¿Es lenta la Homeopatía? Aclarando falsos mitos

Una de las falsas ideas más extendidas sobre la acción de los medicamentos homeopáticos es la de que son lentos. Este es uno de los comentarios más comunes incluso entre los pacientes. Éstos llegan a la consulta con la idea que les han dado sus familiares o amigos, la de que la homeopatía es eficaz y segura pero tarda mucho tiempo en hacer efecto; frente a los medicamentos convencionales que son mucho más rápidos en proporcionar el efecto esperado aunque tengan efectos secundarios.

Esta percepción tiene que ver con el contexto fundamental en el que se usa la homeopatía en nuestro medio. Es el contexto de la enfermedad crónica. Muchos de los pacientes que atendemos y que buscan complementar su tratamiento con medicamentos homeopáticos suelen hacerlo al no encontrar en las terapias más convencionales el alivio esperado a su dolencia o por no poder tolerar los efectos secundarios propios de ese tratamiento que están siguiendo.

Se tratan de personas con enfermedades de larga evolución, muchas de ellas incurables, que llevan mucho tiempo con el tratamiento y lo que buscan es mejorar su calidad de vida. Y aquí no es que la Homeopatía sea lenta sino que los procesos de curación o de alivio en este tipo de patologías pueden requerir de un tiempo prolongado hasta encontrar los resultados deseados.

Por eso, para valorar realmente la rapidez con la que pueden actuar los medicamentos homeopáticos y romper este mito podemos recurrir al ejemplo de las enfermedades agudas. Se tratan de situaciones en las que la mayoría de los pacientes piden a los medicamentos un alivio casi inmediato. Muchas veces los medicamentos homeopáticos funcionarán solos perfectamente para cubrir el cuadro y en otras ocasiones acompañarán a otros medicamentos y terapéuticas.

He aquí algunos ejemplos de situaciones en las que, en mi experiencia, han evolucionado de una manera rápida y favorable cuando se incluye la homeopatía en su abordaje.

Veréis que bajo el nombre de la patología pondré una serie de medicamentos homeopáticos; son algunos de los medicamentos más frecuentemente utilizados en esa indicación. En todo caso lo que quiero señalar es la ventaja en términos de rapidez de curación que tendrá en todos estos cuadros el utilizar los medicamentos homeopáticos.

1. Herpes

El herpes es una de esas lesiones con las que los pacientes más se sorprenden en cuanto comienzan a usar la homeopatía. Los brotes son mucho más leves, duran mucho menos tiempo y queda menos marca tras la lesión. Si, además, se aplican toques locales con caléndula en tintura madre, la evolución suele ser fabulosa.

Alguno de los medicamentos más utilizados son: Rhus Toxicodendrom, Apis Mellifica, Mezereum y Cantharis.

2. Gastroenteritis agudas (GEA)

Lo que además ocurre con estos cuadros de diarreas y vómitos, al igual que con otros muchos, es que desde el punto de vista convencional no tienen más que un tratamiento de sostén mientras el propio organismo se cura solo.

Los medicamentos homeopáticos, al actuar estimulando las defensas del paciente, consigue no solo aliviar los síntomas sino acortar significativamente el tiempo de evolución y, lo que es más importante, minimizar la convalecencia.

Medicamentos más utilizados: Arsenicum Album, Podophyllum o Aloe Socotrina.

3. Conjuntivitis aguda

La homeopatía se muestra muy resolutiva tanto en los cuadros de conjuntivitis vírica como en las causadas por alergias, exposición al frío o a algún agente irritante. El pronóstico mejorará si se acompaña al tratamiento con algún colirio que contenga Euphralia.

En estos casos se recomienda: Euphasia, Aconitum, Argentum Nitricum y Hepar Sulfur. 

4. Sinusitis

La sinusitis es una de esas situaciones agudas que tiende a cronificarse, por lo que será esencial un buen tratamiento en la fase aguda previa a esta consecuencia. Si no se consiguiera, una sinusitis crónica no responde a los antibióticos, en cambio la homeopatía dará grandes alegrías a este respecto.

Los medicamentos más usados son: Hepar Sulfur, Mezereum, Cinnabaris y Kalium Bichromicum.

5. Esguinces y traumatismos

En esa ocasión debo contar una experiencia propia. En una ruta por el monte acabé torciéndome el tobillo. Conmigo llevaba preparados un par te tubos de Árnica y de Ápis, de modo que nada más sufrir el incidente comencé a tomar los gránulos. En 20/30 minutos el tobillo estaba muy hinchado y no era capaz de apoyar el pie. Aún así seguí tomando los gránulos y dándome una crema de árnica en la zona. A la mañana siguiente, nada más despertarme ya podía apoyar el pie, la inflamación apenas se notaba y el dolor casi había desaparecido.

Una experiencia propia que demuestra el uso de la homeopatía en un cuadro sobreagudo.

Medicamentos frecuentes: Árnica, Apis, Ruta y Symphytum.

6. Amigdalitis y faringitis

Aunque en algunos casos tendremos que valorar el uso añadido de algún antibiótico, muchos de estos cuadros evolucionarán muy rápida y favorablemente con el uso exclusivo de medicamentos homeopáticos.

Medicamentos más utilizados: Mercurius, Belladonna, Phytolacca o Hepar Sulfur.

Las toses tan molestas que provocan este tipo de cuadros suelen encontrar rápido alivio con una buena indicación del medicamento homeopático adecuado. Son cuadros que se producen muy frecuentemente tras una exposición a un frío intenso, en el contexto de una infección vírica o durante la convalecencia de algún cuadro infeccioso de vías respiratorias altas.

En estos casos se puede recomendar: Aconitum, Hepar Sulfur o Spongia Tosta.

7. Laringitis

Las toses tan molestas que provocan este tipo de cuadros suelen encontrar rápido alivio con una buena indicación del medicamento homeopático adecuado. Son cuadros que se producen muy frecuentemente tras una exposición a un frío intenso, en el contexto de una infección vírica o durante la convalecencia de algún cuadro infeccioso de vías respiratorias altas.

En estos casos se puede recomendar: Aconitum, Hepar Sulfur o Spongia Tosta.

8. Resfriado común y gripe

Podemos estar acostumbrados a que curarnos solos de la gripe y resfriados en 7 días. En cambio, con un tratamiento de medicamentos homeopáticos el tiempo se reduce.

La gripe y la mayoría de los resfriados son cuadros víricos para los que no tenemos ningún medicamento convencional realmente eficaz matando a esos gérmenes. Pero como el medicamento homeopático lo que hace no es matar el microorganismo directamente sino que lo hace estimulando las propias defensas del paciente, conseguimos aliviar los síntomas y acortar el proceso y la convalecencia. Además se mejorará el sistema inmunológico del paciente

Medicamentos frecuentes: Allium Cepa, Kalium Iodatum, Aconitum, Arsenicum Album y Gelsemium.

9. Hemorroides

Una de las molestias más difíciles de soportar ya que las hemorroides pueden inflamarse, sangrar, provocar dolor, etc. El porcentaje de la población que sufre este problema es muy importante, siendo las embarazadas un colectivo especialmente susceptible.

Medicamentos homeopáticos como Aesculus Hippocastanum, Hamamelis, Lachesis o Arnica serán rápidos y seguros para tratar esta patología.

10. Ansiedad

En Hablando de Homeopatía hemos escrito mucho sobre la salud emocional. La homeopatía se utiliza para recuperar el equilibrio emocional y fortalecer nuestra psique. No tener en cuenta a los medicamentos homeopáticos a la hora de tratar los problemas emocionales supone una mala estrategia para los pacientes. La homeopatía aporta una visión integradora del sufrimiento emocional; el cual conecta nuestro dolor con sus manifestaciones en el cuerpo.

Ejemplos de medicamentos: Ignatia, Aconitum, Gelsemium o Arsenicum Album.

Por último, para conseguir los mejores resultados nunca debemos olvidar consultar siempre con un médico experto en homeopatía. Él sabrá indicar el tratamiento más adecuado para cada caso individual ajustando las dosis, la frecuencia de toma y la conveniencia o no de combinarlo con otros medicamentos y terapéuticas.

 

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

4 Comentarios

Comentar
  • He estado leyendo algunos de tus artículos y me gusta como escribes.
    Tengo vagas nociones de homeopatía y muchas veces me ha ayudado.
    Me podrías ayudar a encontrar algún médico homeópata en zaragoza q tú sepas de su valía y eficacia, para niños y adultos
    Gracias por leerme

    • Hola M. Carmen.

      En nuestra pestaña de “buscar homeópata” podrás encontrar compañeros médicos cualificados en Homeopatía en Zaragoza que podrán seguro ayudarte. De todas formas, si te parece, te mandaré también por correo privado el contacto de un compañero al que conozco personalmente; es un gran médico con mucha experiencia en Homeopatía.

      Muchísimas gracias por leernos y por tu comentario. Te mando un abrazo y espero que el contacto te sea de ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014