
    Los homeópatas somos incansables, curiosos e inquietos y por eso no dejamos de compartir nuestra satisfacción con el resultado de los tratamientos utilizados.
    Muchas gracias, pero aprovecho, también, para hacer llegar mi agradecimiento a todos aquellos papis que nos confían lo mas valioso que tienen: la salud de sus pequeños.

    • Hola Nieves, los que tratamos niños con medicamentos homeoipáticos sabemos lo satisfactorio que es poder contar con medicamentos útiles, seguros y bien tolerados y aceptados.

      un cordial saludo. Gracias por tu lectura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2018 Hablando de Homeopatía