La homeopatía y la libertad de médicos y pacientes

Los acontecimientos van muy deprisa en el mundo homeopático en los últimos tiempos. De la ofensiva antihomeopática tan desproporcionada e injusta, que aún se mantiene, hemos ido pasando lenta pero paulatinamente a una serie de escritos en blogs, diarios, etc. por parte de científicos no necesariamente adscritos a la homeopatía o personas del mundo universitario, de la cultura, periodistas, que se empiezan a preguntar el porqué de todo esta campaña y con valentía alzan la voz contra esta visión parcial y restringida que algunos nos quieren imponer en ciencia.

En este estado de cosas queremos clarificar pues algunos aspectos a los que nos hemos ido refiriendo en este blog desde sus comienzos.

1. La homeopatía es un método experimental.

Surge a comienzos del siglo XIX y creo que todos estaremos de acuerdo al menos en que representó un avance en la medicina de la época. En efecto, en un tiempo donde los medicamentos más habituales eran las sangrías y sanguijuelas y una serie de brebajes y pócimas sin relación apenas con las enfermedades Hahnemann y otros médicos de la época (no fue el único) hacen la siguiente reflexión: ante de dar una sustancia debemos conocer los efectos de dicha sustancia. Y se conjuran para volver a la cabecera del enfermo, a que el enfermo vuelva a ser protagonista más allá de las especulaciones teóricas.

Eso le llevó a experimentar sustancias para comprobar sus efectos, primero en sí mismo, como han hecho innumerables científicos a lo largo de la historia, y más tarde en voluntarios para así poder aplicarlas después a los enfermos.

Su idea, como buen ilustrado que creía sobre todo en la razón y el progreso humanos, era que la medicina “se pareciera lo más posible a la ciencia matemática”.

Un verdadero escéptico el Dr. Hahnemann, él sí.

O sea que sus concepciones eran de lo más científicas para su tiempo. Ideas que, como no puede ser de otra manera, han ido evolucionando y perfeccionándose a través de la experiencia y hallazgos de centenares de médicos y científicos homeópatas y los propios avances de la ciencia en general.

Aprendamos entonces algo de historia antes de decir según qué cosas de cómo nació la homeopatía

2. La homeopatía tiene evidencias científicas

Las evidencias están publicadas en revistas homeopáticas y no homeopáticas de evaluación por pares (o expertos). Hay metaanálisis, revisiones sistemáticas, estudios observacionales, estudios en plantas, animales y estudios de laboratorio donde se muestran, sobre todo en estos últimos, los efectos biológicos de las altas diluciones. Estos estudios de laboratorio están repetidos una y otra vez en diferentes centros y por diferentes autores. Ahí están para ser revisados en su caso. Ese es el procedimiento habitual en ciencia. Los que no lo crean o compartan en vez de darnos pseudolecciones de química ¿por qué no los refutan?

Y no dedicaremos al asunto del placebo ni una línea. Como si los médicos no supiéramos qué es ya sea cuando prescribimos medicamentos convencionales u homeopáticos.

Todos estamos de acuerdo también que debería haber más estudios, claro, pero todo este conglomerado de evidencias cuanto menos sugerirían más investigación y no negaciones dogmáticas a las que determinados círculos nos tienen tan acostumbrados.

3. La medicina es un arte y una ciencia.

Si aplicásemos los mismos criterios estadísticos de evaluación en nuestra medicina convencional igual que se hace en homeopatía ¿con qué nos quedaríamos? Como se sabe hay grandes lagunas que convertirían a muchos de los procedimientos y medicamentos que utilizamos habitualmente en no científicos en sentido estricto. Prestigiosos autores convencionales hablan de cómo la mayor parte de los estudios publicados o no sirven o simplemente son apéndices de la industria. Hablan de cómo la MBE ha sido desvirtuada hasta hacerla casi una caricatura de sí misma. ¿Dónde está entonces esa frontera tan socorrida de las “evidencias”, necesarias en ciencia por otra parte? ¿Cuántas razones ideológicas o de otro tipo se ocultan en todo este asunto?

4. El método científico es una construcción humana

Sí, para entender y explicar la realidad. No es neutro ni aséptico como eminentes filósofos de la ciencia han puesto de relieve. Y ciencia es algo más que método científico.

Estamos abiertos a la discusión de cualquiera de los aspectos homeopáticos como hemos hecho siempre que se nos ha requerido (véase Jornadas OMC, Semergen, etc.)  y todo el mundo tiene derecho a opinar, faltaría más. Pero que personas que no han visto un paciente en su vida y que no tienen experiencia clínica alguna se permitan pontificar/nos sobre qué es lo mejor para los pacientes no nos parece de recibo. 

5. Ética

Como comentó uno de nosotros, el Dr. Gualberto Díaz, en el debate Semergen, una terapia, la homeopática, que es compatible con otras intervenciones, que el paciente informado desea incorporar, que sus efectos adversos son mínimos o muy poco frecuentes y que hay mínimas interacciones descritas, las guías éticas hablan de tolerar aunque su efectividad fuese discutida.

Cuando además no existe ninguna pérdida de oportunidad con una adecuada praxis ejercida por médicos.

Por ello nos parecen más intolerables aún las faltas de respeto a las que asistimos con tanta frecuencia. Admitimos criticas pero no lecciones éticas, sobre todo de individuos que no dan ningún ejemplo de ello.

Y es cansino tener que decirlo pero por si acaso recordamos que, como médicos que somos, estamos en contra de cualquier abuso a personas enfermas o vulnerables se utilice el método que se utilice (convencional, homeopático o patafísico). ¿Queda claro?

6. Regulación

Las TMNC son un realidad en todo el mundo y lo van a seguir siendo por diferentes motivos. Las instituciones debería avanzar en una adecuada regulación para separar el grano de la paja y que los profesionales que se dediquen ello estén bien formados. En este sentido es contradictorio retirar másteres de homeopatía cuando más de la mitad de la población confía en ella y más de un 80% esta satisfecha y lo recomendaría a otras personas.

Esto cuando la homeopatía acaba de ser ratificada (junto a otras TNMC) en los servicios de salud de Suiza y lo mismo sucede en otros países avanzados europeos… Cuando además la OMS recomienda su integración… ¿es que aquí somos más listos que nadie?

7. Medios de comunicación

No vamos a descubrir ahora que los medios de comunicación no son neutrales. Tienen sus propietarios y tienen perfecto derecho a tener su línea editorial en cualquier asunto. Allá ellos. Pero tampoco es de recibo que periodistas que pertenecen o han pertenecido a según qué organizaciones beligerantes contra la homeopatía informen sobre ella. Alguien que tiene a gala pertenecer a un partido político ¿informa sobre ese partido? Pues eso pasa en homeopatía. Y, ¿es ético no ya que se nos critique, que puede ser comprensible, sino que se de cabida un día sí y otro también a indignas y burdas falta de respeto y, al mismo tiempo, no se nos permita ningún derecho a réplica?  Esa es también la situación que se está dando en algunos medios.

8. Los pacientes

Como hemos dicho estamos dispuestos a seguir discutiendo cualquier aspecto homeopático por controvertido que sea. Pero hay algo que nos importa mucho más que los estudios, las evidencia y los metaanálisis y que esos que no han visto un paciente en su vida no han entendido ni entenderán probablemente nunca: lo que más nos interesa es el paciente. Y entre todo esta campaña de aparente dogmatismo cientifista no nos da tiempo a hablar de aquello que nos apasiona y en lo que la homeopatía es más robusta y fascinante: su comprensión de la enfermedad y su acercamiento al paciente.

Por ello desde aquí invitamos a cualquier médico o científico honesto, que más allá de los tópicos y pre-juicios que pudiera tener, se acerque a conocer de verdad qué es lo que hace a la homeopatía tan atractiva a tantos profesionales a lo largo de la historia y por qué los pacientes de toda clase y condición tiene ese tan alto grado de satisfacción con ella.

Y, finalmente, un llamamiento a la libertad de prescripción del médico, ateniéndose al código deontológico para una mejor salvaguarda de los derechos de los pacientes, y la libre opción terapéutica del paciente informado.

En una palabra, sólo eso. Homeopatía y libertad.

Sobre el Autor

Hablando de Homeopatía

Una aproximación a la salud y el bienestar desde la homeopatía: Ciencia, experiencia y vocación por las personas.

Hablando de Homeopatía nace como RESPUESTA A LA DEMANDA DE INFORMACIÓN RIGUROSA por parte de los usuarios y profesionales sanitarios que se interesan por esta terapéutica.

12 Comentarios

Comentar
  • Excelente artículo, claro, conciso y como siempre te caracteriza respetuoso.
    Lo voy a publicar en facebook.
    Gracias Gonzalo

    • Hola Ana Carmen,
      la verdad es que este es un artículo de grupo y responde a nuestra manera de ver la situación y nuestra manera de exponerlo que siempre ha sido educada y respetuosa. Todo el grupo de HDH ha participado ya sea con sus aportaciones o su inspiración, aunque yo responda los comentarios.
      Por eso nos halaga la repercusión que está teniendo
      Gracias por colaborar en su divulgación
      un fuerte abrazo

  • Dr. Gonzalo Fernadez, excelente escrito, abierto, coherente, directo, más que respetuoso ante la cerrazón de quienes no ven más allá. La historia de la ciencia y la evolución de la misma ha seguido siempre el camino del “Open minded”. Gracias por este artículo.

    • Hola Rubèn,
      sí, ciencia es una palabra muy amplia y algunos nos quieren imponer su visión restringida… Por eso digo que todo esto va más allá de lo puramente “homeopático”…
      Gracias por tu comentario y transmito también tus felicitaciones al resto del grupo
      un cordial saludo

    • Gracias compañeros
      es muy estimulante comprobar la pujanza de la homeopatía también en otros lugares del mundo…
      Un saludo afectuoso y gracias por seguirnos

  • He compartido la nota en las redes sociales. Es muy clara y asertiva en los conceptos. Acuerdo con lo ubicado y OJALA despierte interés en quienes aún no la conocen.

    • Gracias por compartir Ana porque ese es nuestro objetivo: explicar de manera fácil y comprensible el porqué consideramos tan útil para los pacientes esta metodología.
      Por su comprensión del enfermar y del ser humano y, claro está, por sus resultados.
      un abrazo

  • Totalmente de acuerdo.
    Sobre todo llama la atención la pobreza a la hora de argumentar de los pseudoexpertos. Sólo repiten frases hechas. No razonan. Ni siquiera escuchan. Es lo más anticientifico que existe.
    Además olvidan que antes que el método científico está el método empírico, es decir, el basado en la experimentación. Y sin experimentación no se pueden corroborar las hipótesis con lo cual, no habría tampoco método científico.

    • Hola Ana,
      sí, no es fácil tener discusiones con quien sólo descalifica. No vamos a gastar un minuto en ello. Pero, como decimos, abiertos a discutir con educación y contenidos como hemos hecho hasta ahora.
      un abrazo

  • Aunque no quieran, la homeopatia es la medicina del futuro.
    La experiencia en la clínica y la evolución cientifica lo corroboran.

    • Gracias Montse,
      seguro que una muy buena opción compatible con la convencional lo seguirá siendo ahora y después…
      un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014