Homeopatía y salud mental.

Podar, abonar y poner al sol.

Me gusta la gente que sabe mirar más allá de lo ortodoxo. No me entandáis mal, ya sé que en muchas ocasiones la norma incluye lo correcto, pero de ahí a creer que siempre es así por definición… pues no.

Y me gustan las personas que saben distanciarse, elevarse por encima de lo normativo, de lo oficioso, para cuestionarlo. Pero no porque sí, como una actitud vital, sino porque en ese momento y en relación a esa situación en concreto sienten que las cosas pueden (y deben) hacerse mejor.

Hace tiempo escribí un post que titulé Un psiquiatra en pie de guerra en honor al título de la entrevista que se hacía al Dr. Allen Frances en un medio escrito.

El Dr. Allen Frances es un psiquiatra neoyorquino con cerca de 50 años de experiencia profesional.

Fue decano de la facultad de psiquiatría de Duke y uno de los padres del DSM, el mismo libro que critica duramente en esta entrevista.

El DSM es el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales que elabora la Asociación Estadounidense de Psiquiatría y, en definitiva, lo que viene a decirnos es cuáles de los comportamientos humanos pueden considerarse una enfermedad mental y así ser susceptibles oficialmente de ser medicados con psicofármacos.

Creo que es un post que merece una relectura y más en estos tiempos en donde muchos nos quieren convencer de que los psicofármacos son la única alternativa de salud mental. Y, de hecho, parece que lo están consiguiendo a tenor del aumento constante del consumo de estos fármacos entre la población, incluso ahora ya también entre los niños.

Y me gusta que un hombre como el Dr. Frances, con casi cinco décadas de profesión a la espalda, con un prestigio profesional consolidado, sin ninguna necesidad de complicarse la vida e ir contra corriente, lo haga. Por una medicina mejor.

Hay otro gran psiquiatra al que también admiro profundamente por eso: por pensar lo que dice y decir lo que piensa, el Dr. Javier Aizpiri. Lo admiro por eso y por su impresionante carrera profesional.

Además, al Dr Aizpiri tengo el placer de conocerle personalmente y de haber compartido incluso mesa con él y con su equipo hablando de psiquiatría, homeopatía, ciencia y medicina. He acudido a varias conferencias suyas e incluso tuve el privilegio de entrevistarle en una ocasión en mi programa de radio de los domingos a la mañana en Radio Popular de Bilbao.

Él siempre suele comentar muy orgulloso que, además de médico, también es agricultor y es un orgullo que nace del genuino amor que este hombre siente por la Naturaleza y sus misterios. Y suele decir que en la Naturaleza y, por supuesto en el ser humano, todo lo que tenemos que hacer para encontrar el equilibrio es: Podar, abonar y poner al sol. Me encanta y lo suscribo.

Y qué significa podar, abonar y poner al sol. Pues vamos con ello.

Podar

Como ya decían los sabios y viejos médicos naturistas: Para curar primero hay que limpiar.

En la Naturaleza nada funciona adecuadamente cuando los deshechos no se eliminan convenientemente. Cuando en un ecosistema los tóxicos se acumulan por encima de su capacidad de eliminación aparece el desequilibrio y la enfermedad. No olvidemos que el ser humano no deja de ser un ecosistema más integrado en otros muchos.

Así que lo primero que tenemos que poner en marcha cuando buscamos la salud es una buena limpieza. Esto pasa por podar, sacar lo inútil, lo que estorba y ensucia. Y lo más importante de todo, ensuciar lo menos posible.

Yo soy un convencido defensor del vegetarianismo como ya dejé claro en otro post que publicamos también ya hace tiempo. El vegetarianismo (o en su defecto una dieta con la menor presencia de alimentos de origen animal) es la forma de alimentarse más respetuosa con nuestro cuerpo y con el medio ambiente, que menos residuos genera dentro y fuera de nuestro organismo. Creo que sería la forma de alimentarse de una sociedad  madura, solidaria y respetuosa de sí misma y de su entorno.

Así que instalada una alimentación que no ensucie, que no sature nuestras vías y mecanismos de eliminación, puede ser muy útil en muchos casos hacer una depuración. Aquí podemos utilizar diferentes estrategias: caldos de verduras depurativos, infusiones de plantas medicinales, ayunos, semiayunos y dietas restringidas…teniendo en cuenta que éstas serán siempre medidas limitadas en el tiempo y bajo la supervisión de un médico experto. Sobra decirlo pero ahí queda.

Y en este sentido de la detoxicación del organismo, los medicamentos homeopáticos van a resultarnos de gran ayuda al poder actuar a dos niveles:

  • Por un lado, activando nuestros principales órganos de eliminación con medicamentos como BERBERIS, SOLIDAGO, NUX VOMICA, LYCOPODIUM, ANTIMONIUM CRUDUM, entre otros muchos.
  • Y también contribuyendo a eliminar tóxicos y metales diversos con mayor eficacia de nuestro organismo como varios estudios muy significativos sobre humanos y animales han demostrado.

Pero no solo hay que cuidar de detoxicar nuestro cuerpo, también hay que atender a nuestros pensamientos y emociones. Vivimos muy a menudo con nuestra mente y nuestro corazón llenos de rencor, tristeza, desilusión, desesperanza, amargura, rabia… Son emociones y pensamientos que nos envenenan, que nos contaminan. No tenemos que olvidar que la vida nos aporta las experiencias y nosotros elegimos la calidad de los pensamientos y emociones con las que las afrontamos. Y no digo que sea fácil, digo que es posible ¿Acaso no somos dueños de nuestros pensamientos y sentimientos? Pues eso.

Abonar

Y después de limpiar hay que nutrir y lo que vemos a este respecto es que muchas personas están sobrealimentadas pero malnutridas por la elección de su dieta y por la calidad de los alimentos que ingieren.

Yo resumiría los elementos básicos de una dieta saludable en dos apartados, alimentos a consumir y alimentos a evitar. Y siempre que sea posible consumir alimentos de cultivo o crianza ecológica, sin pesticidas, sin abonos químicos y, si se consumen alimentos de origen animal, criados con amor y dignidad.

Alimentos a consumir:

  • Cereales integrales: arroz, mijo, quinoa, trigo sarraceno.
  • Frutas de temporada.
  • Pescado, la mejor proteína animal muy rica además en grasas saludables.
  • Verduras de temporada.
  • Frutos secos y semillas: nueces, almendras, semillas de girasol, sésamo… Pequeños tesoros nutricionales llenos de minerales, vitaminas, aminoácidos y grasas “de las buenas”.
  • Frutas secas: pasas, orejones, ciruelas, higos…Otros pequeños tesoros de la naturaleza y el ingenio humano.
  • Huevos, con moderación y ecológicos.
  • Aceite de oliva virgen extra ecológico.
  • Y si queremos endulzar algo, miel o melazas mejor que cualquier otra cosa.

Alimentos a evitar o consumir con mucha moderación:

  • Dulces, azúcar refinado, refrescos y zumos industriales.
  • Alimentos precocinados e industrializados.
  • Carne y embutidos. No son necesarios en una dieta saludable pero pueden estar presentes si son de calidad y con moderación.
  • Lácteos. Lo mismo, no son necesarios salvo durante la lactancia. En cuanto el mamífero se desteta, deja la leche y se nutre perfecta y completamente con su dieta de adulto. Si se quiere tomar algún lácteo, los mejores son los ácidos como el yogur o el kéfir.
  • Aceites refinados.
  • Cereales y harinas refinadas. Ojo, los cereales de caja de desayuno son más golosinas que alimentos.

El grave problema de la alimentación de nuestros niños y adolescentes es que les damos demasiada carne, dulces, bollería, alimentos no cocinados en casa y muy pocas legumbres, frutas, cereales integrales y pescado. Lo dicen los expertos.

Y no solo nos nutre lo que entra por nuestra boca, también lo hace lo que entra por nuestros ojos y oidos, nuestra mente y nuestro corazón.

Cuando comemos un alimento no nos lo “tragamos todo”, seleccionamos y separamos lo comestible de lo que no lo es y eso es algo que debemos aprender a hacer con lo que entra en nuestro ser a todos los niveles. Las informaciones, pensamientos y sentimientos tóxicos deben ser filtrados y desechados igual que hacemos con lo incomestible. Insisto, “no nos lo traguemos todo”.

Poner al sol

Y, por fin, solo queda dejar hacer a la Naturaleza, a la inmensa inteligencia de nuestro organismo, esa misma inteligencia que sabe cicatrizar una herida o curar una gripe.

Y aquí, en esta fase, la Homeopatía sí que puede ser un elemento clave al actuar, precisamente, estimulando los recursos y los sistemas propios de autocuración y reequilibrio del organismo.

Todas las técnicas, terapéuticas y medicamentos que tenemos en medicina pueden ser útiles y necesarios en un momento dado pero nada de ello tiene sentido si no empezamos por comprender que lo fundamental en el camino hacia la salud es “no molestar a la Naturaleza”, dejar a nuestro organismo desarrollar todo su potencial de autocuración.

Así que a podar, abonar y poner al sol; a limpiar, nutrir y a estimular nuestros propios recursos de curación. Y después lo que haga falta. 

Gracias Dr Aizpiri, Javier, por tus enseñanzas y tu inspiración.

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

4 Comentarios

Comentar
  • Para mi es una metáfora muy sabía , soy lectora y defensora de la homeopatía, sólo que nunca e tenido el gusto de poder ponerme en contacto con un médico homeopático , porque las consultas en ocaciones son muy caras y no la tengo a mi alcance , vivo en tenerife y padezco de una depresión hace muchos años ,con muchos altos y bajos y siempre k tengo un bajón , más sicofarmacos , como me pueden ayudar a encontrar un médico homeopático reconocido en esta especialidad en tenerife norte. Muchas gracias estaré a la espera .

    • Hola Lucía.

      Voy a enviarte a tu correo unas cuantas referencias de profesionales en la isla que espero pueda serte de utilidad.

      Muchas gracias por leernos y espero de corazón que puedas encontrar alivio pronto. Yo tengo muy buena experiencia con la Homeopatía y creo que podría ser un gran aliado en tu proceso, en tu camino.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014