“Homeopatía y dermatitis atópica: una solución para Andrea”

Atiendo en la consulta a Andrea desde hace unos meses en la que la visitado en 3 ocasiones.

Andrea es una adolescente de 14 años aquejada de dermatitis atópica desde que era un bebé. Comenzó a empeorar sobre los 4 años y actualmente la padece de manera continua, tiene lesiones continuas en flexuras de codos, piernas y cuello con la piel engrosada por el rascado a las que se añaden brotes en los que aparecen mas lesiones y las existentes empeoran. Ha recibido todo tipo de tratamientos, corticoides tópicos orales y tópicos, antihistamínicos y antibióticos, incluso tratamientos reservados a formas más severas de la enfermedad como la fototerapia e inmunosupresores. El picor es insoportable.

Acudió a la consulta por primera vez  hace 5 meses desesperada -ella y sus padres- por la ineficacia de los tratamientos anteriores. Las lesiones aparecían muy rascadas. Realice una amplia anamnesis y una exploración completa tanto de las lesiones  como a nivel general.  Andrea es una niña bastante delgada, que habla poco durante la consulta y a la que observo la llamada lengua geográfica, acné juvenil y labios secos y agrietados.

Sus padres me comentan que es una niña con buen apetito, que prefiere la comida salada y que bebe poca agua, no es especialmente activa y la consideran sociable.

Le prescribo un tratamiento con medicamentos homeopáticos de las lesiones eccematosas,  claramente infectadas por el rascado, volverá en un mes.

En la siguiente visita, Andrea me refiere estar mejor del picor pero las lesiones y el acné persisten. Como ya tengo una idea perfilada desde la visita anterior de la tipología de la niña, profundizo en la anamnesis sobre su comportamiento, manera de ser, ocio, sentimiento, relación con sus padres, etc. Los resultados del interrogatorio confirman la sospecha inicial. Se trata de una niña seria, poco cariñosa y poco comunicativa a la no que le gusta el consuelo cuando discute con sus padres o tiene algún problema que le ronda en la cabeza.

Le prescribo un medicamento adaptado a sus características físicas, psíquicas y de salud, y otro para sus lesiones de acné. Me llamará en 3 semanas.

Cuando me llama la mejoría es ostensible, ya no tiene picor, las lesiones casi han desaparecido y el acné ha mejorado bastante para la edad que tiene.

Por desgracia hace 2 semanas  el padre de Andrea vuelve a llamarme porque Andrea ha tenido un brote importante en la cara, llora mucho y no quiere ir al instituto para que no la vean así.

Cuando la niña acude a la consulta se la ve muy seria y se le aprecia en la cara un fuerte brote de dermatitis atópica.

Conociendo la tipología de Andrea, tras interesarme por los síntomas dirijo el interrogatorio a su situación familiar y escolar. En casa está bien, no ha habido problemas con los padres y allí se siente segura.  Con las preguntas apropiadas me intereso por el instituto y la relación con sus compañeros. En poco tiempo las lagrimas resbalan por sus mejillas aunque en ningún momento cae en el llanto, se mantiene seria y solo habla cuando le pregunto. Está sufriendo un mal de nuestros tiempos, el llamado “bulling”. Hay una serie de compañer@s que le dan de lado, se ríen de ella, la insultan y la ridiculizan. Solo tiene una amiga. Sus padres creen conocer solo una pequeña parte del problema ya que no les cuenta casi nada.

Imaginar esa situación agravada por la presencia del brote facial de dermatitis en una adolescente con su personalidad se hace duro. Le prescribo el tratamiento para su “tipo sensible” a diario y me llama a los 10 días para contarme que esta mas animada y los eczemas prácticamente han desaparecido.

El tratamiento con medicamentos convencionales habría pasado casi con seguridad por la toma de corticoides tópicos y/u orales y quizá algún ansiolítico. Hay otros tratamientos mucho más respetuosos con el organismo y no por ello menos eficaces, solo es cuestión de conocerlos y entender sus reglas de prescripción.

Andrea es una niña cuyo tipo sensible se describe en uno de los más importantes medicamentos  homeopáticos y presenta unas características psicológicas muy determinadas. Se trata de en general  adolescentes taciturnos, solitarios, muy sensibles poco comunicativos  o cariñosos, que demandan mucho cariño y a los que cuesta mucho el abrir sus sentimientos al exterior. Son adolescentes que caen con frecuencia en la tristeza y la depresión y que somatizan mucho en la piel. Su rechazo por el consuelo agrava aún mas la resolución de su problema. En lo físico, son niños delgados pese a lo bien que comen y con avidez por la sal. Otras características físicas, de salud y psicológicas completan el cuadro que, “eureka”, coincide bastante con la descripción física, psíquica y de enfermedades de nuestra pequeña paciente.

El tratamiento de Andrea no es ni mas ni menos que el trabajo clínico de un médico entrenado en el método homeopático y que trasciende del síntoma objetivo a lo subjetivo que el paciente verbaliza, adquiriendo un valor descriptivo de primer orden y sin que se pierda en el camino la mas mínima rigurosidad científica o profesional. “Soy yo el que padece la enfermedad, déjeme que le cuente”. No es una somatización mas, le ocurre a Andrea y su psique.

Por las características de la enfermedad, nunca podré decir que he curado la dermatitis atópica de Andrea pero si que puedo evitar que tenga brotes y tratar los conflictos psicológicos y emocionales a los que su personalidad la conduce y que tienen su reflejo en la piel. La psicoterapia hará el resto.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

6 Comentarios

Comentar
  • Buenas noches, tengo una niña pequeña de apenas 18 meses q tiene la piel atopica según la pediatra, desde bebe siempre ha tenido muchas babas y su pecho y cuello bastante enrojecido me decian q era normal por el tema de los dientes, pero el ultimo mes esta toda llena de sarpullidos, pero sobre todo los muslos y el cuello son lo peor porque estan como abultados , y no me gustaría tener q tratarla con corticoides, me gustaría saber que puedo hacer y como me pueden ayudar. Gracias

    • Hola Natalia, se por experiencia lo que sufren los padres al ver la piel de sus hijos tan afectada y la impotencia de no ver una mejoría duradera en ningún momento.
      Los medicamentos homeopáticos funcionan muy bien para tratar este tipo de problemas, ya que se adaptan a las características de la enfermedad en su hija y pueden ademas actuar sobre la tendencia a repetirse.
      En nuestra página de inicio puedes encontrar un directorio de médico homeópatas donde elegir el mas próximo a tu zona. No es necesario que sea pediatra.
      Un cordial saludo y muchas gracias por leernos.

      Jorge

  • Tengo dermatitis atópica de contacto no especificada… Nada me funciona… Llevo 4 años así, es una comezon insaciable, hicieron cortes de piel y nada… Todas las cremas posibles, remedios, Etc.
    Nada funciona!!

    • Hola Yolanda. La dermatitis de contacto es una forma de dermatitis alérgica especialmente rebelde al tratamiento salvo evitar el contacto con aquellas sustancias que te lo desencadenan
      No obstante, se puede plantear un tratamiento homeopático que tenga en cuenta tus características personales para minimizar cuando no hacer desaparecer tu reactividad cutánea. Es por ello que te aconsejo visites un médico homeópata de tu zona. Si no conoces ninguno puedes buscar en la pestaña “Busca un homeópata” en la página de inicio de nuestro blog.

      Espero haberte sido útil y te doy las gracias por entrar a nuestro blog para informarte.

      Un cordial saludo. Jorge

  • Creo que este texto explica de la mejor manera posible en que consiste el trabajo del médico homeópata y comienzas con una palabra que no deja lugar a dudas: atiendo…
    Atender es prestar toda la atención en un asunto, la salud de esta niña, que es un asunto importante, y al mismo tiempo significa poner todo el empeño en ayudarla.
    ¡Felicidades!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014