¿Por qué artículos como este sobre homeopatía no se publican?

¿Qué hacen los homeópatas? nos preguntan a veces muchos amigos, pacientes y colegas ante la desproporcionada ofensiva anti-homeopática actual. ¿Por qué no contestan también con artículos o cartas? ¿Dónde están? ¿Por qué no protestan y salen más?

Bueno, salir salimos las (pocas) veces que nos llaman los medios… Y en cuanto a la prensa, la mayor parte de lo que enviamos no se publica y no queda constancia, ya sean cartas de protesta o artículos con visiones diferentes a ese nuevo pensamiento único pseudoescéptico convertido en santa cruzada.

Y como muestra un botón. En uno de los diarios nacionales más importantes se han publicado, en los últimos meses, varios artículos de opinión no ya contrarios a la homeopatía, lo cual puede ser comprensible, sino claramente irrespetuosos para con profesionales como mínimo tan dignos como los firmantes de esos artículos. Así que con nuestra probada ingenuidad también nosotros enviamos un artículo que el diario, por si teníamos alguna duda, no consideró oportuno publicar por pintorescas razones. Ni por derecho de réplica, vaya.

¿Qué tienen aquellos artículos que no tenga el nuestro? o ¿Qué tienen aquellos firmantes que no tengamos nosotros?  Bueno, pues eso lo dejo a la opinión de los lectores de este blog… Juzguen ustedes…

Mi artículo era éste: 

Y AHORA LOS HOMEÓPATAS TAMBIÉN SE COMERÁN A LOS NIÑOS

Pues sí. Después de que se nos ha relacionado, en algún medio sin ir más lejos, con camellos y drogas, vendedores de crecepelos, de azúcar, timadores, charlatanes, nigromantes, necios y cualquier otra ocurrencia a cada cual más afortunada, este es el titular que hasta el más lerdo de los arúspices estaría esperando.

Sí, arúspices, esos antiguos adivinos etruscos que leían el futuro examinando las entrañas de los animales, otra brillante y perspicaz comparación reciente esta vez para exigir que directamente nos proscriban,”fuera del Estado, la razón y la ley”.

Pues nada, hombre, a mandar, que ya nos hemos acostumbrado a este profundo y elevado nivel intelectual, científico y de respeto en el que nos movemos desde hace un tiempo.

Es igual que todos seamos médicos, especialistas, muchos con el grado de doctores, trabajadores en la sanidad pública o investigadores…

Es igual que nos hayamos formado en las mismas facultades que nuestros compañeros y que, por tanto, no seamos ni nos consideremos alternativa a nada.

Es igual que mostremos las evidencias científicas en los foros en los que se nos demande y en las (pocas) oportunidades que nos dan los medios. Es igual que esas evidencias estén publicadas en revistas de referencia no homeopáticas de reconocido prestigio.

Es igual que digamos que somos los primeros en estar abiertos a la discusión de los aspectos que sean, como es habitual en ciencia.

Porque una cosa es el escepticismo y otra el negacionismo. No existe rasgo menos científico que éste. El verdadero espíritu científico consiste en investigar y no en negar porque sí. ¡Cuántas veces la ciencia ha avanzado yendo a contracorriente de algunas de las verdades aparentemente incontrovertibles de la época!

Es igual que digamos que la homeopatía es una herramienta más, como otras, que suma y que se añade a lo que ya sabemos o conocemos. Que es segura. Y, en nuestra práctica clínica cotidiana, efectiva. Que podemos utilizarla en bebés, ancianos, embarazadas y pacientes polimedicados. Y que eso es muy digno de tener en cuenta dado que los efectos secundarios de los fármacos de la medicina convencional (que son los nuestros también) ya son la tercera causa de muerte en USA y otros países.

Es igual que muchos países de nuestro entorno, esos a los que queremos parecernos en tantas cosas, como Suiza, Francia, Alemania, Austria, Reino Unido… la incluyan en sus sistemas nacionales de salud. Y que sus medicamentos sean totalmente legales y regulados a nivel europeo.

Es igual que su abordaje de la enfermedad sea profundamente humanista, en donde el paciente es el verdadero centro. Porque para practicar buena homeopatía debemos conocer al paciente. Conocerlo bien no sólo en sus síntomas físicos, sino en los emocionales, en sus sentimientos, en sus circunstancias vitales. En su totalidad y en su individualidad más plenas. Y con un tratamiento realmente personalizado. Esa es la pasión que nos mueve. Y no por ello dejamos de prescribir medicamentos convencionales. Y nunca vamos a recomendar a un paciente que deje tal o cual terapia (oncológica, por ejemplo) como se ha dicho. Todo eso no es sino una ofensa más a nuestra profesionalidad.

Sin embargo, así están las cosas. Por eso, seguramente, ya es igual todo lo que digamos. Es igual, porque como le pasa a Josef K., el personaje de Kafka, algún tipo de tribunal de no se sabe dónde ya dictó no se sabe qué sentencia condenatoria en un indefinido y opaco proceso.

Y es que las críticas son legítimas por duras que sean pero a lo que asistimos es a un enfebrecido acoso inducido por una industria pseudoescéptica dogmática y negacionista, que quiere apropiarse e imponernos a todos su idea de ciencia, de medicina y de ética.

Porque todo esto, en el fondo, no va sólo de homeopatía. Va de médicos con un método que les ayuda a ser mejores profesional y personalmente. Va del derecho que tienen los pacientes, una vez informados, a elegir el tipo de tratamiento que desean. Va de pensamiento único, una vez más, disfrazado de ciencia. Va de ética (también la periodística). Va de tolerancia y de respeto. De libertad. Va, en fin, de muchas de esas cosas en las que pensamos para hacer de este mundo un lugar un poco más decente.

Y por eso vamos a seguir ahí. Aunque sea igual. Por todo eso.

Sobre el Autor

Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga
Dr. Gonzalo Fernández-Quiroga

Nací en un pequeño pueblo de montaña donde por la noche se contaban historias. Ahora ejerzo de médico (y docente) en Barcelona; actualmente soy director académico del Máster de Medicina Homeopática de la AMHB (Academia Médico Homeopática de Barcelona), pero sobre todo sigo escuchando historias. Historias extrañas, dramáticas, desesperanzadas, vitales. Intento curarlas o aliviarlas con mi arte y con mi ciencia. En la consulta con un paciente, y todos lo somos, busco comprender su historia verdadera. La historia verdadera de cada uno de nosotros.

Me apasiona la literatura, el cine y la comunicación. La belleza de todas las cosas. El humor. Todo es como debe ser jaja. La vida.

Como médico (y científico) aún creo en la antigua magia de las palabras. Ordet.

37 Comentarios

Comentar
  • Hola, soy una persona q sufre de Prurigo nodular desde hace muchos años, he visitado a varios dermatólogos y ninguno me da solución pues parece q es una enfermedad q no tiene cura, también he probado acupuntura y otros métodos pero ninguno ha funcionado. Si el doctor me dice q tiene cura haré todo lo q me indique y creeré en la homeopatía. El movimiento se demuestra andando.
    Gracias, espero respuesta.

  • Enhorabuena por su artículo. Me ha encantado porque a los que somos creyentes de esta brujería maravillosa que es la Homeopatia, nos reconforta ver como alguien preparado puede hablar bien clarito de esta ciencia que “CURA” cualquier enfermedad. El problema es que muchas de sus palabras caerán a saco roto. Como dice un buen amigo mío neurhomeopata es como tocar violines a los cerdos. Pero hay que seguir informando y concienciando de la verdad sobre esta gran ciencia que es la homeopatia. Gracias por luchar por ella y defenderla y por el respeto a todos los médicos que contribuyen a mejorar el sistema sanitario

    • Hola Pilar,
      es cierto que parece que muchos de nuestros mensajes no se visualizan y que en algunos medios no nos publican ni como derecho de réplica pero creo que todo tiene su efecto… Poco a poco… Y a pesar de las dificultades vamos a seguir ahí difundiendo esta apasionante terapéutica
      un saludo y muchas gracias por tu comentario

  • Hola buen día! Yo creo en la homeopatía y en sus beneficios, pero desafortunadamente a veces me veo contaminada por pensamientos que me vienen, sobre todo cuando me siento mal, de que tome el medicamento alópata para este padecimiento. Me diagnosticaron hipotiroidismo subclínico y estoy en tratamiento homeopático desde hace una semana. He tenido la presión baja por 3 semanas y problemas de circulación, me siento entumida de las manos y de las piernas. Cuánto tiempo más debo esperar para ver resultados?

    • Hola Gabriela,
      no se trata tanto de creer como de mejorar de la afección que es lo que todos los médicos buscamos.
      Y pensar en tomar el tratamiento convencional no es en absoluto nada “contaminante”. Muchas veces pueden (o deben) utilizarse los dos. Somos médicos antes que nada.
      En tu caso es el médico el que debe valorar todos esos síntomas que me comentas porque es quien conoce mejor tu situación.
      Te recomiendo pues que te dirijas a él con la confianza que sabrá resolver tus inquietudes tanto de esos malestares como de le evolución. En todo caso, una semana es un tiempo muy corto. Y a veces hay que cambiar los medicamentos. Pero verás que seguro que la homeopatía puede ayudarte.
      Muchas gracias por tu comentario y gracias por seguirnos
      un saludo

  • un artículo que merece la pena leer.
    como cualquier texto va dirigido a quién con espíritu abierto y limpio de prejuicios está dispuesto siempre a aprender

    gracias, amigo

    • Querido José Ignacio,
      ojalá que todos aprendiéramos a tener, aunque fuera un poco, ese espíritu abierto y limpio, lo más posible, de prejuicios.
      El mundo, simplemente, sería muy distinto
      un fuerte abrazo

  • Fíjate bien que ahora también, para todo este tema de la homeopatía, va a tener más validez la palabra de un doctor en Química, sin experiencia con pacientes, que la de un doctor en Medicina que sí la tiene… y de pasada sólo digo que la homeopatía también se usa en veterinaria y en bebés, en cuyos casos no sé dónde puede estar ese efecto placebo en el que tanto se apoyan los detractores, el caso es que, haya o no, efecto placebo, el resultado es que los “acólitos” de la homeopatía siempre estaremos menos medicados y tendremos más opciones disponibles para solucionar nuestros problemas de salud que aquellos que la desprecian… así de simple.

    • Hola José Juan,
      sí, más allá de placebos (ya lo hemos explicado en otros posts) y de opiniones más o menos fundadas en la experiencia de lo que se trata es de tener más opciones. Así de sencillo. Y de intentar también estar menos medicados. Y como no es obligatorio, el que no quiera que no lo haga.
      Poco más hay que decir
      Muchas gracias por el comentario y por seguirnos
      un cordial saludo

  • Toda la naturaleza q dios creo era para alimentarnos y curarnos el cuerpo ,y el alma y para eso dejo todo lo q es hierbas y el hombre debía investigar para q servían o q curaban …tienen s todo .a la mano solo hay q cultivarlo y aprender sus poderes

  • Quien paga los artículos en contra de la homeopatia a quien perjudica que cada ves mas pacientes elijan estos tratamientos efectivos son pues se están gastando MUCHO dinero para intentar desprestigiarla piensen las personas inteligentes cuestionan lo que leen un saludo a todos.

    • Cierto Sergio que poderoso caballero es don dinero pero allá cada cual con su manera de hacer las cosas. Yo creo que debemos tenerlo en cuenta pero sobre todo nos tenemos que fijar en cómo las hacemos nosotros para mejorar en la transmisión y el conocimiento de eso que sabemos es de gran ayuda para los pacientes.
      Muchas gracias por tus reflexiones y por seguirnos.
      un saludo

  • No os publican nada por un motivo muy sencillo: absolutamente todo lo que decís los homeópatas son patrañas sin fundamento científico alguno. Son payasadas para sacar dinero a los ingenuos.
    Y no hablo “desde la ignorancia”, como sí hacen algunos ahí arriba. Soy doctor en Química y considero un deber destapar los engaños de sinvergüenzas como los homeópatas.
    Este país necesita una mayor educación científica para que no pasen estas cosas…

    • Hola Loendal,
      pues estoy totalmente de acuerdo con usted en su última frase sobre que este país necesita una mayor educación científica. Coincido absolutamente. Es más, hasta me permitiría decir que este país necesita incluso, mucho antes que eso, una mayor educación (así, a secas). De este modo un doctor en química podría expresar su discrepancia de acorde a ella ¿no le parece?

    • Es país necesita una mayor abertura de mente. Decir que eres Doctor en Química y no ignorante indicas que todo el que no sea doctorado en química es ignorante. Por otro lado yo podría decir que soy Bioquímica, total quien puede saber si es cierto o no.

      Facilito enlace de un estudio científico de homeopatia, a pesar de no ser doctorada en química.

      http://www.catedrahomeopatia.org/siteresources/pdf/catedra/investigacion/actualizacion-evidencias-cientificas-homeopatia.pdf

    • Sr Loendal.

      Curioso como pide educación sin tenerla o, al menos, sin hacer uso de ella.
      Respeto en la discrepancia es lo primero en una mente científica. Pero bueno, estamos acostumbrados.
      Y, por supuesto, que estaríamos encantaos de recibir cualquier reflexión o aportación científica y médica que desee enviarnos.

      Saludos.

      • Pues sí Guillermo… mi respuesta fue muy parecida… es chocante pero es así y aunque estamos un tanto acostumbrados como dices no deja de sorprendernos…
        un fuerte abrazo amigo

    • Sólo es una palabra pero te agradezco mucho el comentario porque eso nos da fuerza “para seguir ahí”… y sabemos que hay mucha gente detras…
      gracias por ello
      un abrazo

  • Estimado doctor. Por más artículos que me cuelen en revistas afirmando que la tierra es plana, no lo es. Me dirán, mire usted este aeropuerto, ¿cómo puedes decir que la tierra no es plana?
    Quiero decir, la homeopatía se basa en un principio tan intrínsecamente absurdo desde el punto de vista médico que todo lo que usted pretenda demostrar no merece el tiempo que se tarde en leerlo. Sabe usted perfectamente ( y se lo calla) que los metaanálisis sobre el tema no arrojan ningún beneficio de la homeopatía frente a placebo Si usted cree que a la gente se le cura hablando despacito con ella, se ha equivocado de profesión. Para eso están las religiones. Su titulo de médico no le autoriza a prescribir un NADA para curar un ALGO.
    Si esto lo hubiera dicho durante la carrera, no hubiera aprobado.
    Placebo caro, eso es la homeopatía.
    Naturalmente, esto es sólo mi opinión. Tranquilo, que aún le quedarán cientos de acólitos a los que curar con agua (¿bendita?)

    • Hola Gregorio,
      pues su opinión queda clara (algo que, por cierto, nosotros no podemos hacer en el diario al que me refiero en al artículo).
      Y le agradezco que aunque “lo que (yo) pretenda demostrar no se merece el tiempo que se tarde en leerlo” usted si se haya tomado ese tiempo e, incluso más aún, haya hecho este comentario.
      Gracias por ello y espero seguir suscitando su interés aunque no esté de acuerdo conmigo
      un saludo

      • A perseverar y seguir adelante con vuestro buen trabaJo .A mi la verdad es que los detractores me dan bastante pena , la manera de crear polemica dice mucho de su estado emocional .
        Entiendo que alguien pueda estar en desacuerdo , o no quiera usarlo ,
        pero os poneis en evidencia y hay algo que lo que careceis , la capacidad de observacion, por eso haceis sentencias .
        Al 10 se llega de muchas maneras , que vosotros tengais la incapacidad de buscar otros caminos , no quiere decir, que otros no lo puedan hacer .
        La ignorancia es muy osada.

        • Gracias Misi,
          en mi artículo ya hay un link también a una página con una serie de evidencias al que ya no me he referido en la respuesta. Ahí está para el que quiera leerlo.
          Y como dices esto va más allá de la sana e higiénica discrepancia. Pero allá cada cual con su educación y sus formas de expresarse.
          Nosotros a lo nuestro aunque aveces no sea fácil.
          Un fuerte abrazo y gracias por tu constancia y tus certeros comentarios

  • Enhorabuena, un comentario excelente, la perseverancia y la constancia hará que con el tiempo todo se ponga en su lugar, la homeopatía es una ciencia demasiado valiosa para prostituirla, y la evidencia de su efectividad es aplastante.
    Muchas gracias y no desista en su labor
    Fruitós

    • Hola Fuitós,
      en eso estamos. Y como digo al final del artículo ahí vamos a seguir porque ya no sólo es una cuestión homeopática… Es de libertad del paciente y del médico… Y de que “ciencia” es una palabra demasiado grande para que unos pocos quieran apropiársela…
      un abrazo

  • Gracias por este articulo, creo que resume el acoso al que nos están sometiendo como médicos y homeópatas.Me gustaría con tu permiso publicarlo en Facebook.

    • ¡Y tanto Esther!… todo lo que publicamos aquí lo hacemos con la idea de que pueda llegar al máximo de gente para dar una información veraz de qué es y cómo nos puede ayudar la homeopatía… y este artículo concreto aún más porque precisamente fue rechazado después de haberme sugerido que se publicaría…
      muchas gracias por tu colaboración y por seguirnos
      un abrazo

    • Gracias amigo Guillermo…. tú y todos los demás compañeros del blog también tenéis mucho que ver en ello porque es gracias a nuestras interminables discusiones y correcciones como nos vamos ayudando a explicarnos mejor.
      Lo malo es que algún medio que da voz un día sí y otro también a artículos no ya contrarios sino claramente irrespetuosos con profesionales con un bagaje profesional y ético encomiable tenga una “línea editorial” semejante y ni tan siquiera nos conceda el derecho de réplica
      otro fuerte abrazo

  • Muy buen artículo, efectivamente, en este país hay mucha ignorancia, pero ánimo, el trabajo que hacen dará sus frutos. Gracias por sus artículos.

    • Hola Ana,
      a lo mejor somos un poco ingenuos otra vez pero creemos que lo que hay es mucho desconocimiento de lo que es y cómo puede ayudar la homeopatía, así que vamos a seguir con este trabajo de siembra que al final seguro que dará, ya lo está haciendo, sus frutos como bien dices.
      un abrazo y gracias por seguirnos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014