Ética médica y prescripción de homeopatía. Reflexiones

La lectura del artículo Reflexiones en el día de la ética médica en la publicación de la Organización Médica Colegial Médicos y pacientes me ha llamado a la reflexión, valga la redundancia.

Mi interés por la ética surge precisamente porque considero, tal como dice el artículo, que la reflexión sobre la ética médica ha de estar presente en nuestra práctica cotidiana como médicos.

En mi caso, el interés surge desde hace unos años cuando en redes sociales, artículos de prensa, programas de televisión y radio leo, veo y escucho serias y graves actuaciones contrarias a la ética cuando se habla de compañeros que ejercen la profesión utilizando las llamadas medicinas complementarias como por ejemplo la homeopatía.

Intenté saber más que lo que me decía el sentido común y me formé en esta materia cursando un máster de Bioética y actualmente un curso de experto en ética.

En los debates éticos hemos de tener en cuenta principios como los que cita el artículo, autonomía, beneficencia, no maleficencia, justicia… y también principios como vulnerabilidad, calidad, solidaridad, finitud, y el que resume a muchos otros: la prudencia.

¡Qué cierta la mención que hace sobre que el objetivo es la persona que busca ayuda para restablecer la salud! Es en esa íntima relación del binomio médico-paciente donde se genera la confianza necesaria para que, con la ayuda de los medicamentos, todo fluya hacia la curación.

Y es la relación médico-paciente el aspecto que más valoran los pacientes en general. Ocurre exactamente igual en los pacientes que acuden a las consultas de los médicos que también prescribimos homeopatía. Otros conceptos de los más mencionados son la comunicación, la profesionalidad, la responsabilidad, la entrega y la confianza.

Dice Zygmunt Bauman que vivimos en una sociedad de expertos inadecuada como tal para habérselas en un mundo complejo. En dicha sociedad pocas veces merece atención la persona total; son sus órganos, sus funciones las que requieren atención. Pero sí existen algunos métodos terapéuticos que hacen un abordaje de la persona desde esta complejidad, teniendo en cuenta a la persona entera y no fraccionada.

C.P Snow reclamó la fusión de la cultura humanista y la científica debido a la obsesión cientifista que deriva en un positivismo que demanda pruebas (evidencias) y cifras. Los médicos estamos en el mismo barco. Puede haber alguna diferencia en la utilización de métodos terapéuticos complementarios, que nos parecen útiles, a pesar de las legítimas controversias, como es habitual en ciencia.

Desde una perspectiva ética nuestro objetivo es el mismo, la búsqueda del máximo beneficio del paciente salvaguardando todos sus derechos. Y dado que nos une la misma disposición me sorprende tanto desatino a la hora de establecer relaciones con los colegas. El compromiso ético en la práctica médica implica tener presentes los valores de la profesión.

El médico experto ha de tener una especial sensibilidad humana hacia las personas. Pero esta sensibilidad ha de ir más allá de la relación con sus pacientes, ha de ser una condición que permita establecer relaciones correctas con los compañeros más allá de los códigos.

Para hablar de excelencia en medicina no podemos olvidar las virtudes que determinan la excelencia.

Dice Victoria Camps en su artículo Los valores éticos de la profesión sanitaria:Otra vía por la que la dimensión ética se pone de manifiesto es en especial, la virtud de la phrónesis, mal traducida al castellano por prudencia. La phrónesis es una virtud gracias a la cual la persona que la ha adquirido es capaz de actuar bien porque sabe escoger el término medio entre el exceso y el defecto, que es la regla que define en general a todas las virtudes”.

Me parece fundamental el principio de prudencia. Cuando se desconoce o no se ha experimentado lo suficiente en una práctica no podemos erigirnos en expertos.

Autores como Pellegrino, Thomasa, Siegler hablan de virtudes fundamentales del médico: benevolencia, respeto, cuidado, sinceridad, amabilidad, justicia, compasión, integridad, olvido de sí mismo, confianza. Entienden la prudencia como la síntesis de todas las virtudes.

En mi humilde opinión, nos hemos olvidado de esta elemental virtud. Como médico y homeópata quiero recordar siempre mi deber de no ser imprudente, no ser imprudente insultando, ofendiendo, despreciando, desprestigiando a un compañero.

Hago esta petición a mis compañeros que ejercen desde su mayor deseo de hacer el bien a los pacientes, que comprendan que es el mismo deseo que nos mueve a los médicos que utilizamos además otros recursos. Pido reflexión y prudencia antes de escribir o hablar. Tengamos presente cada día y en cada acto la ética médica.

En la excelencia profesional hay un empeño en proporcionar alivio del sufrimiento y lograr que el paciente mejore. El paciente puede, disponiendo del principio de autonomía que le asiste en sus aspectos éticos y legales, integrar en sus terapias la medicina convencional y la complementaria.

 

REFERENCIAS

-Bauman Z. Postmodern Ethics. Blackwell, (1993)

-Camps V, Los valores éticos de la profesión sanitaria .Ethical values of the healthcare profession Vol. 16. Núm. 1. Enero – Marzo 2015 Educación Médica. Ed Elsevier.

-Pita Conde, MJ. Debate bioético en un caso de cáncer. Bioethical debate in a cancer case. Revista Médica de Homeopatía . Volume 6, Issue 1, January–April 2013, Pages 45-48. Ed Elsevier.

-Ponencia de la Sociedad Gallega de Medicina Homeopática (SGMH), “V Congreso Nacional de Homeopatía”. Oviedo 11,12 y 13 de octubre de 2012.

-Snow, C.P. Las dos culturas.

Sobre el Autor

Dra. María Jesús Pita Conde (Autora invitada)
Dra. María Jesús Pita Conde (Autora invitada)

Nacida en Bilbao, hija de gallegos. Estudié el primer ciclo de la carrera en la facultad de medicina de Leioa (País Vasco), y continué el segundo ciclo en la Facultad de medicina de Santiago de Compostela.

Puede haber influido en mi gusto por la medicina mi abuelo, que curaba a los animales con remedios naturales.

La homeopatía es el ámbito en el que me siento más realizada, tanto por los resultados que observo, como por la cercanía con el paciente que, necesariamente, se ha de tener en la práctica del día a día.

2 Comentarios

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014