Homeopatía y vacunas: ¿son incompatibles?

Existe una controversia, son muchos los que piensan que los homeópatas somos enemigos de las vacunas.

Como médicos homeópatas consideramos que la homeopatía es una herramienta más con la que contamos para tratar a nuestros pacientes. Nosotros usamos vacunas y antibióticos como un instrumento más, y no existe ninguna directriz que dictamine la incompatibilidad de la homeopatía con las vacunas. Estos medicamentos han demostrado con el paso del tiempo su eficacia y sus beneficios tanto a nivel individual como en términos de salud pública. Sin embargo, igual que con cualquier otro medicamento, deberíamos hablar de cómo utilizarlas.

Tanto los pediatras como los padres, se plantean las siguientes preguntas: ¿qué vacunas ponemos? ¿cuándo las ponemos? ¿a qué edad las ponemos? y ¿cómo ponemos esas vacunas?

El debate en torno al uso de medicamentos es, no sólo lícito, sino también necesario en medicina. Tanto los antibióticos como las vacunas han salvado millones de vidas alrededor del mundo. Sin embargo, no podemos obviar que un sobreabuso de estos medicamentos también puede ser perjudicial. Por ejemplo, en la actualidad estamos viendo cómo algunas bacterias se vuelven resistentes a los antibióticos convencionales, haciendo que estos pierdan su eficacia.

Es importante señalar que todos los médicos que practicamos la homeopatía somos simples informadores de las ventajas e inconvenientes de los posibles tratamiento disponibles, incluidas, por supuesto, las vacunas. Si el paciente decide no ponérsela, parece que los culpables seamos nosotros. Se trata de una generalización errónea que nos perjudica gravemente.

Generalizar no es bueno, por lo tanto, afirmar que los homeópatas estamos en contra de las vacunas no tiene nada que ver con la realidad. Es más, los resultados de varios estudios realizados el año pasado asegura que más del 70% de los homeópatas son totalmente partidarios de las vacunas a nivel mundial. Entonces, ¿por qué por el hecho de ser homeópata tengo que ser contrario a las vacunas?

No hay ningún medicamento malo, el problema es cómo los usamos. Por ejemplo, a veces preferimos usar un medicamento homeopático en vez de uno convencional porque los primeros estimulan los propios recursos del organismo para curarse. Esto no quiere decir que uno sea peor que el otro. Por eso se hace tan necesaria la figura del médico. Será él quien valore qué tratamiento o tratamientos serán los mejores para cada paciente y circunstancia.

Nos gustaría remarcar, una vez más, que las vacunas son buenos medicamentos y necesarios en nuestra sociedad. Lo que tenemos que hacer con ellas es utilizarlas de la mejor manera posible para que nuestros pequeños puedan disfrutar plenamente de sus beneficios preventivos.

Sobre el Autor

Hablando de Homeopatía

Una aproximación a la salud y el bienestar desde la homeopatía: Ciencia, experiencia y vocación por las personas.

Hablando de Homeopatía nace como RESPUESTA A LA DEMANDA DE INFORMACIÓN RIGUROSA por parte de los usuarios y profesionales sanitarios que se interesan por esta terapéutica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014