Mi experiencia como Médico en Atención Primaria con Homeopatía

“Cualquier actividad investigadora o clínica comienza en la cabecera de un paciente y cada acto médico tiene la estructura de un experimento” 

John Berger. Un hombre afortunado. 

En los años 90, después de una década de experiencia como médico y con mi plaza en propiedad, sentí la necesidad de buscar nuevos horizontes con la intención de poder ser más útil a mis pacientes.

Por entonces, creía saber que la consulta en Atención Primaria se realiza en condiciones de gran incertidumbre1 y que la medicina basada en la evidencia de la que era ávido lector da respuesta a un porcentaje pequeño de preguntas. Esto me sorprendía porque estaba en plena moda y era motivo de múltiples sesiones clínicas y cursos a los que habitualmente asistía e impartía en ocasiones con la mejor de las intenciones de compartir conocimiento.

Había leído y comprobado que un elevado porcentaje de consultas no se ajustan a un diagnóstico predefinido y que muchos motivos de consulta quedan sin resolver, quizás porque se autolimitan o porque no sabemos comprender al paciente1.

Y sentía una necesidad imperiosa de encontrar terapias efectivas y seguras.

Por primera vez, después de varios años de ejercicio como médico residente y en los Centros de Salud por los que había pasado, tenía unas ideas claras sobre al menos mis problemas con los pacientes que pueden resumirse en:

  1. Mis limitaciones diagnósticas. Síntomas y cuadros clínicos que no comprendo.
  2. Mis limitaciones terapéuticas. Problemas que me consultan y no resuelvo.
  3. Preocupación por interacciones y efectos secundarios de los fármacos que empleo.
  4. Incumplimiento de los tratamientos.
  5. Falta de individualización del tratamiento. ¿Lo mismo para todos?

Era un punto de partida conocerlos y por esa razón me planteé la búsqueda de soluciones. Entonces, sin saber cómo, llegó la homeopatía.

Después de mis primeras clases adquirí unos conocimientos y una metodología que me ayudaron a comprender de un modo más claro la asistencia a mis pacientes de forma personalizada.

Los conocimientos y la experiencia compartida con profesionales excelentes, que trabajaban en ámbitos diferentes al mío, me permitieron disponer de técnicas y recursos que he venido empleando desde entonces en mi consulta del Centro de Salud en todos los lugares donde he trabajado para satisfacción personal y de mis pacientes.

Podría resumir estos recursos en:

  1. Un método de diagnóstico complementario a los métodos utilizados previamente.
  2. Un modo personalizado de abordar distintos problemas de salud.
  3. Un vademécum con un importante número de medicamentos.
  4. Medicamentos con un buen perfil de seguridad.
  5. Un modo de mejorar mis técnicas de comunicación con un tipo de anamnesis dirigida al paciente.

El diagnóstico

“La constelación de síntomas es como la constelación de estrellas en el firmamento que muestra al navegante el camino del puerto. Le permite situarse en el mapa, disipa las tinieblas y ahuyenta las dudas. Ese instante, ese destello, en el que lo desconocido se convierte en conocido se llama diagnóstico”

Catarsis. AndrzejSzczeklik.

El conocimiento de la homeopatía ha sido de gran ayuda a la hora de valorar el diagnóstico de los problemas de salud que me plantean los pacientes cotidianamente.

Si el diagnóstico es un proceso secuencial de reunión, integración e interpretación de datos 2, cuanto más concretos y personalizados sean éstos más sencillo me resultará situarme en el mapa de cada paciente.

Cada persona es un mundo, y este mundo está dibujado en el mapa de sus sentimientos, emociones y dolores. Interpretarlo es una labor tan difícil como hermosa, porque comprender es poder ayudar. El conocimiento del método homeopático me ayuda a diario a comprender mejor la vivencia del paciente3.

El tratamiento

Ya entonces, pero en este momento todavía más, el médico de familia se enfrenta a serias dificultades a la hora de determinar el mejor tratamiento para el paciente.

La complejidad de la atención a pacientes crónicos, ancianos y polimedicados cada vez más frecuentes en nuestras consultas4, los problemas generados por las interacciones y los efectos adversos de los fármacos,la presión social por medicalizarlo todo, la falta de cumplimiento de los tratamientos, la presencia cotidiana de problemas de salud mental, especialmente los trastornos de ansiedad, y la irrupción en nuestras consultas de problemas de salud menores con bajo beneficio de intervenciones5 medicamentosas son ejemplos de estas dificultades.

Además, la sociedad cree en una medicina sin límites sin saber que nos encontramos con serias limitaciones de la medicina centrada en pruebas y muchas veces ausencia de alternativas seguras6-8.

En este contexto, los medicamentos homeopáticos me han ofrecido efectividad y seguridad. Y me han permitido en muchas ocasiones personalizar el tratamiento incluso en situaciones difíciles.

Podría resumir las ventajas del uso de medicamentos homeopáticos en Atención Primaria como un enriquecimiento terapéutico que me ha permitido disponer de:

  • Tratamientos personalizados
  • Tratamientos protocolizados
  • Tratamientos coadyuvantes con otras terapias (fisioterapia, cirugía, quimioterapia, fármacos convencionales.)
  • Tratamientos seguros en pacientes con riesgos de efectos secundarios e interacciones (embarazadas, lactantes, ancianos, pacientes con insuficiencia renal, hepática, cardíaca…)
  • Tratamiento de problemas de salud de difícil solución. 

La toma de decisiones compartidas con el paciente

El empleo de medicamentos homeopáticos, como cualquier decisión que se toma en la consulta debe ser, en mi opinión, acordada con el paciente.

Saber gestionar la incertidumbre también incluye saberla compartir con el paciente.Junto a la exploración de la dolencia, la toma de decisiones compartida y la búsqueda de acuerdos con el paciente para que sea capaz de responsabilizarse de su salud es clave en el método centrado en la persona.

Tras informar, es importante abrir las puertas al paciente, mostrándose dispuesto a compartir decisiones y llegar a acuerdos sobre la naturaleza del problema y la estrategia a seguir.

En este sentido, mi experiencia es que, en la mayoría de casos, después de la valoración de los pros y contras de diversas opciones de tratamiento, la mayoría de mis pacientes se ha decantado por los homeopáticos cuando se los he propuesto.

Muchas veces han sido el único tratamiento, pero muchas otras han complementado el tratamiento convencional o han sido adyuvantes de los tratamientos principales como cirugía, radioterapia o quimioterapia.

Las experiencias clínicas junto con la opinión del paciente son decisivas a la hora de tomar decisiones y siempre que dispongamos de pruebas sobre dicha decisión habrá que ponerlas sobre la mesa, tanto explicándolo de forma oral como escrita.

Es imprescindible que cada paciente sea un decisor razonado, después de conocer la información científica disponible, compartir mi experiencia y valorar sus prioridades y necesidades. Las decisiones serán individualizadas para cada caso9.

Lo que la experiencia me dice

Las ventajas del tratamiento de mis pacientes en el Centro de Salud con homeopatía quedan reflejadas en el cuadro 1.

ventajas del tratamiento de mis pacientes en el Centro de Salud con homeopatía

En el año 200010 realicé un estudio del uso de medicamentos homeopáticos en el Centro de Salud encontrando que el 21,1% de los pacientes habían usado homeopatía.  El 78,9% de los pacientes había usado homeopatía exclusivamente, el 85,7% de los pacientes tratados por procesos agudos y el 58,3% por procesos crónicos mejoraron o se curaron y el 77,7% de los pacientes tratados por procesos crónicos en los que se conocía su evolución mejoraron.

Cuando repetí este mismo estudio 16 años más tarde11 y en otra localidad,el 63,4% de los pacientes estudiados habían usado homeopatía en alguna ocasión.

El 55,6% de los tratados con homeopatía fue por patologías crónicas. La homeopatía fue el único tratamiento en el 46,7% de los casos y las patologías más frecuentemente tratadas fueron las musculoesqueléticas (28,9%), respiratorias (17,8%), psicológicas (16,7%), cardiovasculares (7,8%) y cutáneas (6,7%).

La evolución fue favorable (mejoría o curación) en el 57,8% de los casos, el 60% de los agudos y el 56% de los crónicos. No se registraron efectos adversos.

Después de más de 20 años de empleo de medicamentos homeopáticos en el Centro de Salud y de comprobar su efectividad y seguridad, tanto desde el punto de vista de la experiencia clínica como de los dos estudios realizados, pienso que la inclusión de medicamentos homeopáticos en Atención Primaria como cualquier otro método de tratamiento que cumpla los requisitos de seguridad y efectividad es cada vez más necesario. Sobre todo en un contexto de medicina deshumanizada centrada en números y registros que da la espalda al único protagonista del acto médico y al que nos debemos por encima de todo: el paciente.

Bibliografía:

  1. Mc Whinney I. Medicina de Familia.Doyma. 1995.
  2. Riegelman RK. Minimizing medical mistakes: The art of medical decisionmaking: Little Brown and Co, Boston 1991.
  3. Torres Jiménez JI. Fernández Quiroga G, Díaz Sáez G. Aportación de la homeopatía en la relación médico-paciente RevMedHomeopat. 2014;7(1):39-45.
  4. Molina T et als. Prevalencia de polimedicación y riesgo vascular en la población mayor de 65 años. Aten Primaria. 2012; 44:2016-2022.
  5. Aguirre Rodríguez J. ¿En qué momento perdimos la cabeza? SEMERGEN – Medicina de Familia. 2015;41(6):293-295.
  6. Sacristán JA. Evidencia basada en la medicina. Med Clin 1998;112 (supl1): 9-11
  7. Haynes RB, Devereaux PJ, Guyatt GH. Clinicalexpertise in the era of evidence-based medicine and patientchoice. http://dx.doi.org/10.1136/ebm.7.2.36
  8. Greenhalgh T. Outsidethe box: Why are Cochrane reviews so boring? Br J Gen Pract. 2012 Jul;62(600):371.
  9. Sacristán JA. Medicina basada en la evidencia y medicina centrada en el paciente: algunas reflexiones sobre su integración. Revista Clínica Española. 2013;213(9):460-464.
  10. Torres J.I., Simó E., Cordero J. Congreso Regional semFYC- Semergen. Burgos. 2000.
  11. Torres Jiménez JI, Polentinos E, García Gómez O, Díaz G, Hortal L, Díaz C. 38 Congreso Nacional Semergen. Santiago de Compostela. 2016.

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

4 Comentarios

Comentar
  • Estupendo artículo. Comparto tu visión y sensibilidad. Una pena que nos quede tanto por recorrer y que se no se enseñe el SENTIDO INTEGRAL e INTEGRATIVO de la MEDICINA desde las Facultades de Medicina, en la práctica diaria, en la atención al paciente…
    Las personas que tanto critican a la HOMEOPATÍA, no saben lo que se pierden!!!

    • Muchas gracias Rosana por leernos y por compartir la visión holística de la práctica clínica.
      Estamos en un bucle de aprendizaje contínuo: de nuestros pacientes, de nuestros colegas, de nuestros aciertos y errores…..

      besos

  • Comparto totalmente tu punto de vista y estoy totalmente de acuerdo con lo que dices yo he experimentado personalmente y en mis pacientes también esas mejorías
    no entiendo el porqué de este ataque contra la homeopatía
    Caín era español
    un abrazo

    • Un gran placer y alegría leerte amigo.
      Al final la verdad siempre resplandece.
      Cuando tu trabajo es honesto y en busca de lo mejor para el paciente la satisfacción de los buenos resultados conforta.

      Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014