Homeopatía y cuidado del paciente crónico

Un 45% de la población española mayor de 16 años (más de 19 millones de personas), padece al menos un proceso crónico1.  La frecuencia aumenta con la edad y para el sistema sanitario supone el 80% de su gasto.

Estos pacientes necesitan la mayoría de nuestros cuidados y atención, no “la cronicidad” sino las personas. En la mayoría de los casos se tratan de personas mayores que valoran mucho más el cariño, el respeto y el cuidado que la técnica, quienes aceptan en general sin crítica cualquier prescripción. En estas consultas es imprescindible disponer de un espacio y un tiempo cuando las decisiones son especialmente complejas por las dificultades motoras, sensoriales y cognitivas del paciente. Un espacio de escucha y diálogo, un “tiempo compartido”, en el que debemos centrarnos en el cuidado sin hacer daño. Un principio básico considerando que, siempre que sea posible, debemos evitar las pastillas y reforzar los lazos y las medidas no farmacológicas.

Soy de la opinión por tanto, de hablar más de pacientes ancianos necesitados de atención que de “estrategia” de crónicos. Las cotidianeidades de escuchar, estar con ellos en la consulta y su domicilio y compartir sus preocupaciones y problemas nos ayudan a valorar la verdadera medida de las cosas. Sus necesidades reales. Lo que quieren y lo que no. Muchos de esos pacientes, son sunshiners 2 como les describe John Sloan.

Estos “sunshiners” son personas cerca del final de la vida, necesitadas de ayuda para llevar a cabo alguna actividad básica diaria, sin querer ser una carga. Tienen problemas para moverse y memorizar, les preocupa más la calidad que la cantidad de vida, desean evitar el hospital y toman muchos medicamentos.

Es en este último punto donde surge una de las preocupaciones fundamentales tanto para profesionales como para familiares, la polimedicación3. Estos pacientes toman muchas medicinas, generalmente, con poco control, y los médicos disponemos de escaso tiempo para valorar su idoneidad, seguridad y necesidad. Es sabido que a más medicamentos mayor probabilidad de consecuencias negativas para la salud.

Una correlación que parece particularmente más acusada cuando se superan los cinco fármacos, pero también que puede definirse como el uso de fármacos no indicados o no apropiados, independientemente de su número. Su prevalencia se situa cerca del 50% en los mayores de 65 años, y en el 70% respecto a ancianos frágiles o muy mayores.

Se trata de un fenómeno creciente, con consecuencias clínicas, legales, éticas, sociales, económicas y de salud pública.

La iatrogenia4, o acto médico dañino, se ha convertido en un problema principal de salud pública en los países ricos por sus riesgos de mortalidad y morbilidad. Un ejemplo de ello es que uno de cada cinco medicamentos5 tiene que retirarse del mercado en el plazo de cinco años por los graves efectos secundarios que provoca. Por eso, la prudencia es clave a la hora de recetar medicamentos nuevos.

Podemos considerar el empleo de la regla de los siete que aconseja esperar al menos siete años a partir de la fecha de introducción en el mercado6 para prescribir cualquier medicamento nuevo con seguridad, a menos que sea uno de esos medicamentos raros que ofrecen una ventaja terapéutica muy documentada sobre los medicamentos más antiguos.

Seamos prudentes. Evitemos ser pioneros en el empleo de medicamentos de los que no conocemos su seguridad a medio y largo plazo, y busquemos, de modo sistemático, información imparcial y contrastada sobre dichos medicamentos.

Incluso en medicamentos que llevan años en el mercado la valoración de su perfil de seguridad debe ser revisado. Un ejemplo son las recomendaciones del grupo Prescrire 7 2017 de evitar 92 medicamentos siendo muchos de ellos de uso frecuente en nuestras consultas.

Quizás, si tenemos en cuenta todo lo anterior y llevamos a cabo una medicina más pausada, con tiempo para el diálogo podamos prevenir y tratar la falta de cumplimiento. El incumplimiento en patologías crónicas es muy elevado (del 35-50%) 8 y el factor fundamental en la falta de cumplimiento es el déficit de información y de acuerdos sobre los pros y contras de cada decisión terapéutica.

Existe también una preocupación creciente por los problemas que generan el sobre diagnóstico9 y el sobre tratamiento en nuestras consultas hasta el punto de ser motivo de congresos médicos10 y recomendaciones de sociedades científicas11-13. Ejemplos claros de sobre diagnóstico14 son problemas de salud frecuentes como el asma, la HTA, las dislipemias o la osteoporosis que en pacientes crónicos y ancianos suelen conllevar pruebas y tratamientos muchas veces innecesarios y por tanto potencialmente perjudiciales.

Por ello es fundamental ponerse en el lugar del paciente y valorar pros y contras antes de cada posible diagnóstico que conlleve modificaciones en la vida de la persona y tratamientos. Siempre, pero más aún en prevención la prudencia y el compromiso ético15 son de especial relevancia. La decisión final del paciente sobre lo que se debe o no hacer es imperativo.

No podemos hacer pensar a los pacientes que en cada toma de decisiones o consejos existen solo dos colores; blanco o negro, porque la enfermedad y la vida están llenas de matices.

Reivindiquemos tiempos de consulta apropiados. Diez minutos ¿qué menos? Son necesarios tanto aptitud como actitud para el consejo sanitario y la entrevista motivacional.

Somos informadores y consejeros de salud, intermediarios en la salud de nuestros pacientes.

Nuestras palabras y silencios son las claves en el cumplimiento de aquellas recomendaciones útiles para ellos; claves para entender y ayudar a cada uno de nuestros pacientes de forma individual.

Prudencia, sentido común y grandes dosis de empatía son mis propuestas para una medicina mejor, y siempre que sea de ayuda complementémoslo con homeopatía que nos ayudará a ser más efectivos y seguros.

Los medicamentos homeopáticos en el paciente crónico son de especial interés por su ausencia de interacciones, seguridad y efectividad tanto en tratamientos sintomáticos como en tratamientos a largo plazo por problemas de salud físicos y psicológicos.

La falla atraviesa el método clínico, que desprecia los afectos y que domina a la moderna escuela médica. Hasta que esto no sea reformado con emociones y relaciones no ocupará el lugar que merece en la medicina. Conseguir una medicina auto reflexiva solo será posible con un gran cambio cultural. En ese cambio, la medicina general está a unos cuerpos de distancia del resto. La importancia de ser diferentes supone que somos capaces de liderar ese cambio”.

Ian McWhinney,1996.

Hace 20 años de estas palabras del maestro tan actuales como necesarias. Los médicos de familia tenemos la oportunidad y la obligación de poner nuestro empeño en que se cumplan.

Bibliografía

  1. http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=/t15/p419/a2011/p01/&file=pcaxis):
  2. https://sunshiners.ca/who-am-i/
  3. Molina T, Carballo M, Palma D, López S, Domínguez JC, Morales JC. Prevalencia de polimedicación y riesgo vascular en la población mayor de 65 años. Aten Primaria. 2012; 44:2016-2022.
  4. BMJ 2016; 353 doi: https://doi.org/10.1136/bmj.i2139 (Published 03 May 2016) Cite this as: BMJ 2016;353: i2139
  5. P.C. Medicamentos que matan y crimen organizado. Sin fronteras. 2014.
  6. https://www.nps.org.au/australian-prescriber/articles/the-seven-year-rule-for-safer-prescribing
  7. http://www.cadime.es/es/noticia.cfm?iid=prescrire#.WWiKddSLRp8
  8. http://www.elsevier.es/es-revista-semergen-medicina-familia-40-articulo-actualizacion-medicina-familia-cumplimiento-terapeutico-13120945
  9. https://doi.org/10.1136/bmj.j3314 New diagnostic test: more harm tan good BMJ 2017;358: j3314
  10. http://www.preventingoverdiagnosis.net/
  11. https://www.semfyc.es/biblioteca/doc-33-recomendaciones-no-hacer/
  12. https://www.semfyc.es/biblioteca/doc-33b-recomendaciones-no-hacer-2a-parte/
  13. https://www.semfyc.es/biblioteca/15-recomendaciones-de-no-hacer-en-urgencias/
  14. Moynihan, R., Doust, J., & Henry, D. (2012). Preventing overdiagnosis: How to stop harming the healthy. BMJ, e3502, 1-6 http://www.bmj.com/content/344/bmj.e3502

Altisent R, Brotón C, González D, Serrat D, Mudez J, Gracia D. Ética de la actividad preventiva en atención primaria. Med Clin (Barc) 2001; 117: 740-750

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

3 Comentarios

Comentar
  • Me ha encantado leer tu post querido amigo y no puedo estar más de acuerdo; nos suelen sobrar pruebas y nos suele faltar escucha. En este mundo falta aún una revolución, pero una revolución de amor y empatía. Y yo sé que tú estás en ello. Gracias de corazón.

  • He tenido el privilegio de ser alumna de homeopatía de este excelente profesor. Pero aún más he tenido el privilegio de conocer a esta excelente persona. Mi mas profundo y sincero agradecimiento Dr José Ignacio.

    • Muchas gracias Martha.
      Yo si que he sido afortunado de conoceros en Alicante y compartir no solo el amor por la homeopatía sino también por la vida y las personas.
      Las experiencias compartidas han sido intensas con vosotros.
      Y aprendí mucho de ti.
      Muchos besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014