Cómo tratar la varicela con Homeopatía

La primavera es por excelencia el período de mayor prevalencia de una de las pocas enfermedades eruptivas que padecen actualmente los niños, la varicela, o según comunidades autónomas, payuelas, popochas, chinas, lechina….

El virus varicela-zoster puede producir 2 enfermedades: la varicela que resulta del primer contacto con el virus, y el herpes zóster que se produce por su reactivación.

Este virus pertenece al grupo de los herpes virus con los que comparte la característica de persistir en el organismo luego de la infección primaria, pudiendo posteriormente reactivarse cuando por cualquier causa se produce una depresión de la inmunidad. La varicela es por lo general adquirida por la inhalación de gotitas respiratorias en suspensión en el aire desde una persona infectada. Su alta contagiosidad explica las epidemias que se propagan a través de las escuelas desde un niño que está infectado a muchos compañeros. La transmisión puede ocurrir también por contacto directo con las vesículas ya que contienen muchos virus, por lo que el riesgo es menor.

EL período de contagio se extiende desde 1 o 2 días antes de comenzar la erupción hasta que se sequen bien las costras, es decir, hasta los 18-12 días de su comienzo.

Aunque lo que más preocupa a los padres de los niños afectados son las lesiones cutáneas – manifestación más llamativa de la enfermedad -, estas no son en absoluto lo más importante, afectando también a los ganglios linfáticos y órganos internos como el hígado y el bazo.

La varicela, por lo general, crea inmunidad permanente y sólo aparece una vez en la vida, como la mayor parte de enfermedades eruptivas de la infancia (sarampión, rubeola y otras).

A pesar de la benignidad del proceso, en el adulto y en el menor de 2 años la enfermedad puede ser más grave porque son más frecuentes las complicaciones. También puede ser problemático que se presente en la embarazada de menos de 16 semanas por la posibilidad de malformaciones del feto.

El tratamiento, en general en personas sin riesgo previo de complicaciones, se basa en antihistamínicos por vía oral para reducir el rascado y evitar la sobreinfección de las lesiones, clorhexidina en las lesiones y medidas generales de higiene.

El tratamiento con Aciclovir (antivírico) puede ser útil administrado antes de que aparezcan las lesiones, situación ésta difícil de valorar en clínica. En la práctica se reserva para embarazadas, prematuros, recién nacidos y personas de riesgo por su situación de salud previa al contagio.

No hay estudios que avalen la eficacia del tratamiento sintomático para disminuir los síntomas, como el picor o la fiebre (hidroxicina y paracetamol), ni del tratamiento antiséptico para la profilaxis de las infecciones cutáneas.

¿Qué papel tendrían entonces los medicamentos homeopáticos en el tratamiento de la varicela?

Un buen ejemplo lo tenemos en el  estudio realizado en 2011 sobre 160 niños afectados de varicela menores de 15 años entre el C. de Salud Nazareth y el Hospital La Fe de Valencia con el fin de para valorar la eficacia de un tratamiento homeopático versus convencional en el abordaje de los síntomas de la enfermedad.

Como ocurre con frecuencia en las enfermedades infantiles de éste tipo, suele presentarse un cuadro de laringotraqueitis en el período de incubación. La tos rebelde laringotraqueal puede ser tratada con Drosera, Hepar sulfur, Rumex crispus y otros medicamentos eficaces y específicos de esta tos.

En el período de estado, medicamentos como Belladona, Aconitum, o Ferrum phosphoricum nos permiten controlar la fiebre que acompaña a la erupción que caracteriza este periodo y cuyas lesiones en piel por sus características pueden ser muy eficazmente tratada con el medicamento Rhus toxicodendron, medicamento muy específico para este tipo de lesiones cutáneas de la varicela en particular y del herpes en general. Conseguiremos una más corta evolución de las lesiones y una reducción considerable del prurito.

Por último, las cicatrices violáceas que puedan quedar tras la curación pueden ser tratadas con Antimonium tartaricum, completando así un abordaje integral del proceso. La astenia o decaimiento posterior a la enfermedad puede tratarse con China, obteniendo resultados pronto visibles.

Tanto durante la enfermedad como de manera preventiva (hermanos y padres, alto riesgo) podemos utilizar Oscillococcinum® a fin de aumentar la inmunidad antivírica específicamente.

¿Quiere esto decir que tendríamos que prescindir de los cuidados clásicos para este enfermedad? En absoluto.

Si no controlamos suficientemente el prurito, siempre podemos recurrir a un antihistamínico en el que tradicionalmente se ha tenido también en cuenta el efecto secundario de cierta somnolencia como un valor añadido para reducir en lo posible el rascado. Los antitérmicos no nos son ajenos, todos los conocemos y podemos recurrir a ellos cuando lo precisemos. Los cuidados higiénicos generales y las medidas para evitar la trasmisión son fundamentales.

Vengo a decir con esto que si bien una varicela tratada con medicamentos homeopáticos evoluciona, en general muy bien, puede ocurrir que al igual que las varicelas tratadas con medicamentos convencionales, sea necesario recurrir a otros medicamentos de ambos tipos para adaptar el tratamiento a nuestro paciente. En eso consiste el trabajo de un médico.

La diferencia radica en la rapidez de acción, su perfil de seguridad y la práctica ausencia de efectos secundarios de interés de los medicamentos homeopáticos.

Para terminar, romper una lanza a favor de la vacuna contra la varicela en la infancia. Especialmente en los niños con piel atópica en los que la dermatitis es mucho más acusada lo que facilita las cicatrices. Es altamente inmunogénica resultando eficaz para niños sanos y personas de alto riesgo.

Y esto lo dice un homeópata. Uf, hasta donde vamos a llegar.

Sobre el Autor

Dr. Jorge Manresa
Dr. Jorge Manresa

Soy Jorge Manresa, pediatra y Experto Universitario en homeopatía desde hace mas de 25 años, y sobre todo curioso, muy curioso. Trabajo en un Centro de salud de Cartagena (Murcia) y en mi consulta privada. Como el resto de mis compañeros de blog, me pierde el transmitir a otros compañeros y a todo aquel que quiera oírme, las satisfacciones que me aportan los medicamentos homeopáticos en el trabajo diario.

Por eso, participo en Cursos de Experto Universitario, Seminarios, Congresos…y en todos aquellos foros en los que puedo comunicar mi experiencia. Y os lo advierto, soy incansable

2 Comentarios

Comentar
  • Me da gusto leer a un colega como tú que ve por el bienestar del paciente abriendo su mente y perspectivas para la sinergia con otras formas de curar.
    Gracias por compartir.
    Mi más sincera admiración y respeto.

    • Muchas gracias Karina por tu comentario, como bien dices el oficio de la medicina consiste en mirar por el paciente y tener una mente abierta para poner a disposición de su curación todo aquello que sepamos le puede ser útil.

      Un cordial saludo y gracias de nuevo por leernos.
      Jorge

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014