Homeopatía, no sólo durante embarazo y parto, también para el lactante

La indicación de los medicamentos homeopáticos comienza durante todo el embarazo y parto. En esa situación vital de la mujer, prima la prudencia a la hora de tratar cualquier problema de salud para, como es lógico, evitar o minimizar la posible repercusión de los fármacos, tanto en la madre como sobre todo, en el feto que alberga, mucho más frágil.

En esto los medicamentos homeopáticos ganan por goleada.

Trataremos cuadros agudos y disfrutaremos de la posibilidad de actuar sobre las enfermedades que tienden a repetirse o aquellas que son crónicas, obteniendo en general buenos resultados, por supuesto en función del proceso que se trate.

El pediatra que incorpora los medicamentos homeopáticos en su práctica habitual busca ese medicamento que elegirá en función de la información recogida – de las características morfológicas y de comportamiento, y de sus antecedentes personales y familiares – que mejorará o hará desaparecer la tendencia a la recaída, algo que en pediatría es muy valioso como muchas madres y padres saben.

En el niño, las enfermedades se manifiestan en general de una manera más limpia. No existe la contaminación propia de la toma crónica de fármacos, alimentación, hábitos, etcétera, lo que facilita una mejor respuesta a los medicamentos homeopáticos que a otras edades y una definición mayor de su conjunto, físico, psíquico, y hereditario.

Es más que redundante hablar de las ventajas de los medicamentos homeopáticos. Seguridad, eficacia, aceptación, tolerabilidad, prácticamente nula toxicidad. Sin dosis en función de peso, edad u otros medicamentos.

Los pediatras estamos muy escasos de nuevos fármacos eficaces, bien aceptados y, puestos a pedir, por qué no, con mínimos o ningún efecto secundario. La realidad es que como no utilizamos fármacos crónicos ni de precio medio-alto, no somos rentables.

Por ejemplo los jarabes para la tos llevan más de 30 años en el mercado, los mucolíticos son unos medicamentos, más de costumbre que curativos, que en la mayoría están registrados para utilizar en mayores de 2 años. ¿Qué hacemos con los lactantes de menos edad?

Los padres tienen la palabra. Sus opciones siempre deben partir de lo que les prescribe un profesional de la salud cualificado, de modo que sea la elección que realicen pensando en la salud de sus hijos sea siempre beneficiosa. Y ésta debe respetarse. Los pediatras no podemos escudarnos en “esto es lo que hay” cuando existen otros medicamentos eficaces y seguros utilizados con normalidad en países avanzados de nuestra querida Comunidad Europea. Como siempre llegamos los últimos.

Veamos algunas de las indicaciones más frecuentes y conocidas:

PRE Y POST PARTO

Clásicamente se utilizan medicamentos homeopáticos del tipo de ACTAEA RACEMOSA y CAULOPHYLLUM para armonizar las contracciones y preparar el útero para un buen discurrir del parto. Así lo refrendan tanto las matronas como las mismas madres por comparación con partos en los que no tomaron homeopatía.

Tengo varias pacientes matronas y todas me comentan lo mismo, “se nota cuando la parturienta ha tomado homeopatía previamente al parto, el cuello del útero está más blando y el parto se desarrolla mejor, de hecho continuamos administrándola durante el parto”

Si el planteamiento  homeopático preparto es muy útil para la embarazada, no lo es menos la terapéutica postparto que permite una más rápida recuperación materna y previene las complicaciones de sangrado, hematomas e infecciones.

CEFALOHEMATOMA /CAPUT SUCEDANEUM

Se trata en ambos casos de un abultamiento que palpamos bajo la piel del cuero cabelludo del bebe a las pocas horas de nacer. En ambos casos se soluciona en general espontáneamente aunque, raramente, se complica aunque suele producir preocupación en los padres.

La prescripción de ARNICA MONTANA facilitará una más rápida reabsorción de la colección de sangre trayendo la tranquilidad a los padres.

MASTITIS

Cuando la madre comienza a dar el pecho al recién nacido, no es infrecuente  durante el primer mes la aparición de la llamada mastitis. Una infección de la leche en los conductos que la vehiculizan fuera del pecho hacia el pezón.

Tradicionalmente se prescribe un antibiótico en ocasiones no compatible con el mantenimiento de la lactancia, amén de las molestias, posible fiebre e intranquilidad de la madre por no poder alimentar a su bebé.

Medicamentos como PYROGENIUM, BELLADONA, BRYONIA o PHYTOLACCA son muy útiles para revertir la mastitis en muy poco tiempo y no que hay que tomar precauciones especiales a la hora de dar de mamar al bebé. Decenas de casos tratados me corroboran su gran rapidez de acción y  eficacia 

RETIRADA DE LA LACTANCIA

En ocasiones por enfermedad materna o bien por decisión materna, procede retirar la lactancia. Del mismo modo que podemos utilizar RICINUS  a dilución baja para fomentar la producción de leche materna, podemos utilizar el mismo medicamento a dilución alta para facilitar la retirada de la lactancia siendo muy eficaz y seguro.

MUGUET / MUGUETE

Tampoco es infrecuente que por dentro de los labios, mejillas o lengua  del lactante aparezcan manchas blancas que no podemos retirar con una gasa como en el caso de las producidas por leche. Es el llamado muguete, infección producida por el hongo Candida Albicans.  BORAX, NATRUM CARBONICUM o MERCURIUS SOLUBILIS resultan muy útiles y evitan tener que recurrir a antifúngicos lo que junto con aumentar la limpieza de biberones y/o pezones y utensilios de alimentación del bebé, se solucionará con el problema.

COLICO DEL LACTANTE

Se trata un padecimiento frecuente en los lactantes y que provoca desesperación en los padres por lo reiterado del llanto, encogimiento de piernas y/o rechazo del alimento del bebé. La causa continúa no estando clara y  los intentos de tratamiento son muy variados.

El cólico del lactante es un motivo frecuente de consulta al médico homeópata ya que medicamentos como COLOCYNTHIS, DIOSCOREA o NUX VOMICA entre más de 20 medicamentos disponibles, consiguen reducir e incluso hacer desaparecer las molestias digestivas del pequeño devolviendo la tranquilidad a los padres. Puedo dar fe de su eficacia, rápida acción  y la ventaja de administrarlo al ritmo de las molestias.

REFLUJO GASTROESOFAGICO

Es un fenómeno que ocurre con relativa frecuencia en los lactantes sobre todo en los de corta edad, si bien es cierto que su intensidad es muy variable.

El tratamiento actual consiste en primer lugar en medidas posturales y si es preciso fármacos como Ranitidina, Omeprazol o Lansoprazol .

¿Porqué utilizar este tipo de fármacos en un bebé de pocos meses cuando disponemos de medicamentos homeopáticos como CAJUPUTUM, ROBINIA, ASA FOETIDA O NUX VOMICA entre otros para solucionar de manera segura y adaptada al lactante los problemas de regurgitación?

Como hemos podido ver las posibilidades de utilizar medicamentos homeopáticos en el preparto, parto, postparto, y primeros meses del recién nacido son amplias. En un próximo post, abordaremos  las ventajas de tratar con homeopatía otras situaciones clínicas del bebé y niño pequeño.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014