¿Cuál debería ser el debate en torno a la homeopatía?

No soy un experto en el tema del cambio climático este que estamos viviendo, no tengo gran información ni me paso tiempo buceando y buscando por internet sobre el tema y, desde luego, no voy a dar cátedra al respecto. Pero sí que hay algo que siempre me ronda por la cabeza cada vez que oigo hablar y opinar sobre si la acción del ser humano sobre el planeta, con sus gases de efecto invernadero y todo eso, tienen que ver o no con este fenómeno del cambio climático.

Y lo que yo pienso siempre es, pero ¿qué más dará? Me explico.

Hay expertos que afirman que este cambio tiene que ver o al menos está siendo drásticamente acelerado por la acción de la actividad humana sobre la naturaleza mientras que otros expertos lo que sostienen es que el cambio climático es algo que siempre ha ocurrido y que seguirá ocurriendo al margen de cualquier influencia humana. Y ahí estamos.

Lo que yo veo es que el ser humano es el único habitante sobre esta tierra que generamás residuos de los que la naturaleza puede reciclar y reutilizar para su beneficio, el único que pone su ansia de poder y riqueza por encima del equilibrio y la sostenibilidad de la vida, el único que mata por diversión, el único que no respeta su hogar y el hogar de sus hijos y hermanos (y me refiero a todos los seres vivos con los que compartimos esta tierra).

Estamos acabando con el agua potable de este planeta y el mar lo estamos convirtiendo en un vertedero, los bosques están desapareciendo, la superpoblación ahoga el planeta y a este ritmo de consumo y producción pronto no habrá recursos ni espacio para una vida digna sobre la tierra.

La presión humana es insoportable para la mayoría de los animales, sus hábitats son destruidos en aras del progreso, el equilibrio entre las especies se rompe y los ecosistemas entran en colapso.

La Naturaleza nos molesta. ¿Qué hace tanto león, tigre, elefante, pantera, lince, lobo, cóndor y todos esos bichos tocándonos las narices? ¡Que lo que nosotros queremos es progreso!

Pero la pregunta es ¿hacia dónde estamos progresando?

El ser humano no tiene que dejar de reventar este planeta porque haya un cambio climático o no, porque sea responsabilidad suya o no lo sea. Tenemos que dejar de asfixiar al planeta porque es nuestra casa, porque estamos en la cima de la evolución entre todas las criaturas que lo poblamos y eso implica una responsabilidad, no un derecho. Ser el más fuerte no te otorga el derecho de abusar sino la responsabilidad de cuidar y defender.

Qué más daría que el clima cambiase en un planeta que no estuviera superpoblado, esquilmado, en un planeta habitado por seres humanos conscientes de su responsabilidad y que a lo largo de siglos hubiesen construido una sociedad en armonía con el entorno. Nos adaptaríamos, nos desplazaríamos, cambiaríamos algunos hábitos…y seguiríamos viviendo en armonía porque nuestra prioridad seguiría siendo el respeto y el cuidado de nuestro hogar y de quienes lo habitamos.

Así que lo que a mí me pasa cada vez que oigo hablar del cambio climático y de la responsabilidad del ser humano en él o no es que me parece que ese no es el debate. Es más, me parece que millones de personas estarían encantadas de que el clima cambiase un poco en sus regiones para tener una vida algo más fácil.

El debate es otro más profundo, más global, más valiente y, sobre todo, el único que puede cambiar el destino hacia el que nos dirigimos. Y la pregunta del debate podría ser:

¿Qué entendemos por progreso?

Estos días caminando por la montaña atravesaba un valle por el que había el proyecto (no sé en qué punto se encuentra el tema en este momento) de que pasara el trazado de un tren de alta velocidad y pensaba ¿hacia dónde corremos tanto? Y muchos dirán que es el precio del progreso. Vale, pues yo no quiero pagarlo. Yo no necesito llegar tres horas antes a París, a Madrid o a la Conchinchina. Lo que sí necesito es ese valle y sus bosques y sus jabalíes y sus lobos y sus pueblos y sus aldeanos. Eso sí que necesitamos.

Cuando veo el ataque que estamos sufriendo quienes prescribimos y quienes utilizan terapéuticas como la Homeopatía, Acupuntura, Osteopatía o Medicina Naturista me surge una pregunta en la línea de lo que os comentaba en relación con nuestro medio ambiente:

¿Es este el debate fundamental que necesita nuestra sanidad?

Si la importancia de algo se pudiera medir por su presencia en los medios deduciríamos que este debate sería, sin duda alguna, el problema médico fundamental al que se enfrenta nuestra sociedad. No el sobrediagnóstico y sobretratamiento al que somete nuestro sistema a millones de pacientes,  que los efectos no deseados de los medicamentos y tratamientos habituales se hayan convertido en la tercera causa de muerte,  que los grandes laboratorios tengan como práctica habitual la manipulación de la evidencia científicaen sus estudios, que un médico de atención primaria tenga que ver a un número “imposible” de pacientes en su jornada de trabajo… No, esto no ocupa ni la quincuagésima parte de los titulares que ocupan esas terapias a las que me refiero.

Y ahí otra cosa que me llama mucho la atención y es el posicionamiento tan unilateral de los mayores medios de comunicación. Parecería que se han olvidado de esos principios tan elementales en periodismo como son contrastar fuentes, consultar con expertos que apoyen uno y otro de los puntos de vista a debate, dar el derecho a réplica si permites que en tu medio se ataque y se insulte…vamos, cosas básicas me parece a mí.

No voy a entrar en los motivos que han puesto en marcha esta persecución sin ningún rigor médico ni científico sobre estas terapéuticas pero que no me digan que es por el bien de la humanidad porque me entra la risa. No señores, no me lo creo. 

Lo mismo que no me creo que el desarrollo de los transgénicos por las grandes corporaciones de la alimentación sea parapaliar el hambre en el mundo. En el mundo sobra comida, lo que falta es amor y justicia. ¿Cuántas décadas llevamos cultivando masivamente transgénicos en el mundo? ¿Qué ha pasado con el hambre en el mundo en este tiempo?

Y es curioso que los que atacan a la Homeopatía, la Acupuntura o la Medicina Naturista suelan defender las bondades de los transgénicos, todo por el bien de la humanidad como decía. Insisto, un dato curioso.

Y no voy tampoco a comenzar a estas alturas con que estas terapéuticas están a niveles de evidencia científica comparables con muchos, la mayoría, de los medicamentos y actos médicos que se realizan cotidianamente dentro de la llamada Medicina Basada en la Evidencia. Los estudios y las pruebas están ahí publicados para quien quiera, los hemos presentado mil veces y seguimos investigando, trabajando, divulgando y haciendo jornadas sobre clínica e investigación como cualquier colectivo médico-científico.

Por cierto, los médicos chinos se tienen que morir de la risa cuando leen que la Acupuntura y la Medicina Tradicional China, a la que pertenece, que llevan utilizando miles de años, que se estudia en sus universidades y que se usa en todos los ámbitos de su sanidad, es una pseudoterapia pseudocientífica propia de estafadores y criminales. No me digáis que al menos un poco de risa…

Quiero acabar con cinco reflexiones:

  • La inmensa mayoría de las personas que usan estas terapéuticas, y más en concreto la Homeopatía, se sienten muy satisfechas de sus resultados. De hecho el último estudio encargado por el gobierno francés sobre el impacto de la Homeopatía en su sanidad pública, el EPI 3, resalta los beneficios que la inclusión de esta terapéutica aporta a su sistema sanitario.
  • La medicina no termina en el ibuprofeno, los corticoides, los antibióticos y los antidepresivos. Que va, hay mucha más medicina más allá, al lado y alrededor. Y que la mejor medicina será la que integre y no segregue, la que dé a cada paciente el mejor tratamiento, lo más individualizado que sea posible.
  • Los médicos que usamos estas terapéuticas lo hacemos apoyándonos en la experiencia, la respuesta de los pacientes y en las cada vez más abundantes pruebas científicas que tenemos de su eficacia y seguridad. Pura Medicina Basada en la Evidencia.
  • Entiendo el debate en medicina. Hoy en día las vacunas, el abordaje del colesterol en la patología cardiovascular, el uso/abuso de antibióticos, antidepresivos, antiinflamatorios que hemos hecho y hacemos o la conveniencia o no de determinados cribados y sistemas de detección precoz, entre otros muchos, son temas de discusión entre profesionales con diferentes puntos de vista.
  • Estas terapéuticas no convencionales (aquí, porque en China o en Francia sí que son muy convencionales para su población) solo han demostrado mejorar la calidad de vida de las personas que las usan, además, con mayor seguridad y muchos menos efectos no deseados que las terapéuticas convencionales.

Pero no quiero acabar sin denunciar la mala gestión de la información que se hizo del triste caso de la muerte de un niño en Italia por una otitis complicada que se estaba tratando solo con Homeopatía (según la prensa y lo dejo ahí). Señores periodistas, compañeros médicos, por favor, no más de esto. Un tratamiento mal puesto no califica la terapéutica, es sentido común básico. Cualquier otra interpretación no está bien, no es ética y eso sí que califica a quien la hace.

Sigamos discutiendo, debatiendo y pensando juntos pero con respeto. Basta de insultos y calumnias. Y si no lo hacemos, por simple humanidad recordemos que tenemos un código deontológico que nos obliga a ello y que cuando se infringe toca a la Organización Médica Colegial llamar al orden a quien sea.

Y no, la medicina no va a ser mejor sin la Homeopatía, la Acupuntura, la Medicina Naturista o la Osteopatía. Ni el hambre en el mundo se va a resolver gracias a los transgénicos. No señor, no nos lo creemos. 

Siempre lo digo, colaborar es mucho mejor que competir y, desde luego, que pelear. Así que vamos a aparcar nuestros egos (me comprometo a ser el primero) y vamos a sumar porque la mejor medicina solo la construiremos entre todos.

Sobre el Autor

Dr. Guillermo Basauri
Dr. Guillermo Basauri

Soy Guillermo Basauri, médico formado en Homeopatía y Osteopatía. Ejerzo la medicina desde el año 92, actualmente en Getxo (Bizkaia), y siempre me han interesado las terapéuticas que estimularan los propios recursos del organismo, que son extraordinarios, para llevarlo de nuevo a la salud.

Además, dirijo un espacio sobre salud y Homeopatía todos los domingos por la mañana en Radio Popular de Bilbao-Herri Irratia y soy profesor del CEDH. Y ambas cosas me apasionan.

Y, eso sí, en mi tiempo libre lo que más me gusta es ir con mi mujer a la montaña. Me ayuda a no olvidar que vivimos en un planeta de una belleza que emociona.

4 Comentarios

Comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014