5 argumentos que desmontan la noticia de El País sobre Medicina Alternativa y Cáncer

No me lo podía creer cuando leí el alarmante titular de El País la semana pasada: “Las ‘medicinas alternativas’ aumentan hasta un 470% el riesgo de muerte en pacientes de cáncer”Yo estaba justamente en un Congreso Mundial de Medicina Alternativa y Complementaria en Cartagena de Indias (espero escribir un post sobre este evento), y nadie parecía estar al tanto de ese problema. Enseguida nos dimos cuenta de que el titular se repetía en varios países, al tratarse de un congreso internacional y estar cada uno conectado a las noticias de su país de origen.

Lo que ocurre es que no todos los medios dieron la noticia de la misma manera. La nota de prensa inicial, enviada por la Universidad de Yale y difundida por ScienceDaily, decía el mismo día de la publicación del artículo (el 10 de agosto): “Using alternative medicine only for cancer linked to lower survival rate”, es decir “Usar sólo medicina alternativa para el cáncer está vinculado a menor tasa de supervivencia” lo cual está relativamente ajustado si exceptuamos un detalle que aclararemos después.

Sin embargo, en España El País titulaba Las ‘medicinas alternativas’ aumentan hasta un 470% el riesgo de muerte en pacientes de cáncer (El País, 31 Agosto 2017). Continúa Un estudio alerta del uso de pseudoterapias con plantas, dietas, acupuntura, homeopatía o rezos.

Como la información se basa en un artículo científico publicado con el título Use of Alternative Medicine for Cancer and Its Impact on Survival 1, la fuente es fácilmente accesible y el texto bastante comprensible para quien sepa un poco de ciencia, decidí comprobar si de verdad se había demostrado lo que se estaba publicando. Para quien le interese, el artículo original completo se puede encontrar en este enlace.

Para resumir:

  1. El País se olvida de mencionar que la reducción de supervivencia se produce sólo cuando se renuncia a otras terapias. Lo que por cierto puede ser una decisión independiente de la de recurrir a las terapias alternativas.
  2. Desde luego no comentan hasta qué punto esta situación sucede de forma excepcional.
  3. Casi todas las noticias olvidan que el artículo comienza explicando que han usado una definición un poco peculiar de “medicina alternativa”, que la restringe a la que no tiene ninguna evidencia de efectividad y no se practica por médicos.
  4. El medio se apresura a explicar cuáles son las terapias analizadas, lo cual sorprende porque el artículo no describe ni analiza las terapias utilizadas, y de hecho ninguna terapia se menciona en todo el texto.
  5. No debería sorprender ni ser noticia que abandonar tratamientos posiblemente eficaces supone un problema. ¿Descubre eso algo que no sea de sentido común?

Esas son los cinco argumentos, pero me permitiré ampliar un poco más porque creo que este tema y su gran repercusión mediática y cultural lo merece:

No se trata de Medicina Alternativa y mucho menos Medicina Integrativa, sino de “el uso de medicina alternativa practicada por no-médicos y con rechazo de otros tratamientos“.

En el texto original:

It is important to note that complementary and integrative medicine are not the same as AM as defined in our study. Whereas complementary and integrative medicine incorporate a wide range of therapies that complement conventional medicine, AM is an unproven therapy that was given in place of conventional treatment.

Patients who underwent AM were identified as those coded as “other-unproven: cancer treatments administered by nonmedical personnel” and who also did not receive CCT, defined as chemotherapy, radiotherapy, surgery, and/or hormone therapy.

Last, we lack information regarding the type of alternative therapies delivered, […].

Con explicaciones tan claras y además en varios párrafos del artículo original, es inexplicable que no se mencione que no se trata de la definición habitual de “medicina alternativa”, y que no se insista en que lo que supone un problema no es el uso de medicina alternativa (como quiera que se defina) sino el rechazo a otros tratamientos.

Igualmente injustificable es que se expliciten determinados abordajes o terapias cuando en el artículo explícitamente leemos que no se registró información sobre el tipo de tratamiento alternativo utilizado.

Es una situación excepcional: en las bases de datos solo han podido encontrar 280 casos en todo EEUU a lo largo de 10 años.

El texto original:

 […] we used the four most prevalent cancers (breast, prostate, lung, and colorectal) in the United States (10) from the National Cancer Database between 2004 and 2013 to identify the factors associated with AM selection and compared survival outcomes between AM and CCT.

We identified 281 cancer patients who chose AM in lieu of CCT.

[…] there is limited evidence of patients who chose AM as the primary treatment for their cancer […]

Patients who initially chose AM for treatment of curable cancer in lieu of CCT were rare […]

Sabemos por otros estudios que actualmente una mayoría creciente de los pacientes se tratan con Medicinas Alternativas y Complementarias (MAC), un 87% en el estudio que referencio a continuación, y que la mayoría decide seguir el tratamiento con quimioterapia (89%)2.

Cuando uno pasa tiempo con los pacientes, entiende que la decisión de no tratarse con quimioterapia tiene que ver en general con sus miedos, creencias y experiencias previas, y que estos pacientes que rechazan el tratamiento recurren a la medicina complementaria en busca de ayuda allí donde el sistema convencional no puede ofrecerles nada más.

Lo que es más, desde la medicina integrativa (la combinación inteligente de la convencional y la complementaria) encontramos que pueden aceptarse mejor la quimioterapia y la radioterapia cuando al paciente se le explica que se pueden asociar propuestas de la medicina complementaria para reducir la aparición e intensidad  de los efectos secundarios asociados). Así lo refleja un estudio con 2.562 pacientes con cáncer de mama, que encuentra más aceptación de la quimioterapia en los pacientes que usaban medicina complementaria3.

Es lógico que rechazar el tratamiento convencional disminuya la supervivencia, sobre todo si como en este caso se seleccionan casos de cáncer en situación “curable” con este tratamiento.

¿Por qué es noticia que rechazar un tratamiento eficaz por uno ineficaz implica perder oportunidades de curación? Es decir, el estudio selecciona las terapias no probadas por un lado y pacientes con cánceres que sí responden al tratamiento convencional por otro. El resultado sólo puede ser lo que ya nos dicta el sentido común, no hacía falta invertir tanto tiempo y esfuerzo para demostrarlo.

Texto original:

Patients who initially chose AM for treatment of curable cancer in lieu of CCT were rare and had statistically significantly worse survival.

La novedad sería, en todo caso, presentar resultados en los cánceres desahuciados o con mala respuesta a tratamientos convencionales, que son muchísimos, y no en los casos de abandono del tratamiento convencional, que son muy pocos.

Interesaría también saber cómo de perjudicial es que se rechace la medicina complementaria asociada al tratamiento convencional para dejar solo la convencional, a pesar de que este abordaje puede mejorar la calidad de vida de nuestros pacientes y mejorar la adherencia (el cumplimiento) del tratamiento convencional.

Es más, esta mejoría en la calidad de vida sí puede tener repercusión sobre la supervivencia, y de hecho existe algún estudio que demuestra mayor supervivencia usando medicina complementaria y en concreto homeopatía4.

Teniendo en cuenta, además, que las guías que los médicos usamos nos indican que una opción de tratamiento que se demuestre segura y que no interfiera con el tratamiento convencional, debería aceptarse incluso si no hay evidencias firmes de su eficacia o se desconoce (si fuera definitivo que funciona, entonces lo preceptivo es recomendarla)5.

Por otro lado, hace unos años se publicó un estudio de revisión6, cuyo autor pertenece al departamento de oncología radioterápica del Northern Sydney Cancer Centre en Australia. Calcula (y sobreestima el efecto en palabras del propio autor) que la quimioterapia contribuye a la supervivencia en 5 años de sólo el 2,1-2,3% de los pacientes con cáncer.

Texto original:

The overall contribution of curative and adjuvant cytotoxic chemotherapy to 5-year survival in adults was estimated to be 2.3% in Australia and 2.1% in the USA. […] As the 5-year relative survival rate for cancer in Australia is now over 60%, it is clear that cytotoxic chemotherapy only makes a minor contribution to cancer survival.

¿Por qué no se hizo noticia de ello como de esto, cuando su impacto en salud pública es incalculablemente mayor?

Claro que hay que matizar: la mitad de los pacientes no sobrevive 5 años, en muchos de los casos la indicación primordial es la cirugía o la radioterapia o la combinación de ambas, y muchos casos no son candidatos a quimioterapia por diversos motivos. De los que sí pueden beneficiarse, hay cánceres que responden bastante bien pero otros en los que la respuesta es menor del 10%. Por otro lado, es un estudio de 2004 y mucho puede haberse avanzado desde entonces. En todo caso, aprovecho para recordar que se prescribe tanta quimioterapia porque su objetivo no es sólo curativo, sino paliativo o para reducción de volumen previa a la cirugía, por ejemplo.

Por tanto, medir sólo la contribución a la curación (o su aproximación como supervivencia superior a 5 años) es tan reduccionista que nos haría dudar incluso de algunos tratamientos convencionales.

Quisiera terminar proponiendo el titular que hubiera deseado leer teniendo en cuenta de forma rigurosa la información proporcionada (en las conclusiones del texto original: Although rare, AM utilization for curable cancer without any CCT is associated with greater risk of death). Quizás algún medio se anime a redactar su título en una línea similar (¡ojalá!):

“Como es lógico, el rechazo del tratamiento convencional en los casos de cáncer curable está vinculado a una menor tasa de supervivencia y afortunadamente es muy poco frecuente

Es preferible optar por médicos bien formados en terapias complementarias, para ayudar a mejorar la calidad de vida y la adherencia a los tratamientos convencionales”

Referencias:

  1. Skyler B. Johnson, Henry S. Park, Cary P. Gross, James B. Yu. Use of Alternative Medicine for Cancer and Its Impact on Survival. JNCI J Natl Cancer Inst (2018) 110(1): djx145Association Between Complementary and Alternative Medicine Use and Breast Cancer Chemotherapy Initiation. JAMA Oncology, 2(9), 322329
  2. Classification of CAM Use and its Correlates in Early Stage Breast Cancer Patients. Integr Cancer Ther. 2011 June; 10(2): 138–147
  3. Additive homeopathy in cancer patients: Retrospective survival data from a homeopathic outpatient unit at the Medical University of Vienna. Complement Ther Med. 2014 Apr;22(2):320-32
  4. Weiger WA. Advising patients who seek complementary and alternative medical therapies for cancer. Ann Intern Med. 2002 Dec 3;137(11):889-903
  5. Morgan G, Ward R, Barton M. The contribution of cytotoxic chemotherapy to 5-year survival in adult malignancies. Clin Oncol (R Coll Radiol). 2004 Dec;16(8):549-60. Review. PubMed PMID: 15630849.

Sobre el Autor

Dr. Gualberto Díaz
Dr. Gualberto Díaz

Médico y especialista en Medicina Familiar y Comunitaria, más tarde me titulé como Especialista Universitario en homeopatía clínica y tanto me atrajo su ejercicio (y sus resultados) que ahora soy profesor de homeopatía y formador-de-formadores en la academia internacional CEDH.

¿Qué me atrajo tanto? Descubrí que conociendo bien a los pacientes y sus problemas, y abriendo el abanico de posibilidades terapéuticas, podemos hacer más por cada uno de ellos. La homeopatía permite sacar el máximo partido a esta forma de trabajar, actualmente desde una unidad hospitalaria de oncología Integrativa en Madrid.

Mi experiencia en investigación se remonta a la Unidad de Investigación de Álava, y pasé a dedicarme a ella profesionalmente en la empresa de servicios médicos Softmed, en el Laboratorio Servier y luego en el Departamento Medico de Laboratorios BOIRON. Ahora impulso los esfuerzos de investigación y divulgación de varias sociedades científicas alrededor de la Homeopatía y la Medicina Integrativa. Desde mi experiencia clínica y de investigación, procuro difundir una visión científica e integradora de la Homeopatía, tanto de sus bases elementales como de su aplicación en la consulta.

En este blog, espero aportar las notas de actualidad sobre investigación de una forma accesible y, cuando pueda, divertida o sorprendente.

22 Comentarios

Comentar
  • buen articulo e interesante! lo que no me parece es el recalcar médicos bien formados en las terapias alternativas (homeopatía) yo soy homeópata llevo 10 años consultando sin problema alguno y es que mas que una formación medica la homeopatía es de que te apasione y te guste conozco mucho medico homeópata que los he dejado atrás en evolución de curar al paciente muchos se quedan en el diagnostico alopatico por eso no les funciona la homeopatía no me ire muy lejos George Vithoulkas es una reencarnacion de samuel hahnemann y ni si quiera fue medico solo tiene un diplomado en homeopatia. entiendo que existen charlatanes y se aprovechan del paciente que busca una opción a su salud.

    mi comentario es sin el afán de causar molestia y reitero muy buen articulo para todas aquellas personas que buscan un opción mas cuando la medicina alopata no tiene mas que ofrecer.

    saludos!

    • Gracias por tu intervención, Javier.

      Estoy de acuerdo en que un profesional que no sea médico puede conocer y manejar razonablemente bien la homeopatía, hay muchos ejemplos como el que propones y en países como Alemania incluso está legislado.

      Mi énfasis tiene que ver con que, desde mi punto de vista, un médico formado en homeopatía puede llegar aún más lejos al poder efectuar un diagnóstico que le permita derivar a otros recursos y profesionales cuando sea necesario, y poder manejar todos los medicamentos que usa el paciente, tanto homeopáticos como convencionales, y prescribir ambos en función de la situación. Cuando este médico se queda en el diagnóstico convencional y propone tratamientos sólo desde esta perspectiva, en efecto se pierde una gran parte del potencial de la homeopatía en su abordaje individualizado (por eso insisto también en que debe estar “bien formado”).

      Además, me parece que sería muy interesante que los terapeutas que no son médicos contaran con médicos de referencia, formados en las terapias complementarias correspondientes, para ofrecer este tipo de asesoramiento. Y aunque existen algunas indicaciones de tipo legal a este respecto, creo firmemente que somos nosotros, los diferentes profesionales, los que desde el corazón deberíamos tomar la iniciativa de colaborar por el bien del paciente.

      Un saludo

  • La ciencia debe estar al servicio de la verdad. Cuando se subvierte este principio ya no se hace ciencia sino que avanzamos hacia el oscurantismo. El Pais no hay duda, esta empecinado a pesar de su póstura progresista en avanzar hacia el medioevo donde solo imperaban las creencia y el fanatismo.
    Dr Humberto Avesani

    • Lo cierto es que a pesar de ese discurso más “rígido” cuando se trata de homeopatía, en otras áreas de la medicina complementaria e integrativa es un periódico que se ha mostrado más equilibrado.
      Seguramente este medio está sometido a numerosas influencias, esperemos que se suavicen.

      Gracias Humberto

    • Gracias Anna.

      El artículo da pie a mucho, ¡ni siquiera se ha comentado todo! Por ejemplo, ¿de donde sale la cifra de 470% que no está en el artículo original?

      Pero es suficiente – o eso esperamos – para que algunos lectores se den cuenta de lo fácil que es hacer pasar una nota sensacionalista por una noticia científica, y entender que las líneas editoriales y/o las opiniones de los periodistas no sólo influyen los artículos de opinión (como deberían) sino también el resto de las secciones (donde no deberían).

      Un abrazo

  • Excelente Gualberto, interesante sería que El País publicara una nota aclaratoria con los argumentos que expones, si realmente es un periodismo objetivo y responsable deberían aclarar esa noticia

    • La verdad es que podrían tomar ejemplo de otros medios que se han expresado de forma más ajustada.
      Sospecho que elegir los datos más alarmantes (incluyendo mencionar el peor resultado y no la media) no es casual, así que no apostaría por la posibilidad de ver publicada un nota aclaratoria.
      Quizás con un número suficiente de lectores que se quejara formalmente y a través de los comentarios?

      Gracias

  • Conozco enfermos oncológicos, que gracias a la homeopatía, han podido llevar el tratamiento de quimioterapia, sin vómitos, sin bajada de defensas, sin sentirse cansados etc., mientras otros, con esas mismas quimioterapia, sufrían esos efectos secundarios.

    • Es una pena que no veamos esa posibilidad más y mejor explotada en los hospitales tanto públicos como privados, aunque ya empiezan a verse más iniciativas de puesta en marcha de unidades de oncología integrativa.

      Si yo fuera directivo de una farmacéutica convencional me plantearía asociar un medicamento homeopatico al quimioterapico que produce mi compañía para mejorar su tolerabilidad, su aceptabilidad, y por tanto su cumplimiento, ya que eso conduciría a mejores resultados finales y por tanto a más ventas. ¿Quién sabe? Algunas de las farmacéuticas comienzan a interesarse por el mundo de los “productos naturales”… 😉

  • Buen dia soy el Dr KERWIN SALAZAR RIOS de Ecuador Medico Homeopata formado en la Escuela Homeopatica Argentina
    Es indudable que todas las Medicinas Alternativas Integrativas cumplen hoy por hoy un sitial en los tratamientos de los sistemas de curacion en los paises que gozan los mismos y que le dan una mejor opcion a la salud del ser humano y que debe respetarse la decision del paciente, pues muchos estan cansados de tratamientos ortodoxos que no dan un mejor equilibrio en su salud como lo hace la Medicona Alternativa.

    • Te agradezco el comentario y me gustaría matizarlo para evitar malas interpretaciones sobre lo que es mi manera de pensar y la de todos los autores del blog: la mejor opción de salud no es un tipo de medicina frente a otra, sino la suma inteligente de opciones terapéuticas.

      No nos gusta hablar de que un tipo de medicina sea mejor que otra, creemos que se complementan. Muchos pacientes podrían beneficiarse más de los tratamientos “ortodoxos” (y no cansarse de ellos) si, acompañándolos de homeopatía, pudieran reducir las dosis o aliviar sus efectos secundarios.

      Al mismo tiempo, la medicina complementaria e integrativa, y en concreto la homeopatía, pueden abordar aspectos del individuo y su manera de enfermar que la farmacología convencional no puede (que conste que la medicina convencional es mucho más que su farmacología, aunque esta última haya conseguido tomar un papel protagonista), atendiendo a su globalidad.

      Gracias por tu comentario y disculpa que haya aprovechado la oportunidad para aclarar este aspecto. Recibe un muy cordial saludo

      Gualberto

    • Gracias Guillermo.
      Los críticos de la homeopatía suelen quejarse de que la gran mayoría de la gente no tiene suficiente cultura científica…
      … pero luego se aprovechan de que pocas personas son capaces de leer un artículo científico biomédico en inglés, para decir lo que quieren sin miedo a que se destapen sus mentiras, exageraciones, inexactitudes o malentendidos.

      Aunque no podamos hacer este ejercicio cada vez, que por lo menos la gente se de cuenta de que no todo lo que se lee, incluso si se justifica con un artículo publicado, es verdad o está bien contado.

      Un abrazo

  • Es evidente la crisis actual de la salud por lo que se requieren nuevas terapias que de fondo tengan otra visión del paciente y de su emfermedad, como lo es la homeopatía, pero como requisito para practicarlas ser médico con su respectiva especialidad

    • En efecto, el modelo de medicina integrativa está adquiriendo fuerza porque el modelo convencional no está ofreciendo soluciones adecuadas a los problemas de envejecimiento, cronicidad y psicológicos, y porque realmente es necesario un modelo que empodere al paciente y lo contemple en su globalidad y en su contexto.

      No sé si es necesario ser médico para ofrecer homeopatía ya que en el mundo observamos diferentes modelos y regulaciones; pero con seguridad un médico (bien formado) puede ofrecer, cuando es necesario, una integración de estrategias convencionales y no convencionales que difícilmente otros pueden. Eso sí, es posible que haya situaciones más banales en las que otros profesionales, bien formados, respetando los límites de sus competencias y/o adecuadamente supervisados por un médico, puedan intervenir. Recordemos que la fuerza de la medicina integrativa está no solo en la suma inteligente de opciones terapéuticas, sino también en la suma inteligente de diferentes profesionales para un abordaje multidisciplinar.

      Gracias por tu apoyo, un saludo
      Gualberto

    • Que hay una campaña bien organizada ya es evidente, y eso que durante mucho tiempo me resistí a pensar de esa manera. Los intereses que haya detrás, los desconozco y no creo que sean exclusivamente económicos.

      Desde luego, manipular los hechos y los datos para llevarse el gato al agua, está mal. En el ámbito científico al que presumen pertenecer algunos de los protagonistas de la campaña, está aún peor.

      Ojalá la gente se de cuenta de que quien tergiversa tan descaradamente en una ocasión, es probable que lo haga en otras. Me retractaré si ellos corrigen sus artículos, claro!
      Confiemos que el tiempo y nuestra dedicación pongan con el tiempo las cosas en su sitio

      Un saludo

      • Que rabia que la correcta información no pueda tener la difusión que debería.

        Y que todos, medios, industria y profesionales no se unan en conseguir lo mejor para el paciente.

        Gracias por seguir luchando

        • Tienes razón, Miriam.
          Quizás sea sólo una cuestión de tiempo, que permita más investigación, más formación e información, mayor comunicación entre nosotros…
          De todos modos es lógico que en este como en tantos otros temas, no hay una única posición totalmente correcta o totalmente falsa, depende de las ideas previas y de donde tenga uno puesto el “foco”.

          Un saludo
          Gualberto

      • Una campaña que nosotros (yo y otros) alertamos desde hace años, sin apelar a “conspiranoias”, y en ese entonces nadie nos hizo caso, ni siquiera desde el sector “pro homeopático”. Algo irónico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

® Hablando de Homeopatía 2014