A flor de piel: Homeopatía para la dermatitis atópica (DA)

De los bosques salados llegan ciervos que son delfines brincando en su belleza como arcos “celestes” Blanca Andreu

En un porcentaje elevado de casos, los pacientes que consultan por dermatitis atópica (DA), la mayoría de ellos niños, son los que podemos denominar pacientes “difíciles” en el sentido de la dificultad de su tratamiento y curación.

Tanto es así, que el Consenso Nacional de Dermatitis Atópica 20131 considera que el tratamiento de la dermatitis atópica es un desafío por tratarse de una enfermedad crónica, que cursa con períodos de brote y remisión, y que puede afectar seriamente la calidad de vida de los pacientes y sus familiar. Transmitir a los padres que el objetivo del tratamiento no es la curación, sino el control de los signos y síntomas hasta que la enfermedad remita, como ocurre en la mayoría de los pacientes, constituye un aspecto sumamente importante en el tratamiento y contención de las familias afectadas.

Sin embargo, en mi experiencia este desafío es alentador porque con el conocimiento del método homeopático es posible conseguir la curación de muchos pacientes con dermatitis atópica.

Siempre que me consultan pacientes con dermatitis atópica recuerdo un caso clínico especialmente difícil tratado de modo exitoso con medicamentos homeopáticos.

Y lo comparto con vosotros, por la importancia que ha tenido en mi práctica clínica como médico homeópata. Asimismo, os animo a leer este otro post de mi compañero Jorge que también comparte con nosotros su experiencia del abordaje homeopático de la dermatitis atópica.

La niña, la hija y la sobrina de médicos, llevaba sus ocho años de vida padeciendo una severa dermatitis atópica con una sequedad de piel que precisaba hidratación continua, sintomatología persistente que empeoraba con el frío invernal e intensos picores.

Todos los tratamientos prescritos por especialistas, tanto tópicos como orales eran ineficaces y, por este motivo, su madre desesperada me consultó el problema de la niña a espaldas de sus familiares médicos (padre y tíos) ya que se trataba del posible uso de medicamentos homeopáticos.

La precisa información de la madre, la exploración de la niña y, quizás la fortuna de enfocar correctamente el caso desde el primer momento influyeron en que la evolución de la enfermedad fuera tal y como le había explicado a su madre.

Tras un breve empeoramiento, a partir del cuarto día de tratamiento la mejoría fue progresiva e importante, sorprendente para todos porque nunca se había observado una mejora tan clara, intensa y progresiva.

Después de quince meses de tratamiento con dos medicamentos homeopáticos, sin precisas ningún otro tipo de fármacos la mejoría fue tan importante que todos valoramos la curación de la enfermedad no precisando desde entonces ningún tratamiento.

Es indudable que comparto la opinión de que el enfoque terapéutico de la dermatitis atópica comprende dos aspectos, el manejo del brote propiamente dicho y las medidas generales para que el mismo pueda prevenirse o sea menos grave (tratamiento pro activo). Evitar dentro de lo posible los factores desencadenantes, restablecer la función barrera de la piel y mejorar la sintomatología durante los brotes constituyen los principales objetivos del tratamiento. Y que a la hora de plantear el tratamiento homeopático se suelen valorar tratamientos sintomáticos  en los brotes, pero su principal diferencia con los tratamientos convencionales es el objetivo que curar la enfermedad individualizando el tratamiento con cada paciente, de modo que no tratamos la dermatitis atópica sino la enfermedad de esa persona que se manifiesta entre otros síntomas con dermatitis atópica.

Se puede plantear que el efecto del tratamiento tuviera que ver con la propia evolución de la enfermedad o con un posible efecto placebo, pero en este caso, la relación entre tratamiento y evolución clínica fue tan claro que la niña y su familia atribuyeron la mejoría a los medicamentos homeopáticos.

Cambiar la calidad de vida de una niña y su familia tan favorablemente fue una gran satisfacción tanto para mí como tiempo después lo fue escuchar a su padre en un congreso presentarme como el médico que había curado a su hija.

En esta historia está presente el espíritu de la homeopatía, como lo está en cada una de las que he sido capaz de comprender la enfermedad para favorecer su curación.

Quizás la diferencia de los homeópatas con respecto a otros especialistas sea que a veces podemos ver delfines donde todos creen ver ciervos…

  1. http://sap.org.ar/docs/profesionales/consensos/consenso_dermatitis_atopica_2014.pdf

Sobre el Autor

Dr. Jose Ignacio Torres
Dr. Jose Ignacio Torres

Jose Ignacio. Médico de familia. Después de un año breve pero intenso de formacion en la Fundación Jiménez Díaz como médico residente de hematología, realicé mi residencia de medicina de familia en el Hospital Universitario Marques de Valdecilla (Santander). He trabajado en muchos aspectos relacionados con la medicina de familia: jefe de estudios, tutor de residentes, presidente de la comisión de calidad... Pero sobre todo en mi consulta en los centros de salud de las antenas (Santander), Barcelona en Móstoles (Madrid), San Agustín y Gamonal Antigua (Burgos) y actualmente en Montesa (Madrid). Siempre me han interesado la investigación, la docencia y la asistencia y por eso he tenido la suerte de poder formar muchos médicos residentes la mayoría de los cuales han compartido conmigo la ilusión y el cariño de tratar con personas, de cuidar personas. Me considero un terapeuta, alguien que intenta ayudar a mejorar la salud de los que acuden a su consulta. En los años 90 sentí la necesidad de aprender otras formar de terapia y tuve la gran fortuna de conocer la homeopatía. Soy especialista universitario en homeopatía por la universidad de Valladolid. Desde entonces, tanto en el centro de salud como durante algunos años en mi consulta privada he tenido la maravillosa experiencia de escuchar, comprender y tratar a muchos pacientes con medicamentos homeopáticos y me he sentido realmente útil.

Mis áreas de interés prioritario han sido las actividades preventivas, las enfermedades cardiovasculares crónicas, y las técnicas de comunicación. Pertenezco al grupo-programa comunicación y salud de SEMFYC y he sido varios años parte de un extraordinario grupo de profesionales y amigos en el grupo de comunicación y salud de Burgos.

Como docente actualmente soy profesor del CEDH y he tenido la posibilidad de compartir experiencias y conocimientos con alumnos de pregrado (alumnos de medicina de la facultad de medicina de Zaragoza), médicos, veterinarios y farmacéuticos.

La homeopatía me ha dado la oportunidad de conocer a excelentes profesionales y personas, ayudar a muchos pacientes y proporcionarme las herramientas más poderosas para un médico: la humildad, el sentido común, la escucha activa y unos fármacos seguros y eficaces.

58 Comentarios

Comentar
  • hola soy nadia, tengo mi hija de 6 años la cual ya hce como 3 años que se le diagnostico dermatitis crónica, yo leyendo vi que sus síntomas son los de una dermatitis atópica. los síntomas de la pequeña es picason, granitos colorados, la piel muy seca, se le forma como cascarones , se le produce siempre en el brazo derecho y si no es tratado intensamente se espande por el tronco , brazos y cuellloy cara. ella usa crema idratante 3 veces al día (idravit) asido fusidico (fusifar) y antialérgico (calitrón) siento que sus empujes son muy seguidos busco otra alternativa para mi gorda!

    • Buenos días Nadia
      Entiendo se preocupación porque es un poco desesperante
      Mi consejo es que busque un médico homeópata cerca de su casa
      Para poder valorar a la niña y poder decidir el tratamiento es necesario
      hacer su historia clínica y explorarla

      Muchas gracias

      Suerte y besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

© 2014-2018 Hablando de Homeopatía