Homeopatía y fisioterapia: en la integración está la clave

Dentro de las ciencias médicas hay distintos perfiles de profesionales, y todos buscamos la salud de nuestros pacientes, bien en el mantenimiento del estado de salud, bien en la mejoría de una persona enferma o bien buscando una mejor calidad de vida. Hasta hace unos años cada uno trabajaba en su parcela, en su campo de actuación dando la espalda a las demás. Incluso dentro de esas parcelas habría una subespecialización, por ejemplo en medicina, donde hay médicos de familia, o ginecólogos, urólogos, traumatólogos, dermatólogos… No es difícil pensar que nadie tiene la razón en cuanto a la salud, a la enfermedad, nadie tiene la solución para no enfermar, o para curar. Es por ello, que poco a poco surgieron unidades de trabajo multidisciplinar y que actualmente se llama “Medicina Integrativa”.

Cuando uno empieza a trabajar en el área integrativa se enriquece personalmente y profesionalmente. Primero, porque aprende a compartir conocimientos y experiencias; y segundo, y más importante, por conseguir una mejoría de los pacientes de una manera más significativamente y con menos iatrogenia.

Personalmente en problemas de salud que atañen a los problemas del aparato locomotor (artrosis, lumbalgias,…), del dolor (migrañas, dolor menstrual,…) o de lesiones deportivas (esguinces, contracturas musculares, tendinopatías,…) he llegado a la conclusión por mis años de experiencia clínica que la combinación de tratamientos consigue una mejoría más rápida e intensa en los pacientes. Tengo el privilegio de colaborar con fisioterapeutas de una enorme calidad humana y gran profesionalidad y que entre ambos protocolizamos tratamientos conjuntamente para la mejoría del paciente.

Quisiera poneros el ejemplo de un paciente con una lesión deportiva como una tendinopatía. El fisioterapeuta tiene mucho que decir y aportar al diagnóstico y tratamiento de este perfil de pacientes. Si alguno de vosotros practica algún deporte entenderá perfectamente a este paciente. Por lo general, el paciente deportista suele acudir al profesional tarde, cuando ya no puede más, cuando la lesión limita su actividad deportiva e incluso socio-laboral. La lesión le ha ido avisando (siempre avisa antes) pero no le ha querido dar importancia, no ha querido dejar de entrenar. Sabe que si va al médico le dirá: “debes hacer reposo deportivo” y eso no entra en sus planes. En segundo lugar, ya sabe que tiene una lesión y le limita, pero quiere que el profesional al que acude le solucione el problema al llegar, pues hay que seguir entrenando, la competición se acerca y no puede estar parado. Una vez en este punto la integración del tratamiento de fisioterapia con la homeopatía, bajo mi experiencia hace que el deportista consiga habitualmente su objetivo primario en este caso, “recuperarse cuanto antes”. Y lo ideal, pero esto todavía no lo tiene interiorizado el deportista popular, es que además de la fisioterapia, además de la homeopatía, integremos una nutrición adecuada durante el proceso de recuperación, adaptando la ingesta calórica al gasto en este momento que nuestro entrenamiento estará limitado.

La fisioterapia es un campo apasionante de trabajo que permite una interacción personal con el paciente a un nivel muy profundo. Un buen fisioterapeuta no se limita a tratar la lesión con sus manos o con aparataje. Muchas ocasiones trata en puntos o estructuras alejadas de la lesión. Pues la integración del tratamiento de fisioterapia con la homeopatía proporciona además de una recuperación más temprana, la seguridad de la utilización de un medicamento que por un lado no va a presentar interacciones, no va a presentar efectos adversos graves, no da doping y no va a interaccionar con el rendimiento del deportista. Si, en esto se basa los beneficios de la utilización de la homeopatía en los deportistas bien populares o de élite como por ejemplo Eva Moral.

Muchos deportistas utilizan suplementación deportiva, como proteínas, BCAAs, glutamina, b-Alanina,… Pues bien, la homeopatía no interacciona con esta suplementación, es más, muchos deportistas lo combinan con homeopatía pues puede ayudar a distintos niveles.

La homeopatía en el deporte puede ser usado para prevenir lesiones o enfermedades que pueden entorpecer una preparación adecuada. Es decir, podemos ayudar para la recuperación muscular tras un entrenamiento duro o podemos usarlo para prevenir procesos infecciosos que interfieran en el entrenamiento. Por otro lado, nos ayudará a recuperar lesiones (tendinopatías, fracturas, contracturas, roturas fibrilares musculares,…) y que con la ayuda de las sesiones de las distintas técnicas de los fisioterapeutas (punción seca, osteopatía,…) conseguimos un mejor resultado, con una recuperación más rápida. Por ejemplo, en el estudio de D. Tveiten et all, se constató que la utilización de un medicamento homeopático muy conocido como Árnica 30 DH tuvo un efecto positivo sobre el dolor muscular después del maratón, en concreto en la maratón de Oslo de 1995.

En 2013, se realizó un documento consensuado sobre la utilización de homeopatía en las lesiones deportivas. Dicho documento confirmaba que la utilización de los medicamentos habituales como antiinflmatorios no esteroideos (ibuprofeno, naproxeno,…) retrasan la recuperación de la lesión, mientras que la homeopatía favorece la recuperación del tejido.

La clave en el tratamiento de las lesiones deportivas es la integración de distintas herramientas terapéuticas de los distintos profesionales de la salud que pueden intervenir como son los fisioterapeutas que pueden utilizar osteopatía, punción seca, masajes, kinesiotaping,…, y los médicos que incorporan la prescripción de la homeopatía en su consulta de forma habitual consiguiendo la mejoría de la salud del deportista de una forma integral.

Sobre el Autor

Dr. Alberto Sacristán
Dr. Alberto Sacristán

Alberto Sacristán Rubio. Médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, con máster en Nutrición y Experto Universitario en Actividad Física. Desde 2015, ocupo el cargo de Presidente de la Sociedad Española de Médicos Homeópatas (SEMH).

Desde que tenía más o menos 10 años, acudía al “ambulatorio” donde mi padre trabajaba de ATS y estaba con él durante las últimas horas de su guardia de los sábados y algún día entre semana. Él me enseñaba como entonces se hervían las jeringuillas de cristal y las agujas metálicas para desinfectarlas. Era todo un proceso artesanal. Incluso iba con él a hacer los domicilios, pero claro, yo me quedaba en el salón esperando. Aquí surgió la semilla de mi vocación y desde entonces este fue mi objetivo, ser médico y además médico de familia.

Un tiempo después estaba haciendo la especialidad y a punto de terminar descubrí la homeopatía como paciente. Acudí a un compañero por un esguince y mi sorpresa fue que no me prescribió un antiinflamatorio, me prescribió un medicamento homeopático y con unos resultados para mi, novedosos. Estudié homeopatía y a la vez ejercicio y nutrición para realizar una medicina más integral, y tratar a mis pacientes lo mejor posible.

Además de ser feliz con la familia que tengo y aprovechar con ellos el mayor tiempo posible, disfruto haciendo deporte como el triatlón o ciclismo.

2 Comentarios

Comentar
  • Se puede decir más alto pero no más claro y mi experiencia, como médico y como deportista, es esa misma que tú tan bien nos explicas.
    Cuando voy a la montaña siempre llevo encima Árnica, Ruta y Apis y gracias a ello hace ya varios años tuve una experiencia de recuperación de un esguince clínicamente “tremendo” espectacular. Mis compañeros no podían creerlo. Bueno, casi no podía creerlo ni yo mismo.
    En fin que como bien dices, dice la Federación Española de Medicina Deportiva y decimos todos los médicos que la usamos en el contexto de la medicina del deporte, la Homeopatía suma posibilidades terapéuticas para nuestros pacientes. Suma, siempre suma.
    Y que cierto también lo que comentas; que difícil es parar cuando te lesionas !!!! jejeje

    Felicidades por el post y un abrazo fuerte.

    • La utilización de la homeopatía en el ámbito deportivo cada vez es más extendido, tanto a nivel profesional como popular. Al igual que tú hay muchos deportistas que tienen su pequeño botiquín homeopático y los que tu comentas son clásicos, pero hay otro Gelsemium que también es muy usado. Este medicamento homeopático lo recomiendo en aquellos deportistas que la noche anterior a una prueba están muy nerviosos e incluso suelen dormir mal. los deportistas solemos anticipar ciertos miedos o dudas ¿haré bien la prueba? ¿Seré capaz de terminar la maratón? ¿Bajaré mi marca personal? Cada uno tiene sus “miedos personales”
      El deportista que utiliza homeopatía suele ser fiel a ella, por la buena experiencia que ha tenido previamente.
      Gracias Guillermo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014